Leyenda lakota del atrapasueños

«Hace mucho tiempo, cuando el mundo era joven, un viejo líder espiritual, Lakota, estaba en una alta montaña y tuvo una visión. En esta visión, Iktomi, el gran maestro bromista de la sabiduría, apareció en forma de una araña. Iktomi le habló en un lenguaje sagrado que sólo los líderes espirituales de los Lakotas podían entender.

Mientras le hablaba, Iktomi, la araña, tomó un aro de sauce, el de mayor edad, que también tenía plumas, pelo de caballo, cuentas y ofrendas, y empezó a tejer una telaraña.

Él habla con el anciano acerca de los círculos de la vida, de cómo empezamos la vida como bebés y crecemos a la niñez y después a la edad adulta. Finalmente, vamos a la ancianidad, donde debemos ser cuidadosos como cuando éramos bebés, completando el círculo.

Pero Iktomi dijo mientras continuaba tejiendo su red: «En cada tiempo de la vida hay muchas fuerzas, algunas buenas, otras malas. Si te encuentras en las buenas fuerzas, ellas te guiarán en la dirección correcta. Pero si escuchas a las fuerzas malas, ellas te lastimarán y te guiarán en la dirección equivocada». Y continuó: «Ahí hay muchas fuerzas y diferentes direcciones, y pueden ayudar a interferir con la armonía de la Naturaleza; también con el gran espíritu y sus maravillosas enseñanzas».

Mientras la araña hablaba continuaba entretejiendo su telaraña, empezando de afuera y trabajando hacia el centro.

Cuando Iktomi terminó de hablar, le dio al anciano Lakota la red y le dijo: «Mira la telaraña, es un círculo perfecto, pero en el centro hay un agujero. Usa la telaraña para ayudarte a ti mismo y a tu gente para alcanzar tus metas y hacer buen uso de las ideas de la gente, de los sueños y las visiones. Si crees en el gran espíritu, la telaraña atrapará tus buenas ideas, y las malas se irán por el agujero».

El anciano Lakota le transmitió su visión a su gente y ahora los indios Siux usan el atrapasueños como la red de su vida. Ése se cuelga arriba de sus camas, en su casa, para escudriñar sus sueños y visiones.

Lo bueno de sus sueños es capturado en la telaraña de la vida y enviado con ellos; lo malo de sus sueños, escapa a través del agujero en el centro de la red y no volverá a ser parte de ellos.

Ellos creen que el atrapasueños sostiene el destino de su futuro.»

PD: Esta leyenda lakota se puede leer en muchos sitios de la web… Como tantas otras, pertenece al ‘patrimonio cultural’ de la humanidad… Me quedé pensando qué será ‘hacer buen uso de las ideas… de los sueños y las visiones’… Como casi siempre, me encuentro con que cada uno deberá averiguarlo para sí… No creen…?

Leyenda lakota

Cuentan los lakota: «Cuando Wakan Tanka, el Gran Espíritu, había dispuesto ya las seis direcciones (Este, Sur, Oeste, Norte, Arriba y Abajo), quedaba por situar una séptima dirección.

Pero como la séptima dirección era la más poderosa de todas, la que contenía mayor sabiduría y mayor fuerza, Wakan Tanka, el Gran Espíritu, quería situarla donde no la encontraran fácilmente. Así que al final decidió hacerlo en el último lugar en que se les ocurre buscar normalmente a los humanos: en el corazón de cada persona.«

Leido en:
Ecologiaaldia

PD: Allí hay info sobre el Segundo Foro Internacional de Espiritualidad Indígena. Por mi parte, no tenía idea de la existencia de estos foros.

Leyenda sobre el origen de las razas

Prosigo compartiendo cuentos y los links adonde los encuentro. El siguiente figuró en Geocities como «Leyenda indígena/Colombia»:

razas-unesco1.jpg

 “… cuentan que existía un río de leche, y todos los seres humanos eran negros.

Un primer grupo se acercó al rio y se bañó en él. Al salir, su piel había perdido el tono original y se mostraba blanca; de allí salió la raza blanca. Al retirarse, las aguas del río habían perdido su tono original.

Más tarde, otro grupo se acercó y se bañó en él y salieron los orientales (raza amarilla), que quedaron de ese color porque el agua había quedado un poco sucia. Al retirarse, el agua se encontraba con un tono bastante lejano al blanco original.

Llegó otro grupo y se bañaron el el río de leche ya sucio, y de él surgió la raza indígena; ya con piel más oscura porque no alcanzaron a blanquearse del todo debido a la suciedad del río.

Al bañarse ellos quedó muy poca leche limpia, y el último grupo, sólo alcanzó a sumergir la planta de los pies y la palma de las manos; de ese grupo salió la raza negra.”

Leído en: «Cuentos y Leyendas americanas» /Geocities.

Posts relacionados:
Declaracion-sobre-la-raza-y-los-prejuicios-raciales
Día de la raza (Reflexión de Eduardo Galeano, poesía alusiva, etc.)

A %d blogueros les gusta esto: