Archive for the ‘Manifiestos’ Category

Manifiesto populista. Lawrence Ferlinghetti

agosto 26, 2006

Fragmentos del poema de Ferlinghetti
(n. Yonkers, Nueva York 1920)

Poetas, salid de vuestros armarios,
Abrid vuestras ventanas, abrid vuestras puertas,
Habéis estado enclaustrados demasiado
en vuestros mundos cerrados.

bajad de vuestras alturas y montañas,
salid de vuestras carpas y cúpulas.
Los arboles siguen cayendo
y ya no nos quedan bosques.

Ya no queda tiempo para que el artista se esconda
arriba, más allá, detrás de las escenas,

Ya no queda tiempo para nuestros jueguitos literarios,
no hay tiempo ahora para nuestras paranoias & hipocondrías,
no queda tiempo para el miedo & el hastío,
queda solo tiempo para la luz & el amor.

La poesía no es una sociedad secreta,
tampoco es un templo.
Palabras & cánticos secretos ya no funcionan.
La hora de la invocación se termino,
llega el tiempo de la perspicacia,
tiempo de avivarse & regocijarse

es tiempo de abrir nuestras bocas
con un nuevo lenguaje abierto,
es tiempo de comunicarse con todos los seres pensantes,
Todos …

Dónde están los hijos de Whitman,

Poetas, descended
a la calle del mundo una vez más
y abrid vuestras mentes & ojos
con el antiguo deleite visual,
Aclarad vuestras gargantas y decidlo:
La Poesía ha muerto, viva la poesía,

Parad de murmurar y expresaos
con una poesía nueva abierta de par en par

Poesía, vehículo común
para el transporte del público
hacia lugares más altos
de los que otras ruedas puedan acarrear.
La poesía cae todavía de los cielos
hacia nuestras calles aún abiertas.
Todavía no han puesto las barricadas,
las calles viven con rostros aún,
lindos hombres & mujeres caminan todavía por allí,
hay aún hermosas criaturas por todas partes,
en los ojos de todos el secreto de todos
todavía encerrado allí,
los niños salvajes de Whitman duermen allí todavía,
Despertad y caminad al aire libre.

Traducción de Miguel Grinberg

Leido en:
Revista Mutantia Nº 1 (Año 1, Junio 1980), pags. 60/61

Anuncios

Manifiesto: ¿Por qué somos escépticos?

enero 10, 2006

Fragmento

“…Una de las reglas del hermoso juego de la Ciencia dice que LA RAZON NO HA DE ACEPTAR ALGO COMO CIERTO SOLO PORQUE LO DIGA MUCHA GENTE, o porque LO DIGA GENTE IMPORTANTE, y que siempre hay que detenerse ante una afirmación cualquiera y dudar sobre si es o no cierta. Naturalmente, eso obliga a ir mucho más despacio, sopesando cada aparente verdad.

En griego, observador se dice SKEPTIKOS (skepticos), por lo cual a la persona partidaria del análisis y la observación se le llama también “ESCEPTICA”.

Lo contrario del escepticismo es la CREDULIDAD, y consiste en ACEPTAR como ciertas, CON LIGEREZA, las afirmaciones más extraordinarias sin analizar antes su consistencia, sólo por pereza intelectual, falta de preparación, respeto a la autoridad de ciertas personas u otras razones. …

Los verdaderos enemigos de la razón no son, necesariamente, las personas crédulas, sino aquellas personas que se benefician personalmente de que los demás sean crédulos. Incluso algunos de estos embaucadores son, en su fuero interno, incrédulos, escépticos; …

Los escépticos, que han luchado tenazmente a lo largo de los siglos para sostener el reinado de la Razón -algunos al precio de sus vidas, los más a costa de la burla ajena, el perjuicio económico, la soledad- ven con desesperación cómo, una y otra vez, gente poco escrupulosa negocia con la credulidad ajena. Lee el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: