Archive for the ‘Poemas’ Category

Preguntitas sobre Dios (o Las preguntitas) – Atahualpa Yupanqui

enero 20, 2020

Enero 31, 1908, su natalicio.

Don-ata

Un día yo pregunté:
¿Abuelo, dónde está Dios?
Mi abuelo se puso triste,
y nada me respondió.

Mi abuelo murió en los campos,
sin rezo ni confesión.
Y lo enterraron los indios
flauta de caña y tambor.

Al tiempo yo pregunté:
¿Padre, qué sabes de Dios?
Mi padre se puso serio
y nada me respondió.

Mi padre murió en la mina
sin doctor ni protección.
¡Color de sangre minera
tiene el oro del patrón!

Mi hermano vive en los montes
y no conoce una flor.
Sudor, malaria y serpientes,
es la vida del leñador.

Y que naide le pregunte
si sabe dónde está Dios:
Por su casa no ha pasado
tan importante señor.

Yo canto por los caminos,
y cuando estoy en prisión,
oigo las voces del pueblo
que canta mejor que yo.

Si hay una cosa en la tierra
más importante que Dios
es que naide escupa sangre
pa’ que otro viva mejor.

¿Qué Dios vela por los pobres?
Tal vez sí, y tal vez no.
Pero seguro es que almuerza
en la mesa del patrón.

Letra desde: cancioneros.com
http://www.cancioneros.com/nc/1611/0/preguntitas-sobre-dios-o-las-preguntitas-atahualpa-yupanqui

Video en: YouTube

“Soy un cantor de artes olvidadas que camina por el mundo para que nadie olvide lo que es inolvidable: la poesía y la música tradicional de Argentina…

Un deseo profundo vive en mí: ser un día el rostro de una sombra sin imagen alguna, y sin historia. Ser solamente el eco de un canto apenas acorde que señala a sus hermanos, la libertad del espíritu…”

De: Fundación Atahualpa Yupanqui

PD: Sus canciones/poemas me conmueven… Camino del indio  Indiecito dormido  Luna Tucumana/Coplas de Bagualas del Valle Calchaquí

Como me gusta el sol y la fruta

diciembre 27, 2019

Qué decir de Angel Ros y de sus fotos y de esos versos que le salen del corazón..?

Palabras y fotos

IMG_1860oo
He ido a comprar flores, pero en el cielo estaba lleno de nubes, que triste puede ser ese país sin sol le he preguntado a la dependienta saldrá el sol, hoy no pero mañana un poquito, pero el sol al ver las flores se ha puesto contento y hemos jugado los dos ha hacer fotos de las flores.

Ver la entrada original

El genio de la multitud – Charles Bukowski

diciembre 7, 2019

(vía otrasinquisiciones – nota “Bukowski, el genio de la multitud”)

Hay suficiente traición, odio, violencia y necedad en el ser humano corriente
como para abastecer cualquier ejercito o cualquier jornada.
Y los mejores asesinos son aquellos
que predican en su contra.
Y los que mejor odian son aquellos
que predican amor.
Y los que mejor luchan en la guerra
son al final aquellos que predican paz.

Aquellos que hablan de Dios necesitan a Dios
Aquellos que predican paz no tienen paz.
Aquellos que predican amor no tienen amor
Cuidado con los predicadores
cuidado con los que saben.
Cuidado con aquellos que están siempre leyendo libros.
Cuidado con aquellos que detestan
la pobreza o están orgullosos de ella.
Cuidado con aquellos de alabanza rápida
pues necesitan que se les alabe a cambio.
Cuidado con aquellos que censuran con rapidez:
tienen miedo de lo que no conocen.
Cuidado con aquellos que buscan constantes
multitudes; no son nada solos.
Cuidado con el hombre corriente, con la mujer corriente,
cuidado con su amor.
Su amor es corriente, busca lo corriente. Pero es un genio al odiar
es lo suficientemente genial
al odiar como para matarte, como para matar a cualquiera.
Al no querer la soledad
al no entender la soledad
intentarán destruir cualquier cosa que difiera de lo suyo.
Al no ser capaces de crear arte
no entenderán el arte.
Considerarán su fracaso como creadores
sólo como un fracaso del mundo.
Al no ser capaces de amar plenamente
creerán que tu amor es incompleto
y entonces te odiarán.
Y su odio será perfecto

como un diamante resplandeciente
como una navaja
como una montaña
como un tigre
como cicuta

Su mejor arte.

Charles Bukowski

Leído en: http://otrasinquisiciones.com/bukowski-el-genio-de-la-multitud

Poema Los dueños de las dudas. Eliahu Toker

noviembre 13, 2019

Compartiendo viejos posts con los nuevos lectores

En la vereda de enfrente
están los dueños de la verdad escriturada,
los propietarios de la seguridad
del ignorante;
de este lado estamos nosotros,
los dueños de las dudas
sentados a una larga mesa de llamas.

Somos
los que sabemos que no sabemos.
Los que sabemos que no es luz esta claridad,
que este permiso no es la libertad,
que este mendrugo no es el pan
y que no existen una sola realidad
ni una única verdad.

Somos
los hijos de los profetas
pero también hijos de aquellos
a quienes los profetas maldecían;
somos
los que desafinan en los coros de los istas.

Somos
los que confían en la marcha de la historia
sin darla por sobreentendida.
Escépticos y optimistas,
compartimos el pan de la duda,
sentados a una larga mesa en carne viva.

Eliahu Toker (Buenos Aires, n. 1934) 

Leído enhttp://eliahutoker.com.ar

Mis Dos pequeñas Golondrinas – Palabras para Adéle (enviado por un lector)

octubre 27, 2019

Hace algún tiempo, un lector apodado Mario Anónimo, envió un par de poemas

El invierno se va con su viento
Triste lastimoso y cruel
Y se marchan con el
El eco de su gélido lamento
Que silban las copas de los árboles
Azotadas y castigadas por el frío invernal
Por el látigo helado del dios ancestral
hiriente gemido que no tiene edad
que llega desde lo profundo del tiempo.
Despacio y floreciente llegará la primavera
Con sus verdes y relucientes colores
Se renovaran viejos amores
Que anidaran en las antiguas ramas
Heredadas por sus antepasados,
Eternos amores en el tiempo jurados.
En mí aletargado balcón somnoliento
De mi pequeña ventana
Cansada de soñar con mejores tiempos
Una pequeña Golondrina construye su nido
basta una sola golondrina
para mi pequeño pedacito de cielo
y en mi corazón el aletear de su vuelo
pinto en mi alma un tibio verano
que abrigó mis frías manos.

Me despertabas alegremente cada mañana
Con el gorjeo de tu cantar en mi ventana
Que tiempo tan feliz….
La primavera duro lo necesario
Para que llegara el verano
Y cuando este concluía
Moría mi única alegría
mi esfuerzo por retenerte
en vano sería.
Aquella mañana antes de tu partida
Planeaste tan dulce y suavemente para mí
Antes de que te marcharas
Te dije adiós con mi corazón en la mano
te mire hasta perderte en el horizonte
Y en mi alma se apago mi pequeño verano.
El tiempo pasó y el otoño llego
Con sus hojas y su romántica lluvia
Melodía interminable de un paisaje otoñal.
Oscuras y negras nubes de grises matices
Asechan en el poniente y un viento helado
Nos anuncia que el invierno ha llegado
Todo es gris melancólico y triste
Y en mi memoria solo una pregunta existe
Mi pequeña golondrina a donde te fuiste.

El invierno obligado debe marcharse
Se prende con sus frías garras
Para quedarse… pero
Debe dar paso a la nueva primavera
Que reluciente ya se nota
en valles y las laderas,
Yo estoy esperando tu regreso
mi pequeña Golondrina
días tras días miro mi balcón
que al igual que yo, en silencio te espera
se termina la primavera
y tu no regresas hasta mi ventana
siento una profunda desazón
una aguda espina de angustia atraviesa mi corazón.
Ya en pleno verano con un sol abrazador
Mis esperanzas se marchitan a mí alrededor.
Mi pequeña golondrina
A donde te fuiste…
Al Igual Que “Alfonsina”
Que poemas nuevos de primaveras te fuiste a buscar
Al inmenso mar azul de este cielo en calma
Un profundo dolor me parte el alma
Tu pequeño y humilde gorjeo ya no se oye más.
Te fuiste con Alfonsina a visitar
Los valles y las praderas
En lo profundo del mar
Mis dos pequeñas Golondrinas jamás volverán.

Desde entonces no me gusta el verano
Como un bicho raro me guarezco
Entra las sombras y el silencio
Siempre esperando tu llegada
Días tras días, en las madrugadas
Antes de que el sol se presente
Camino solitario cabizbajo e indiferente
En donde el mar besa la blanca arena
Soñando con encontrarte a vos
Mi Gris azulada Golondrina
O la pequeña huella de “Alfonsina”
En la orilla del mar.
Al mirar el nuevo amanecer
Siento la sensación de que debo creer
Que allá te voy a encontrar
Donde muere el sol como una roja gota de sangre
que de diluye en el poniente y se desangra
Donde se juntan el cielo la tierra y el mar
allí estarás construyendo tu nido
Mi pequeña gris Golondrina
en un Libro de poesía
de la Inmortal “Alfonsina”

Mario Anónimo

Dedicado: A mi humilde y pequeña Gris Golondrina, dueña de mis veranos, que un día anidó en el balcón de mi memoria…Y con mi mayor respeto y admiración, para vos mi querida “Alfonsina Storni”, Mi triste y pequeña Golondrina, qué profunda pena te desgarró el alma, qué dolor tan inmenso te arrancó las alas y te arrastró hasta lo profundo del mar. Te fuiste para no volver jamás a sembrar tus poemas en los arrecifes marinos junto a las caracolas y las estrellas del mar. Yo aun las sigo esperando, “bajaré mi lámpara un poco más” para seguir soñando con el regreso de mi Pequeña Gris Golondrina, junto a este poema dedicado para vos y para la inolvidable “Alfonsina”.
Mario Anónimo

A %d blogueros les gusta esto: