Archive for the ‘Poemas’ Category

Veterano de Malvinas (Canciones y poesías alusivas)

marzo 28, 2015

Abril, 2. Día del Veterano y de los Caídos en la guerra en Malvinas (Argentina).

Veterano de Malvinas  (Doménico Bova) 

Tu rostro sigue marcado

través de tantos años

tu tristeza no se borra

tu valentía no se olvida.

Muchacho joven aún

de niño fuiste soldado

y supiste de la guerra

sin haberla deseado.

Las vivencias te dejaron

aquellos gritos ahogados.

Tu patriotismo no se mella

aunque fuiste derrotado.

Tu grito de libertad

en las islas usurpadas

se agiganta y da un abrazo

a todos como a un hermano.

Soldado que las quisiste defender,

tus camaradas allí quedaron,

desde el cielo hoy los cubre

un manto celeste y blanco.

Con emoción te agradecemos

soldado de las Malvinas

siempre en ti y en nosotros viven

nuestras islas argentinas.

Fuente: Ministerio de Educación: http://www.me.gov.ar/efeme/2deabril/veteranos.html  (allí, otras más).
También en: El Malvinense: http://www.elmalvinense.com/Pyc.htm

mmalvinas01Febrero 11, de 2015

Una historia que se hizo presente en el Museo Malvinas.

El Museo Malvinas cuenta la vida de las Islas desde 1520. Y esa vida está llena de historias, de pasión, de sacrificio y luchas por la patria.

Una de esas historias se hizo presente a través de Luis Schenone, un excombatiente de Suipacha, provincia de Buenos Aires, que vino a conocer el Museo y se encontró con el relato sobre su  experiencia en uno de los libros de nuestra biblioteca.

Emocionado nos saludó Luis, señalando el libro: “Llegar a Buenos Aires y que un relato mío esté  en este edificio, en este Museo es un orgullo, el sueño del pibe” nos dijo, con su rostro iluminado.

El libro, “Los peones de Malvinas” de Roberto García Lerena forma parte de la colección que se exhibe en la Biblioteca del Museo Malvinas. El mismo relata a través de una larga crónica periodística el rol de los trabajadores rurales de la Argentina como soldados. “Más de la tercera parte del total de soldados que pelearon en Malvinas eran trabajadores rurales, o pertenecientes  a familias ligadas por generaciones al trabajo de campo, y por origen social a los sectores más empobrecidos y marginados de la Argentina profunda”, se lee en su contratapa. Uno de ellos fue Luis.

Combatió en Malvinas como soldado conscripto clase 62 enrolado en el Regimiento de Infantería Mecanizada 6 de Mercedes, provincia de Buenos Aires. 19 años tenía cuando fue a la guerra.

Durante la entrevista, nos contó que cuando sus padres lo estaban despidiendo antes de su viaje no dimensionaban lo que estaba aconteciendo. “Si hubiesen sabido, pienso que se hubiesen manifestado. Nunca había habido una experiencia de esa magnitud en la Argentina”, reflexionó.

“Nosotros no conocíamos las Malvinas. Nada que ver con cómo se está fijando hoy la geografía de la Argentina en nuestros hijos” nos cuenta Luis. Y lo leemos en su relato en el libro: “Sabíamos que no íbamos a un entrenamiento, sino a un conflicto internacional, pero no tenía una real dimensión de en lo que nos metíamos (..) Cada vez que lo pienso, sigo recordando aquel orgullo de `pibes’ de 19 años que iban a defender la Patria. No nos imaginábamos lo que se nos venía”.

Cuando todo terminó, Luis volvió a Suipacha, a su vida en el campo. Y Malvinas quedó atrás, por lo menos puertas para afuera. “Yo creo que hubo un silencio que a mi me ayudó a cerrar la herida. Yo me bajé del barco en Puerto Madryn, vine en el avión hasta acá, llegué al regimiento 6 de Mercedes, me vinieron a buscar y al otro día estaba trabajando en mi casa. Había desarmado un tractor antes de irme y cuando volví estaba igual que como lo había dejado, mi papá no lo había armado: entonces lo volví a armar. Pero a la semana caí en cama. Cuando me relajé me desplomé” contó, trasladándonos a ese campo. “Enseguida tuve que salir a trabajar porque era mi necesidad. Quizás eso me sirvió para reinsertarme en la sociedad”.

Su historia conmueve, como todas las historias de los valientes que defendieron la Patria. Lo escuchamos sin interrumpirlo. Cuenta detalles, anécdotas, y nos hizo parte de su historia. “La Soberanía la tenemos que ganar con cultura, no con armas. Evidentemente con armas no se logra, y aparte se pierden muchas vidas, se truncan muchas vidas. Muchos de los que vi en la Sala de los Caídos de este Museo eran compañeros o jefes míos. Y ellos no pudieron contarla. Yo la estoy contando. Yo soy un privilegiado de poder contarla, de poder participar en esta historia”.

Antes de irse, Luis recorrió con la mirada una vez más el Museo. Le consultamos qué le pareció, a él, que es parte de la historia que contamos en este edificio: “ Creo que está muy bien enfocado y muy bien estudiado, desde la geografía: cómo es el territorio de Malvinas; y la historia: por qué nos pertenece Malvinas a los argentinos. Tenemos que reivindicar la identidad. Tenemos que poner la bandera argentina en todos lados, sentirnos orgullosos de los colores. Para eso tenemos que saber las historias, para decir: me siento orgulloso por esto”.

Desde el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur agradecemos profundamente a Luis Schenone por  su amor a la Patria, por su compromiso inclaudicable, y nos quedamos con su promesa de volver a visitarnos.”

Fuente: http://museomalvinas.cultura.gob.ar/noticias/?id=1624

El otoño en poemas escolares

marzo 25, 2015

“Caen las hojas lentamente,

el barrilete subió;

el viento sopla insistente:

el otoño ya llegó.”

De: Mi libro de lectura de primer grado, Piruetas, Edit. Codex.

Las hojas

Entre la neblina
de la mañanita
se viene el otoño
por mi callecita.

Se sube a los árboles
y pinta las hojas:
unas amarillas
y las otras rojas.

Cuando están pintadas
las sopla un poquito
y vuelan las hojas
como pajaritos!

Y juegan las hojas
sobre la vereda
con el remolino
a la rueda rueda…

Si el viento se cansa
buscan otro juego:
juegan en la hoguera
a ser humo y fuego.

…Y en la nochecita,
entre la neblina,
las mira el otoño
parado en la esquina.

De: Yalí, en Enciclopedia para los más pequeños. 

Hojas de otoño

En otoño van las hojas
amarillas, pardas, rojas…
Marchan junto con el viento,
que las deja sin aliento;
corren, vuelan, suben, giran,
nada escuchan, nada miran,
se destrozan contra el suelo
por llegar más pronto al cielo.

Pobres hojas amarillas,
pardas, rojas, pobrecillas,
que en otoño volar quieren
y sin alas, ay! se mueren…

De: Mi libro de lectura de segundo grado “Rocío” de Julia M. Crespo, Edit. Kapelusz. 

Las palabras del otoño. E_Truska (via fragmentsdevida)

marzo 23, 2015

Comienza el otoño aquí, en el sur…

F-chemamadoz02

Fotografía de Chema Madoz

A mí el otoño me sabe a veranos descoloridos,
a hojas que ya no me bailan,
a hombres que son de otras,
a pijamas de franela con bolitas de tanto lavarlos.

Tampoco es tan terrible el gris que deshace el azul,
ni cambiar terrazas por cines,
ahora que me da por leer a Neruda en vez de a Panero,
y que sólo me apetece insultarte con agudas, cabrón.

Que pena no ver más la sonrisa de la heladera,
esa que derretía todos los helados,
hasta el próximo verano
dónde quién sabe, lo mismo la convierten en un sex shop.

Pero lo más triste…
la gran putada del otoño,
es que se dedique a vestir los cuerpos,
mientras yo desnudo mis palabras.

Autor: E_Truska

Fuente original: http://poemassinrimanimetrica.blogspot.com.es/2014/06/otono.html

Via: fragmentsdevida 

Hermano. Hamlet Lima Quintana

febrero 20, 2015

(21 de febrero de 2002, su fallecim.)

hamletlimaquintanaFijate hermano cómo vas cantando,
toda la tierra te escucha conmigo.

Del surco hasta el cañadón,
del viento hasta la madera,
del tiempo hasta la ternura
de la vida verdadera.

Porque es preciso tener
un corazón derramado,
jirones de sueños viejos
que van quedando olvidados.

Fíjate hermano cómo vas cantando,
toda la tierra te escucha conmigo.

Del grito hasta la oración,
del fuego hasta la memoria,
que el hombre en dolor viviente
cante sangre de su historia.

Y cuando quede al final
tu corazón silencioso,
serás un pueblo sintiendo
por un cantor milagroso.

Fíjate hermano cómo vas cantando,
toda la tierra te escucha conmigo. 

Hamlet Lima Quintana, folklorista argentino, Movimiento Nuevo Cancionero, 1923-2002.  

Leída en: http://www.folkloredelnorte.com.ar/cancionero/h/hermano.html

Recuerdo escolar: Poema acerca del carnaval

febrero 15, 2015

Los vestidos

Paisana01Eres linda,
paisanita,
con tu falda
de percal,
que protege
de las manchas,
un sencillo delantal.

Japonesa,
tu quimono
con bordados
de metal,
embellece
tu figura
tan extraña
de oriental.

La mantilla
sobre el peine,
no dirán que
sienta mal,
si la llevas,
española,
con tu gracia sin igual.

En invierno
y en verano
con la piel de un
animal,
de los pies a
la cabeza
va vestido el
esquimal.

Todos juntos
aparecen
cuando llega
carnaval:
española,
paisanita,
japonesa
y esquimal.

Del libro de lectura “Rocío” de Julia M. Crespo, Edit. Kapelusz.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.159 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: