Incapacidad. Saramaria Duhart

Soneto

No sé si alguien vendrá, si alguien vendría
a sostener la tierra si cayera,
a salvar el amor, la primavera
o la vida de un niño o la alegría.

Ocupados están. Se muere el día
y casi nadie clama o desespera…
cae un libro, se baja una bandera
y mañana desiste la poesía.

Y nadie dice nada. Simplemente
se baja otro peldaño, se consiente,
se acepta, se contrata, se traiciona.

Habrá un ángel de menos en el cielo
y alguien no soñará. Su desconsuelo
será la forma con que Dios perdona.

Saramaria Duhart. Buenos Aires/Belgrano. Del libro “1001 Sonetos”

Leída en: El Soneto en la Argentina, Antonio Requeni

No es hora de soñar. Abel Calvo

Soneto

No es hora de soñar. Arroja el sueño
donde no se oigan la canción ni el grito.
Ancla el ahora, hunde el infinito.
Es éste el tiempo que buscó tu empeño.

Reclama la porción de que eres dueño.
Haz del diario ayudar principal rito.
Graba tu hacer en bloque de granito
y al que busca calor, enciende el leño.

Sentirás que se yergue el hombre nuevo:
que se acaban las horas de tortura
y hasta cerca se ve brillar la aurora.

En claro manantial mi sed abrevo.
El cantar de la vida se apresura.
Está la Paz aquí. Ya no se añora.

Abel Calvo, n. 1917, Buenos Aires/Banfield

Leída en:

El Soneto en la Argentina- Antonio Requeni

Soneto del Amigo. Vinicius de Moraes

Julio 20. Día del Amigo (Arg.)

Desde  amediavoz:

Soneto del Amigo.
Vinícius de Moraes  (Versión de César Conto)

En fin, después de tanto error pasado,
tantas represalias, tanto peligro,
resurge en otro el viejo amigo
nunca perdido, siempre reencontrado.

Es bueno sentarlo nuevamente al lado
con ojos que contienen la mirada antigua
siempre conmigo un poco tribulado
y como siempre singular conmigo.

Un bicho igual a mí, simple y humano
sabiendo moverse y conmoverse
y a disfrazar con mi propio engaño.

El amigo: un ser que la vida no explica
que sólo se va al ver otro nacer
y el espejo de mi alma multiplica.

En:  vivir-poesia.com/soneto-del-amigo/
poemasde.net/soneto-del-amigo-vinicius-de-moraes/
mediavoz.com/moraes.htm#SONETO DEL AMIGO

 

Desde viniciusdemoraes.com.br/es/poesia/poesias-avulsas/soneto-do-amigo y cancioneros.com, el original, en portugués:

Soneto do Amigo. Vinícius de Moraes.

En fim, depois de tanto erro passado
Tantas retaliações, tanto perigo
Eis que ressurge noutro o velho amigo
Nunca perdido, sempre reencontrado.

É bom sentá-lo novamente ao lado
Com olhos que contêm o olhar antigo
Sempre comigo um pouco atribulado
E como sempre singular comigo.

Um bicho igual a mim, simples e humano
Sabendo se mover e comover
E a disfarçar com o meu próprio engano.

O amigo: um ser que a vida não explica
Que só se vai ao ver outro nascer
E o espelho de minha alma multiplica… 

 

Desde desayunocontinental.blog.terra.com.ar/2006/07/21/poema-del-amigo/:

“Se necesita un amigo.
No es necesario que sea hombre,
basta que sea humano,
basta que tenga sentimientos,
basta que tenga corazón.
Se necesita que sepa hablar y callar,
 sobre todo que sepa escuchar.
Tiene que gustar de la poesía,
de la madrugada, de los pájaros, del Sol,
de la Luna, del canto, de los vientos
 y de las canciones de la brisa.
Debe tener amor, un gran amor por alguien,
o sentir entonces, la falta de no tener ese amor.
Debe amar al prójimo y respetar el dolor que
los peregrinos llevan consigo.
Debe guardar el secreto sin sacrificio.
Debe hablar siempre de frente y
 no traicionar con mentiras o deslealtades.
No debe tener miedo de enfrentar nuestra mirada.
No es necesario que sea de primera mano,
ni es imprescindible que sea de segunda mano.
Puede haber sido engañado,
pues todos los amigos son engañados.
No es necesario que sea puro,
ni que sea totalmente impuro,
 pero no debe ser vulgar.
Debe tener un ideal, y miedo de perderlo,
y en caso de no ser así,
debe sentir el gran vacío que esto deja.
Tiene que tener resonancias humanas,
su principal objetivo debe ser el del amigo.
Debe sentir pena por las personas tristes
y comprender el inmenso vacío de los solitarios.
Se busca un amigo para gustar
de los mismos gustos,
que se conmueva cuando es tratado de amigo.
Que sepa conversar de cosas simples,
de lloviznas y de grandes lluvias y
de los recuerdos de la infancia.
Se precisa un amigo para no enloquecer,
para contar lo que se vio de bello y
de triste durante el día, de los anhelos
 y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad.
Debe gustar de las calles desiertas,
de los charcos de agua y los caminos mojados,
del borde de la calle, del bosque después de la lluvia,
de acostarse en el pasto.
Se precisa un amigo que diga que vale la pena vivir,
no porque la vida es bella, sino porque estamos juntos.
Se necesita un amigo para dejar de llorar.
Para no vivir de cara al pasado,
en busca de memorias perdidas.
Que nos palmee los hombros,
sonriendo o llorando,
 pero que nos llame amigo, 
 para tener la conciencia de que aún estamos vivos.” 

Vinicius de Moraes  http://es.wikipedia.org/wiki/Vinicius_de_Moraes