Archivos de la categoría ‘Testamentos’

Testamento vital…

octubre 6, 2007

…por el cual se renuncia a ser mantenido con vida por medio de métodos artificiales…

Tiempo atrás buscaba yo ‘testamentos’ de tono poético y emotivo… (Testamento de un Pescador, Testamento de un Perro, Testamento de Enrique Pinti, Testamento de un poeta, etc. -o vean la categoría Testamentos) y me encontré con la expresión y definición de “testamento vital”.

Hace muy poco, miré un capítulo de Dr. House -por Universal- en el cual una persona tenía firmado un NR (No Resucitation) y la trama se desplegaba alrededor de esta negativa y los intentos de House por convercerlo de lo contrario convencido, a su vez, de que había que indagar mejor en las causas y diagnóstico de su enfermedad a fin de un tratamiento adecuado; pues tanto el médico personal del paciente como el mismo equipo que acompaña a House parecían andar por un camino muy errado.

El argumento tiene otros condimentos pero me limito a compartir lo difícil que me resulta pensar -y tomar posición– acerca de este tema!

Sin embargo, para algunos, hay una circunstancia que ‘decidiría’ por nosotros: los ‘métodos artificiales’ son caros! y más bien propios de hospitales de alta complejidad -como en el que se desarrollan las historias de Dr. House, en U.S.A.- al que poco se parecen nuestros hospitales del Tercer Mundo… o, por limitarme a mencionar únicamente los que conozco, mis dolorosamente queridos hospitales de mi ciudad Buenos Aires, de los cuales se suele decir que faltan muchas cosas elementales, tal como una simple gasa estéril.

Volviendo al NR y al Testamento Vital… si alguno que pasa por aquí tiene una posición en lo personal u opinión general, mucho me gustaría conocer cómo piensan esto otras personas. Saludos!

Testamento de un poeta.

enero 23, 2007

Rafael Ignacio
Rafael Ignacio hijo mío vas a escucharme un momento

quiero conversar contigo
sin ningún presentimiento
olvidando por ahora el rango del parentesco
como dos viejos amigos y hombres de pelos en el pecho
ya que tengo un corazón pa’ amamantar el sufrimiento
que nadie recoge el llanto que voy regando en silencio
solo quisiera hijo mío que el valor de mis consejos
tenga la fuerza de un río y la experiencia de un viejo
que es lo único que he tenío y antes de morir te dejo
cuando te ataca el hastío tal como ahorita lo siento
llegas al final con brío sin abandonar tu puesto
si la humanidad pregunta dile que fui tu maestro
condiciones que se ajuntan pa’ hacerte un hombre correcto
si el amor toca las puertas de tu corazón sediento
dile que duermes tu siesta
así te encuentres despierto cobra y pagas la cuenta
pero que te den el vuelto
acércate tengo frío me esta faltando el aliento
y a tu mai que nunca olvido le vas a llevar mi afecto
le dices que ella es pa mi el vaquiano más experto
le dices que yo me voy por un camino bien lejos
donde bien seguro estoy que allí no existe el regreso
dícele que me lleve el sabor de aquellos besos
donde pusimos los dos sangre de ambos en tu cuerpo
donde sin perdón de Dios se quebrantó un juramento
porque los malditos celos terminaron con lo nuestro
deja tender la vista sobre las huellas del tiempo
yo soy el ayer vacío tú eres el futuro incierto
hojas árbol caído que son juguetes del viento
cuando yo muera, cuando yo muera hijo mío
solamente te agradezco que esos que llaman doctores
no jueguen con mi esqueleto ni estudien con mi vergüenza
que guarda tantos secretos
que no jiendan el cráneo ni me serruchen el pecho
ni me tasajién la lengua ni me trituren mis huesos
quiero enterita mis manos pa seguí escribiendo versos
que no me pongan encima esos muros de cemento
que un arpa sea el novenario y un cuatro mi padre nuestro
mientras bajo y capacho sigan cuidando mis restos
sin más nombre y apellido hijo me llamas no más un muerto.

Rafael Martinez Arteaga

Leida en: araucanos.net

Testamento de Enrique Pinti

noviembre 24, 2006

“Yo, hombre del medio-pelo argentino, en mis cabales y absolutamente responsable del momento que me toca morir, digo vivir… dejo todo mi agradecimiento a las fuerzas vivas, muy vivas, yo diría avivadas, que me gobernaron con total falta de respeto e identidad profesional.

A los conservadores aristocráticos de la primera hora, les dejo un manual de historia argentina que la relean a ver dónde dice que en una república democrática alguien pueda creerse superior a los demás por cuestiones de linaje y casta, sobre todo, siendo hijos de inmigrantes como cualquiera, un hombre de esa prosapia trucha, con horrorosos latifundios digno del peor señor feudal del medioevo en pleno siglo XXI y cagarse en el pobre insultándolo con una caridad, que en 90 % de las casos es humillante e insuficiente.

A los correligionarios radicales les dejo una brújula para que, al saber dónde está el Sur y dónde está el Norte, sepan también definirse entre la izquierda y la derecha o el centro en vez de ser alternativamente seudo bolches o gorilas conservas.

A los distinguidos camaradas de la izquierda argentina les dejo un manual “titulado” ¿Qué es la clase obrera? Con modelo para armar incluido, a ver si así pueden explicarse qué les faltó para lograr un puto voto del laburante que,

Leer el resto de esta entrada »

Testamento de un perro. Eugene O’Neil

noviembre 24, 2006

“Yo, Siherden Emblem O’Neil (a quien mi familia y amigos llaman Blemie), a consecuencia de mi edad y de las enfermedades que me agobian, transmito a la mente de mi amo lo que deberá ser mi ultima voluntad y testamento.

En el aspecto material, tengo poco que dar, los perros somos mas sabios que los hombres, y no conferimos gran valor a los objetos, los perros no desperdiciamos la vida acumulando propiedades, ni sufrimos de insomnio preocupándonos por como conservar lo que tenemos, y adquirir lo que deseamos. No tengo nada valioso que dar, excepto mi amor y mi fe, y eso lo lego a quienes me amaron.

Pido a mis amos, que me recuerden siempre, pero que no lamenten mi partida, durante demasiado tiempo, durante toda mi vida procuré ser un consuelo en los tiempos difíciles, y un motivo adicional de alegria, me resulta amargo pensar que mi muerte pueda causarles dolor.

Ahora que estoy ciego, cojo, sordo y hasta mi olfato me falla, siento que la vida me castiga por quedarme aquí más tiempo del conveniente, debo despedirme antes que me convierta en una carga para mí mismo, y para todos los que me aman, será una pena dejarlos, pero los perros no tenemos miedo a la muerte, la aceptamos como parte de la vida ¿Quién puede saber que hay después de la vida?

Junto con todos mis compañeros dálmatas que son mahometanos devotos, me gustaria saber que hay un Paraíso en el que siempre es uno joven, donde todo el dia juega uno con hermosas perras llenas de manchas; donde cada hora feliz es hora de comer, un lugar donde todas las noches hay un millón de chimeneas encendidas, y ante las cuales puede uno enroscarse, parpadear, soñar y recordar los viejos tiempos pasados en la Tierra, y el amor de nuestros amos.

Pero temo que es demasiado pedir, hasta para un perro como yo. Pero al menos estoy seguro de la paz. Quiero hacer una ultima petición. He escuchado decir a mi ama: “cuando muera Blemie no volveremos a tener otro perro”. Por lo que me ha querido yo le pido que tenga otro, no volver a tenerlo, seria un tributo muy pobre a mi memoria.

Me gustaría sentir que habiéndome tenido ya no podra vivir sin un perro. A el le dejo mi collar, mi correa, mi suéter y mi gabardina, y una ultima palabra de despedida, siempre que pasen por mi tumba piensen con felicidad: Aquí yace aquel que nos amó.

Colaboración: Elsa Castañeda. Este artículo es Copyright ©ProyectoMascota.com. Todos los derechos reservados.

Leido en: ProyectoMascota

Testamento de un pescador. Robert Traver.

noviembre 24, 2006

Tiempo atrás se me dio por buscar ‘testamentos’ -no los textos jurídicos, claro. Y no encontré mucho. El siguiente se lo dedico a Very y a Robert, y lo comparto con todos:

“Pesco porque me gusta pescar, porque disfruto de los lugares invariablemente hermosos, donde se encuentran las truchas y me disgustan los lugares, invariablemente feos, donde se juntan las multitudes.

Pesco porque así escapo de los avisos de televisión de los cocktails y de las falsas actitudes sociales.

Porque en un mundo donde la mayoría de los hombres parecen transitar la vida haciendo cosas que detestan, mi pesca es a la vez una fuente inagotable de goce y una pequeña rebelión .

Porque las truchas no mienten, ni hacen trampa, no pueden ser compradas ni sobornadas o impresionadas con el poder, sino que responden unicamente a la quietud, a la humildad y a una infinita paciencia.

Porque sospecho que los hombres recorren este camino por última vez y no quiero desperdiciar el viaje, porque misericordiosamente no hay teléfonos en los ríos de truchas, porque solamente en los bosques puedo encontrar la soledad sin sentirme solo, porque el whisky que se toma en una vieja tazona de latón siempre sabe mejor, porque tal vez un día atrapé una sirena.

Y finalmente no porque considere que pescar sea tan terriblemente importante, sino porque sospecho que tantas preocupaciones de los hombres son igualmente intranscendentes y ni por asomo tan divertidas.”

PD:
Este testamento lo pueden leer en varios sitios web, por ejemplo :

Pescando con mosca

Allí también se puede leer:

Capturar y matar las mejores truchas que pescamos, más alla de resultar la medida más acertada de aniquilación de una población saludable de peces, representa un acto de total egoísmo hacia los futuros derechos como pescadores de nuestros hijos y nietos” Lee Wulff

Capturar y soltar (Catch and Release)
“Si no ha devuelto nunca un pez vivo al agua…, solo pruebe hacerlo.” Mel Krieger

“Las Truchas y Salmones son demasiados valiosos para ser pescados una sola vez”

Cómo liberar a un pez

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 758 seguidores

%d personas les gusta esto: