Archive for the ‘Mujeres y varones’ Category

Huelga nacional de mujeres: “A vos, varón”

noviembre 19, 2016

Día Internacional de los Varones o  Día Internacional del Hombre, 19 de Noviembre
Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, 25 de Noviembre

A vos, varón *
Por Mariana Carbajal (periodista argentina, columnista de Página 12)

ni1menos“No digas “te hago la cama”, cuando tendés la cama en la que dormís con tu pareja; ni “te ayudo” a la hora de cocinar o asumir ocasionalmente alguna de las tareas domésticas. Compartí diariamente ese trabajo invisible y no remunerado del hogar, sobre el cual se sostiene la economía del país.

Regalale a tu hija también una pelota y jugá con ella al fútbol. Y a tu hijo, comprale una muñeca y un juego de cocina, con escoba y palita incluida.

No hagas chistes machistas con tus compañeros de oficina.

No me apoyes en el subte ni me susurres frases con connotaciones sexuales al oído cuando paso por esa vereda angosta.

No cosifiques a las mujeres en los medios de comunicación.

No rechaces a esa joven que se presenta por la oferta laboral que estás ofreciendo en tu negocio o tu empresa porque imaginas que puede quedar embarazada en poco tiempo y supones que va a faltar más que un hombre cuando se enfermen sus hijos.

No le pagues menos a tu empleada porque sabés que tiene cuatro pibes a cargo y no se queja por temor a perder ese salario.

No te opongas a que ellas ocupen lugares de decisión en el sindicato o encabecen listas en los partidos políticos.

No pagues por el cuerpo de una chica esclavizada por redes de trata.

Apoyá que apruebe en el Congreso la interrupción legal de embarazo. La criminalización del aborto pone en riesgo nuestras vidas.

Aceptá que tu novia maneja las riendas de su vida.

No abuses sexualmente de alguna de las niñas (ni de los niños) de tu familia.

No pienses que un “no” es un “sí”.

No me mates.”

* A propósito de las discusiones que se generaron sobre cómo podían participar ellos en la huelga nacional de mujeres (o  “paro nacional de mujeres“).

Leído en: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/312001-79417-2016-10-18.html

La imagen: Enriqueta en el dibujo que representa a la marcha #Niunamenos, realizado por el dibujante Ricardo Siri, más conocido como Liniers.

Relacionados: Islandia, 1975: El día en que las mujeres hicieron huelga (The Guardian)
Día Internacional del Hombre

Sobre el género masculino en el lenguaje

agosto 1, 2016

Vía Revista El Arca Digital*

Piruetas para nuestra lengua. El masculino como género no marcado. 

“Hace años el autor de este artículo viene proponiendo la revisión del género masculino como “no marcado” y hasta, en su elucubraciones semánticas, nos propone una asamblea de todos los millones hispano parlantes para someter a votación la propuesta del femenino como género no marcado. Aquí su tesis, interesante y, al menos, para sonreír.

Albert Corominas / Catedrático español

No son raras, entre sarcásticas e indignadas, las defensas del masculino como género no marcado, una de las cuales, debida a Pedro Álvarez de Miranda, se publicó en Sin Permiso el 27/07/2014 dos años largos después de que apareciera originalmente en El País. En resumen, Álvarez de Miranda sostiene que el masculino, en castellano, es el género no marcado, que ello obedece a un “principio fundamental en las lenguas que es el de la economía, al que también podríamos llamar ‘del mínimo esfuerzo’”, y que esta condición del masculino como género no marcado es “inamovible”.

Álvarez de Miranda nos proporciona algunos argumentos a favor de sus opiniones, pero no está claro que quien los lea tenga que tomárselos todos muy en serio, ya que el propio autor, en relación con uno de ellos, escribe que “con su poquito de guasa” está “utilizando el recurso dialéctico de la reducción al absurdo”, con lo cual quiere decir realmente que para apoyar su punto de vista ha imaginado y descrito una situación absurda, a saber, una asamblea de cientos de millones de hispanohablantes para someter a votación la propuesta del femenino como género no marcado.

Eso sí, alguien abriría la reunión con el consabido “Señores y señoras…”. Sin que ello le supusiera problema alguno, ya que “en estos vocativos iniciales la duplicación sí es bien lógica y está asentada desde antiguo: el principio de economía apenas se resiente”. De lo que no era consciente, por lo visto, el Caudillo cuando preparaba sus mensajes, pero sí de Gaulle, que ya en 1958 se dirigía a las francesas y los franceses [2], o el presentador de Cabaret, el cual saludaba al público con una fórmula políglota (Meine Damen und Herren, Mesdames et Messieurs, Ladies and Gentlemen!) ciertamente irrespetuosa con el mencionado principio de economía.

De todos modos el argumento que resulta más desopilante es el de una persona que tiene “tres hijos y dos hijas”, la cual “interrogado acerca de su prole, [dirá] que tiene cinco hijos. No dirá que tiene cinco hijos o hijas, ni cinco hijas e hijos, ni cinco hijos / hijas (léase “cinco hijos barra hijas”). Podrá escribir que tiene cinco hij@s, pero esto no lo podrá decir, leer, así que de nada le vale.” Un problema tremendo, que recuerda el famoso acertijo sobre el color del caballo blanco de Santiago. Pues tal persona, que tiene tres hijos y dos hijas, interrogada acerca de su prole podría decir, simplemente, que tiene tres hijos y dos hijas o, tal vez, que tiene dos hijas y tres hijos.

La parte seria del artículo de Álvarez de Miranda consiste básicamente en dos tesis.

La primera, que “lo que resulta ingenuo, además de inútil, es pretender cambiar el lenguaje para ver si así cambia la sociedad”. No obstante, el lenguaje influye significativamente en los comportamientos sociales. Si no, díganselo a quienes se dedican profesionalmente a la publicidad o a acuñar neologismos y eufemismos para velar la realidad y contribuir así a evitar la temible reacción de la ciudadanía ante por ejemplo, las masacres de civiles denominadas daños colaterales o ante el hecho de que los recortes se derivan de una opción política específica y no de la crisis, que, a su vez, es el efecto de decisiones y no resultado de un fátum. El astuto Schopenhauer ya aconsejaba “nombrar las cosas de manera que resulten apropiadas a nuestro interés” [1].

Pero podemos estar de acuerdo con Álvarez de Miranda en la segunda, a saber, que “es más que posible que la condición de género no marcado que tiene el masculino sea trasunto de la prevalencia ancestral de patrones masculinistas, lo que viene a ser un reconocimiento de que el lenguaje es un reflejo de la sociedad y de que, por consiguiente, si cambia la sociedad cambiará el lenguaje, como admite el propio Álvarez de Miranda. Ahora bien, dado que nuestro autor considera que “la condición inamovible del masculino como género no marcado” es “una terca realidad contra la que es estéril estrellarse”, cabe deducir que está convencido de que, al menos en la cuestión que aquí concierne, la sociedad no cambiará. Sin embargo, ha cambiado bastante. Y probablemente seguirá cambiando, por mal que a alguno le pese.”

1. Arthur Schopenhauer, Dialéctica erística o el arte de tener razón, expuesta en 38 estratagemas, Trotta, 1997, p. 65.

* Albert Corominas es catedrático emérito de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). Es ingeniero industrial y doctor ingeniero industrial por la Universidad del País Vasco y licenciado en informática por la Universidad Politécnica de Madrid. Colaborador de Sin permiso.com. donde se publicó este artículo 14.09.14

Leído en: http://www.elarcadigital.com.ar/modules/revistadigital/articulo.php?id=2907 (Actualmente, un mensaje dicta: You don’t have permission to access / on this server.)

Virilidad

marzo 10, 2016

bubbleissimoLecturas… 

“Consciente de la obsesión actual del hombre moderno por enriquecer y emperifollar su vello facial, el fotógrafo Mindo Cikanavicius, afincado en Nueva York, decidió burlarse de esa moda, cuestionando –en el proceso– el simbólico pelito, devenido marca de masculinidad contemporánea… “Efímero, el bigote de burbujas es un modo de evidenciar cuán frágil es el concepto de virilidad en la sociedad nuestra de todos los días”. O, en palabras del sitio Beautiful Decay: “Subrayando lo absurdo del significado de ‘hombría’, Mindo se burla de la necesidad de definir y catalogar lo que significa ser masculino, con un tono liviano que invita a reírse de uno mismo”. ”

Leído en: Radar/Reflexión espumosa
Foto:  Por Mindo Cikanavicius, en Beautiful Decay

Titubeos acerca de la violencia

marzo 7, 2016

Lecturas… 

“Néstor Artiñano en su investigación Masculinidades incómodas: jóvenes, género y pobreza… recoge las perspectivas sobre la violencia de género de mujeres y varones jóvenes … encuentra que la violencia es cuestionada desde el discurso formal, el “deber ser”, pero se naturaliza cuando se profundiza en las preguntas…

“Al profundizar en los motivos por los que los varones ejercerían violencia sobre las mujeres, muchas veces se dificultaba la respuesta y en la repregunta lo que aparecía era lo que sí creo que se emparienta con la naturalización, en cuanto a discursos hegemónicos que legitiman la violencia: “Y, pasa que si el novio le dice que no use tal o cual ropa, y ella la usa igual, qué se yo…” o “si él le dice que no quiere que se mensajee con un flaco o que no quiere que lo vea, y ella lo hace igual…” Hasta quienes criticaban fervientemente la violencia, comenzaban a dudar de esa crítica, a la hora de pensar los motivos que causaban esos actos violentos. …”

Reportaje por Sonia Santoro en: Página 12/Imagen masculina y juventud

Debate sobre la maternidad subrogada

marzo 5, 2016

(vía Página 12/Miradas diversas para una discusión pendiente)

Mónica Tarducci, Antropóloga UBA/Unsam
Perpetúa desigualdades

gestar“El campo de las llamadas técnicas de reproducción asistida reaviva viejas discusiones y nos enfrenta a nuevas problemáticas. Se debate la persistencia del mandato de la maternidad, los límites entre naturaleza y cultura, la medicalización adicional de los cuerpos de las mujeres, la comercialización del proceso reproductivo, así como su uso potencial para fines eugenésicos, entre otros. Las feministas siempre estuvieron alertas a estas cuestiones, así como a la carga de responsabilidad sobre los individuos en los problemas de la infertilidad (fundamentalmente las mujeres) en vez de revisar las cuestiones ecológicas y sociales. Por ejemplo, la zona con mayores problemas para concretar la gravidez es el centro y sur de Africa y tiene que ver con infecciones no curadas del tracto reproductivo.

En general se habla mucho de la necesidad de quienes quieren formar una familia, sobre todo cuando están en discusión reformas legislativas, pero muy poco de las mujeres que sirven como gestantes, que sería la parte vergonzante de la felicidad ajena. Hay quienes sostienen que puede ser una manera en que esas mujeres ganen autonomía al poder disponer de un ingreso importante de dinero. Pero también algunas investigaciones nos alertan acerca de mujeres muy pobres reclutadas como gestantes de manera similar a formas de servidumbre doméstica que sufren como empleadas del hogar y niñeras. Es una transacción por dinero que los fluidos intercambios de la globalización facilitan y que refleja y perpetúa las profundas desigualdades de género, clase, raza y nacionalidad presentes en el mundo contemporáneo”.

Susana E. Sommer,  Bióloga, autora de Según pasan los años (Capital Intelectual)
Lo posible y lo lícito

“Hace más de 20 años, escribí mi primer libro, De la cigüeña a la probeta, y ya entonces pensaba que el avance científico-tecnológico implica desarrollos técnicos que nos remiten a la pregunta: ‘¿Es lícito hacer todo lo que es técnicamente posible?’. A veces el lenguaje hace hincapié en autonomía, elección y libertad. Suponer que es una buena elección, porque permite acceder a techo, comida, educación y salud, oscurece la injusticia de que esta sea la forma de acceder a derechos básicos fundamentales. De hecho, es una estrategia de sobrevivencia. Parejas de Europa o Estados Unidos en buena situación económica viajan a clínicas de fertilidad a países como la India, donde los salarios son bajos, los médicos son buenos, hablan inglés y el gobierno estimula el turismo médico. Muchas mujeres encuentran así una forma de acceder a dinero y educación para sus hijos, con embarazos más cuidados y controlados que los propios.

Algunos autores sólo cuestionan la sustitución si ésta es retribuida económicamente, mientras que la aceptan cuando es gratuita. Sin embargo, en ambos casos está involucrada una mujer que se hace cargo durante nueve meses de la gestación y se entiende que esta mujer decide libremente sobre el uso de su cuerpo y muchas veces son argumentos análogos a los usados para legalizar la prostitución. Por otra parte, tanto en los casos altruistas como pagos, no se imaginan eventuales complicaciones, tanto en la salud del bebé, como de la madre portadora ni cómo se resolverán. Tampoco son parte del debate los sentimientos y consecuencias sobre la salud psíquica y mental de las mujeres involucradas”.

Más miradas en: Miradas diversas para una discusión pendiente  (allí,  la visión altruista y la comercial, y sobre el peligro del “vacío legal”).

A %d blogueros les gusta esto: