Archive for the ‘PSI’ Category

Una ley muy antigua (Dhammapada)

marzo 30, 2017

dhammapadaReleyendo Versos Gemelos…

“¡Me ha insultado, me ha herido, me ha maltratado, me ha humillado!”
El que piensa así nunca podrá dejar de odiar.

“¡Me ha insultado, me ha herido, me ha maltratado, me ha humillado!
El que ha dejado de pensar así
ya ha cesado de odiar.

“El odio no cesa con el odio, el odio cesa con el amor.”

Esta es una ley muy antigua. Quienes ignoran que el odio los lleva a su propia destrucción, se sumergen en el error. Pero quienes esto saben, evitan que la semilla del odio se desarrolle en su corazón.”

Intenciones (Dhammapada)

marzo 27, 2017

dhammapadaReleyendo Versos Gemelos…

“El que actúa motivado por una mala intención sufre en este mundo y en el mundo del más allá. La impureza de sus actos aflige y apesadumbra a su corazón.

 

El devoto que lleva una vida religiosa es feliz en este mundo y en el mundo del más allá. La pureza de sus obras deleita y regocija a su corazón.”

Hacer bien. Hacer mal (Dhammapada)

marzo 20, 2017

dhammapadaReleyendo Versos Gemelos… 

“El que actúa mal sufre en este mundo y en el mundo del más allá. “He hecho el mal”, piensa, y sufre, y se acongoja. Y mayor es su dolor cuanto más avanza en el camino errado. 

El devoto que lleva una vida religiosa es feliz en este mundo y en el mundo del más allá. “He hecho el bien”, piensa, y se regocija. Y mayor es su alegría cuanto más avanza en el camino del bien.” 

 

PD: “He hecho el mal- piensa”… Yo lo cambiaría por sabe en su inconsciente y  algunas veces también lo piensa /sabe conscientemente”…

PD2: No válido para mentes psicópatas y perversas… o si? La culpa no funciona con ellos… o si?

PD3: Y qué pasa cuando alguien cree que ha hecho el bien pero, no es así?

Recitadores (Dhammapada)

marzo 15, 2017

dhammapadaReleyendo Versos Gemelos…

“Alguien que recita todos los Textos Sagrados, pero no actúa de acuerdo a ellos, es como un pastor que cuenta las vacas ajenas: no obtendrá los frutos de una Vida de Santidad.

El devoto que sigue los mandamientos de los Textos Sagrados, aunque no recite más que un versículo, si es ecuánime, compasivo, benévolo, carente de odio y sin envidia, ese obtendrá los frutos de una Vida de Santidad.” 

Amar conociendo

febrero 13, 2017

Releyendo El arte de amar… elementos básicos comunes a todas las formas del amor (cuidado, responsabilidad, respeto, conocimiento):

“…Respetar a una persona sin conocerla, no es posible; el cuidado y la responsabilidad serían ciegos si no los guiara el conocimiento. El conocimiento sería vacío si no lo motivara la preocupación.

Hay muchos niveles de CONOCIMIENTO; el que constituye un aspecto del amor no se detiene en la periferia, sino que penetra hasta el meollo.

Sólo es posible cuando puedo trascender la preocupación por mí mismo y ver a la otra persona en sus propios términos.

Puedo saber, por ejemplo, que una persona está encolerizada, aunque no lo demuestre abiertamente; pero puedo llegar a conocerla más profundamente aún; sé entonces que está angustiada, e inquieta; que se siente sola, que se siente culpable. Sé entonces que su cólera no es más que la manifestación de algo más profundo, y la veo angustiada e inquieta, es decir, como una persona que sufre y no como una persona enojada.

Pero el conocimiento tiene otra relación, más fundamental, con el problema del amor. La necesidad básica de fundirse con otra persona para trascender de ese modo la prisión de la propia separatidad se vincula, de modo íntimo, con otro deseo específicamente humano, el de conocer el «secreto del hombre». …

El amor es la única forma de conocimiento, que, en el acto de unión, satisface mi búsqueda. En el acto de amar, de entregarse, en el acto de penetrar en la otra persona, me encuentro a mí mismo, me descubro, nos descubro a ambos, descubro al hombre. El anhelo de conocernos a nosotros mismos y de conocer a nuestros semejantes fue expresado en el lema délfico: «Conócete a ti mismo.»

Cuidado, responsabilidad, respeto y conocimiento son mutuamente interdependientes. Constituyen un síndrome de actitudes que se encuentran en la persona madura; esto es, en la persona que desarrolla productivamente sus propios poderes, que sólo desea poseer los que ha ganado con su trabajo, que ha renunciado a los sueños narcisistas de omnisapiencia y omnipotencia, que ha adquirido humildad basada en esa fuerza interior que sólo la genuina actividad productiva puede proporcionar…” 

Leído en: El arte de amar, Erich Fromm

A %d blogueros les gusta esto: