Archive for the ‘Desarrollo personal’ Category

12 claves para vivir mejor

abril 10, 2015

Buscando buenos consejos… Esta vez, desde la Fundación ALCO: 

1. No se preocupe por las cosas que no puede controlar (el clima, el tránsito, la reacción de otras personas…).

2. Resuelva los pequeños problemas. Eso lo ayudará a aumentar su sensación de control.

3. Prepárese lo mejor que pueda para eventos que pueden generarle estrés (una entrevista de trabajo, un viaje, la organización de un evento, entre otros).

4. Mire los conflictos como un desafío interesante, no como una amenaza.

5. Cuide la serenidad en sus relaciones personales.

6. Hable con un amigo en quien confíe, un familiar o un terapeuta. El silencio cuando se tiene algo que decir, no es sano.

7. Fíjese metas realistas tanto en su vida íntima como social.

8. Evite el exceso de planes. Lo más adecuado será elaborar estrategias para dar pasos cortos pero seguros.

9. Haga ejercicio regularmente. Camine, baile, pasee en bicicleta, haga deporte, juegue al aire libre.

10. Cuide su alimentación, evite los excesos y duerma lo suficiente.

11. Medite, tome clases de relajación, aprenda ejercicios de respiración. Son útiles para recuperar la calma.

12. Participe en alguna actividad sólo por el placer de hacerlo, ayudar o compartir (coro, cooperadora de la escuela, grupo de salidas, taller de encuadernación…), lejos de la rutina y las obligaciones.

Leído en: ALCO-Dr. Cormillot (facebook)

Normas de urbanidad. George Washington

abril 3, 2015

Desde el Archivo (2007), otra entrada de las más vistas: 

Pasan los siglos… pero, me parece, siguen vigentes… 

“Normas de urbanidad de George Washington” (1745 – “Cimientos de una sólida educación del carácter de un joven del siglo dieciocho”)

1 – Cada acto debe trasuntar respeto por los presentes.
2 – En presencia de otros, no canturrees en voz baja, ni tamborilees con los dedos ni los pies.
3 – No hables cuando otros hablan, no permanezcas sentado cuando otros están de pie; no camines cuando otros se detengan.
4 – No des la espalda a los demás, y menos cuando hablas; no muevas la mesa o el escritorio donde otro lee o escribe, no te apoyes en nadie.
5 – No seas lisonjero, ni bromees con nadie que no esté de ánimo para bromas.
6 – No leas cartas, libros ni papeles en compañía, pero cuando sea preciso hacerlo, debes pedir permiso. No te acerques a los libros ni escritos de nadie para leerlos sin autorización, ni fisgonees cuando otro está escribiendo una carta.
7 – Que tu semblante sea agradable, pero que demuestre gravedad ante asuntos serios.
8 – No demuestres satisfacción ante el infortunio de otro, aunque se trate de tu enemigo.
9 – Los que gozan de título o posición tienen precedencia en todas partes, pero mientras son jóvenes deben respetar a quienes son sus iguales por su nacimiento o por otras cualidades, aunque no ocupen cargos públicos.
10- Es de buena educación ceder la palabra a nuestros interlocutores, especialmente si gozan de rango superior, y nunca debemos ser los primeros en interpelar a los mismos.
11- Que tu plática con hombres de negocios sea breve y al punto.
12- Al visitar a los convalecientes, no asumas el papel de médico si no te corresponde.
13- Al escribir o al hablar, dirígete a la persona por su título debido, de acuerdo con su grado y las costumbres del lugar.
14- No discutas con tus superiores, y siempre presenta tus opiniones con modestia.
15- No procures ser maestro de tus iguales en las artes que profesan, pues pasarás por arrogante.
16- Cuando un hombre hace todo lo que puede, aunque no logre tener éxito, no lo culpes por su intento.
17- Cuando debas aconsejar o recriminar, considera si es pertinente que se haga en público o en privado, de inmediato o en otra ocasión, y también cuáles son las palabras atinadas; y al reprender no muestres signos de cólera, sino actúa con reserva y moderación.
18- No te mofes de asuntos de importancia, no hagas burlas mordaces ni hirientes, y si haces gala de ingenio, no te rías de tus propias palabras.
19- Cuando reprendas a otro procura ser intachable, pues el ejemplo es más elocuente que la exhortación.
20- No emplees palabras hirientes contra nadie, ni juramentos o escarnios.
21- No te apresures en creer rumores en detrimento de otras personas.
22- Sé discreto en tu atuendo, y procura respetar la naturaleza antes que suscitar admiración. Sigue la moda de tus iguales, tal como sea pertinente respecto del tiempo y lugar.
23- No te comportes como un pavo real mirándote sin cesar para ver si estás presentable, si el calzado te sienta bien, si tus calzas están bien ceñidas o si tus ropas son elegantes.
24- Júntate con hombres de calidad si estimas tu reputación, pues más vale estar solo que mal acompañado.
25- Que en tu conversación no haya malicia ni envidia, y así manifestarás ser de natural afable y ponderable; en las causas apasionadas permite que se imponga la razón.

Leer el resto de esta entrada »

Modales urbanos

marzo 5, 2015

Compartiendo entradas del Archivo (2010): …

“La urbanidad de los modales tiene por objeto el conocimiento y la práctica de las reglas de la cortesía y de las leyes de la etiqueta.

La urbanidad (ars vívendi) consiste esencialmente en las formas exteriores; es el ceremonial de la gente bien educada. Si no infunde en todos los casos bondad, equidad, complacencia y gratitud, virtudes que supone la urbanidad del corazón, por lo menos reviste a los hombres con las apariencias de aquéllas y hace que parezcan exteriormente lo que son dentro de sí mismos, — o mejor dicho, lo que debieran ser.

Obligado a vivir en el mundo, no puede uno ignorar sus usos, sus costumbres, su lenguaje, todo cuanto nos exige en las diversas circunstancias de la vida, so pena de pasar por un hombre falto de educación. Los modales, que descuidamos como cosa de poca monta, son precisamente lo que hace que los hombres opinen bien o mal de nosotros (LA BRUYERE).

Para su deluda aplicación, requieren las reglas de cortesía muchísimo tino. So pretexto de urbanidad, no debe uno carecer de naturalidad, mostrarse obsequioso en demasía ni encogido; ha de hermanarse cierta dignidad con mucha soltura y despejo.

Sin la urbanidad del corazón, la de los modales no puede ser duradera. Esta se agotaría como esos arroyos efímeros originados por una tormenta, y que el primer viento o el primer rayo de sol hacen desaparecer.

Flor-2vinieta

La urbanidad del corazón se relaciona con las cosas íntimas ; nos enseña a amar al prójimo y a sacrificar nuestra felicidad en aras de la ajena. No es sino la amable caridad que San Pablo caracteriza tan bien cuando dice: Es paciente, bienhechora, no es envidiosa. No piensa en lo malo, no busca sus propios intereses, nada hace contra el decoro. Todo lo cree, todo lo soporta, todo lo sufre.

Causa a veces admiración encontrar en los campesinos un tino exquisito, y una idea exacta de los buenos modales. Aunque poco ilustrados, no dejan de ser amables, porque practican la caridad, que los hace modestos, indulgentes y benévolos. Entre los montañeses, dice San Francisco de Sales, he hallado no pocas veces esa buena y maravillosa sencillez que constituye la perfecta urbanidad, y que el mundo, por cortés y fino que sea, no siempre conoce.

Quien posee tan sólo la urbanidad del corazón bien podrá equivocarse acerca de la forma de un sombrero, del color de una corbata, del modo de entrar en un salón…; pero, siendo bondadoso y compasivo, dejará el mejor lugar a un enfermo, no permanecerá sentado en presencia de un anciano en pié, etc.

A todos es útil la cortesía y urbanidad, pero lo es de un modo especial a los jóvenes, que han de crearse una situación o abrazar una carrera. ¡ Cuántas situaciones se han malogrado, no tanto por falta de saber, cuanto por falta de urbanidad!

Un joven secretario de embajada preguntaba cierto día a un encanecido diplomático lo que convenía hacer para salir airoso en su carrera: Sed urbano, contestó éste, y vuestro acierto queda asegurado. ¡ Cuántas negociaciones, a veces importantísimas, se han frustrado por causa de una descortesía !

El hombre cortés y urbano a todos agrada; gusta su conversación, búscase su trato y con placer se traban con él relaciones ya de negocios o ya de amistad. Lo mismo que la piedad, la urbanidad, que es una de las formas de la caridad, es útil para todos.

El mundo suele tener en poco la ciencia de los individuos. Clasifica entre la gente mal educada, a personas muy ilustradas que manifiestan cierto menosprecio hacia las convenciones sociales y las reglas de la buena educación.

Invitado a almorzar en casa de su amigo Desporles, llegó el poeta Malherbe cuando se hallaban los convidados a la mesa. Desporles se levantó para recibirle diciéndole: Voy a traerle la nueva edición de mis poesías. — No corre prisa, le contestó Malherbe, prefiero su sopa. Profundamente ofendido, se mostró Desporles muy reservado y frío durante la comida y, desde entonces, cortó toda relación con su antiguo amigo.”

Fuente: “Manual de Urbanidad”, por H.E.C., Nueva Edición Refundida, Librería de José Moly, Buenos Aires. Un libro-re-contra-viejo

Éxito. Ralph Waldo Emerson

enero 13, 2015

Un autor que, citado por otros, influyó en mi juventud…

“Receta para el éxito:

* Reírse frecuentemente y mucho.

* Ganarse el respeto de las personas inteligentes y el afecto de los niños.

* Ganarse la estima de los criticos sinceros y soportar la traición de los falsos amigos.

* Apreciar la belleza, encontrar en los demás lo mejor.

* Dejar este mundo un poco mejor, ya sea por un niño saludable, un jardín o una condición social mejorada.

* Sabes que por lo menos una vida se ha pasado mejor porque tú exististe.

* Esto es haber tenido éxito.”

Ralph Waldo Emerson, 1803-1882, poeta y pensador estadounidense. 

Leído en: Mensajes para tu esencia/Facebook 

 

Frases de Emerson: (de Proverbia)

* Si sientes que todo perdió su sentido, siempre habrá un “te quiero”, siempre habrá un amigo
 
* El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene.
 
*Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta.
 
* Todo hombre es sincero a solas; en cuanto aparece una segunda persona empieza la hipocresía.
 
* Aunque viajemos por todo el mundo para encontrar la belleza, debemos llevarla con nosotros para poder encontrarla.
 
* La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito.
 
* El hombre grande es aquel que en medio de las muchedumbres mantiene, con perfecta dulzura, la independencia de la soledad. 

* El destino del genio es ser un incomprendido, pero no todo incomprendido es un genio.  

* Los años enseñan muchas cosas que los días jamás llegan a conocer.

* La única manera de hacer un amigo es serlo. 

También:
Las siete leyes espirituales del éxito. Deepak Chopra 
3 claves para el éxito. Martin Wehmeyer 
El éxito según la edad 

Atender al cuerpo

septiembre 13, 2014

Me lo digo a mí misma…

Cuerpo-corporal“… El vértigo de la modernidad en la que vivimos hace que nos preocupemos por conseguir cosas que no tenemos y descuidamos o no atendemos aquellas que sí tenemos y de las que nunca nos hemos hecho cargo.

Impresiona ver cómo se cuidan y aseguran objetos y el cuerpo no ocupe un lugar central en esta escena cotidiana. Hay tiempo para ocuparse del teléfono celular, de contestar los chats, de navegar por internet y, sin embargo, no se puede disponer de algunos minutos diarios en los que uno se dedique a atender el cuerpo, a estimular sus funciones y enriquecerlo haciendo ejercicios básicos.

El problema no es el tiempo, es la atención. Estamos más atentos en ver si recibimos un mensaje nuevo en el teléfono que lo que lo estamos para evaluar si ya es hora de tomar un vaso de agua.

Es cuestión de inscribir hábitos en los que uno atienda y haga uso de aquello que ya tenemos: el cuerpo.”

Leído en: Rev. UnoMismo Nro. 371/Agosto 2014.  

Relacionado: Atención, observación, concentración.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.225 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: