Archive for the ‘Desarrollo personal’ Category

Modales urbanos

marzo 5, 2015

Compartiendo entradas del Archivo (2010): …

“La urbanidad de los modales tiene por objeto el conocimiento y la práctica de las reglas de la cortesía y de las leyes de la etiqueta.

La urbanidad (ars vívendi) consiste esencialmente en las formas exteriores; es el ceremonial de la gente bien educada. Si no infunde en todos los casos bondad, equidad, complacencia y gratitud, virtudes que supone la urbanidad del corazón, por lo menos reviste a los hombres con las apariencias de aquéllas y hace que parezcan exteriormente lo que son dentro de sí mismos, — o mejor dicho, lo que debieran ser.

Obligado a vivir en el mundo, no puede uno ignorar sus usos, sus costumbres, su lenguaje, todo cuanto nos exige en las diversas circunstancias de la vida, so pena de pasar por un hombre falto de educación. Los modales, que descuidamos como cosa de poca monta, son precisamente lo que hace que los hombres opinen bien o mal de nosotros (LA BRUYERE).

Para su deluda aplicación, requieren las reglas de cortesía muchísimo tino. So pretexto de urbanidad, no debe uno carecer de naturalidad, mostrarse obsequioso en demasía ni encogido; ha de hermanarse cierta dignidad con mucha soltura y despejo.

Sin la urbanidad del corazón, la de los modales no puede ser duradera. Esta se agotaría como esos arroyos efímeros originados por una tormenta, y que el primer viento o el primer rayo de sol hacen desaparecer.

Flor-2vinieta

La urbanidad del corazón se relaciona con las cosas íntimas ; nos enseña a amar al prójimo y a sacrificar nuestra felicidad en aras de la ajena. No es sino la amable caridad que San Pablo caracteriza tan bien cuando dice: Es paciente, bienhechora, no es envidiosa. No piensa en lo malo, no busca sus propios intereses, nada hace contra el decoro. Todo lo cree, todo lo soporta, todo lo sufre.

Causa a veces admiración encontrar en los campesinos un tino exquisito, y una idea exacta de los buenos modales. Aunque poco ilustrados, no dejan de ser amables, porque practican la caridad, que los hace modestos, indulgentes y benévolos. Entre los montañeses, dice San Francisco de Sales, he hallado no pocas veces esa buena y maravillosa sencillez que constituye la perfecta urbanidad, y que el mundo, por cortés y fino que sea, no siempre conoce.

Quien posee tan sólo la urbanidad del corazón bien podrá equivocarse acerca de la forma de un sombrero, del color de una corbata, del modo de entrar en un salón…; pero, siendo bondadoso y compasivo, dejará el mejor lugar a un enfermo, no permanecerá sentado en presencia de un anciano en pié, etc.

A todos es útil la cortesía y urbanidad, pero lo es de un modo especial a los jóvenes, que han de crearse una situación o abrazar una carrera. ¡ Cuántas situaciones se han malogrado, no tanto por falta de saber, cuanto por falta de urbanidad!

Un joven secretario de embajada preguntaba cierto día a un encanecido diplomático lo que convenía hacer para salir airoso en su carrera: Sed urbano, contestó éste, y vuestro acierto queda asegurado. ¡ Cuántas negociaciones, a veces importantísimas, se han frustrado por causa de una descortesía !

El hombre cortés y urbano a todos agrada; gusta su conversación, búscase su trato y con placer se traban con él relaciones ya de negocios o ya de amistad. Lo mismo que la piedad, la urbanidad, que es una de las formas de la caridad, es útil para todos.

El mundo suele tener en poco la ciencia de los individuos. Clasifica entre la gente mal educada, a personas muy ilustradas que manifiestan cierto menosprecio hacia las convenciones sociales y las reglas de la buena educación.

Invitado a almorzar en casa de su amigo Desporles, llegó el poeta Malherbe cuando se hallaban los convidados a la mesa. Desporles se levantó para recibirle diciéndole: Voy a traerle la nueva edición de mis poesías. — No corre prisa, le contestó Malherbe, prefiero su sopa. Profundamente ofendido, se mostró Desporles muy reservado y frío durante la comida y, desde entonces, cortó toda relación con su antiguo amigo.”

Fuente: “Manual de Urbanidad”, por H.E.C., Nueva Edición Refundida, Librería de José Moly, Buenos Aires. Un libro-re-contra-viejo

Éxito. Ralph Waldo Emerson

enero 13, 2015

Un autor que, citado por otros, influyó en mi juventud…

“Receta para el éxito:

* Reírse frecuentemente y mucho.

* Ganarse el respeto de las personas inteligentes y el afecto de los niños.

* Ganarse la estima de los criticos sinceros y soportar la traición de los falsos amigos.

* Apreciar la belleza, encontrar en los demás lo mejor.

* Dejar este mundo un poco mejor, ya sea por un niño saludable, un jardín o una condición social mejorada.

* Sabes que por lo menos una vida se ha pasado mejor porque tú exististe.

* Esto es haber tenido éxito.”

Ralph Waldo Emerson, 1803-1882, poeta y pensador estadounidense. 

Leído en: Mensajes para tu esencia/Facebook 

 

Frases de Emerson: (de Proverbia)

* Si sientes que todo perdió su sentido, siempre habrá un “te quiero”, siempre habrá un amigo
 
* El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene.
 
*Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta.
 
* Todo hombre es sincero a solas; en cuanto aparece una segunda persona empieza la hipocresía.
 
* Aunque viajemos por todo el mundo para encontrar la belleza, debemos llevarla con nosotros para poder encontrarla.
 
* La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito.
 
* El hombre grande es aquel que en medio de las muchedumbres mantiene, con perfecta dulzura, la independencia de la soledad. 

* El destino del genio es ser un incomprendido, pero no todo incomprendido es un genio.  

* Los años enseñan muchas cosas que los días jamás llegan a conocer.

* La única manera de hacer un amigo es serlo. 

También:
Las siete leyes espirituales del éxito. Deepak Chopra 
3 claves para el éxito. Martin Wehmeyer 
El éxito según la edad 

Atender al cuerpo

septiembre 13, 2014

Me lo digo a mí misma…

Cuerpo-corporal“… El vértigo de la modernidad en la que vivimos hace que nos preocupemos por conseguir cosas que no tenemos y descuidamos o no atendemos aquellas que sí tenemos y de las que nunca nos hemos hecho cargo.

Impresiona ver cómo se cuidan y aseguran objetos y el cuerpo no ocupe un lugar central en esta escena cotidiana. Hay tiempo para ocuparse del teléfono celular, de contestar los chats, de navegar por internet y, sin embargo, no se puede disponer de algunos minutos diarios en los que uno se dedique a atender el cuerpo, a estimular sus funciones y enriquecerlo haciendo ejercicios básicos.

El problema no es el tiempo, es la atención. Estamos más atentos en ver si recibimos un mensaje nuevo en el teléfono que lo que lo estamos para evaluar si ya es hora de tomar un vaso de agua.

Es cuestión de inscribir hábitos en los que uno atienda y haga uso de aquello que ya tenemos: el cuerpo.”

Leído en: Rev. UnoMismo Nro. 371/Agosto 2014.  

Relacionado: Atención, observación, concentración.

Educación emocional. Claudio Naranjo

junio 26, 2014

Lecturas…

Claudio-naranjo“En un mundo en el que el ansia de lucro ha eclipsado los valores, la alternativa pasa por ofrecer una formación transformadora, pues de la transformación dependen todos los valores.

Si me preguntan qué habría que agregarle a la escuela para que formara en valores, un primer ingrediente es lo que algunos psicoterapeutas y pedagogos ya han empezado a definir como “educación emocional”, con especial hincapié en la más importante de las emociones: el amor.

Y esto pese a la resistencia que pueda sugerir esta palabra, que todavía es tabú en el mundo burocrático o académico.

Siguiendo la senda del Dalai Lama, que viaja por todo el mundo insistiendo en la importancia de la bondad y de la compasón, podríamos decir que necesitamos una educación del corazón o, usando un lenguaje más empresarial, una educación de las relaciones humanas, pues lo que determina que una relación sea nutricia es que haya afecto y que no sea obstruida por emociones como el odio, la envidia o la competitividad.”

De: Educación emocional para los maestros, por Claudio Naranjo, en Uno Mismo Nº 368. Sitio oficial: Claudio Naranjo

10 maneras de amarnos. Louise Hay

diciembre 16, 2013

Lecturas…

  • Dejemos de criticarnos.
  • Dejemos de asustarnos.
  • Seamos amables, cariñosos y pacientes con nosotros mismos.
  • Aprendamos a ser cariñosos con nuestra propia mente.
  • Elogiémonos.
  • Amarnos significa apoyarnos.
  • Amemos nuestros rasgos negativos.
  • Cuidemos nuestro cuerpo.
  • Trabajemos con el espejo.
  • Amémonos ya, ahora mismo.

Del libro: El poder está dentro de tí/Louise Hay

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.167 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: