Posts Tagged ‘Argentina’

El Manifiesto Argentino

mayo 31, 2017

Para argentinos que puedan estar interesados en que “nunca más un presidente pueda por decreto, autoritarismo o compra de voluntades cambiar las mejoras que tantos años de esfuerzo le llevó a la comunidad nacional”

May 22, 2017

“El Manifiesto Argentino ha convocado a su primer Congreso Nacional. Después de una primera etapa fundacional donde se extendió a todas las provincias del país, su Junta Nacional ha invitado a representantes de todos los distritos para discutir las bases políticas de su Movimiento.

Ha ido madurando y creciendo una serie de ideas y propuestas que dan contorno a su propuesta de una alternativa argentina frente a la catástrofe social, económica, cultural e institucional que provoca el neoliberalismo y el gobierno de las corporaciones que preside Mauricio Macri y Cambiemos.

Si bien el ideario del colectivo recorre la temática principal de la problemática nacional, dos ejes recorren transversalmente sus propuestas:

1. El país necesita un proyecto de país que se materializa en un nuevo contrato social, expresado en una profunda propuesta de reforma constitucional que dé lugar a una nueva Constitución. Ella expresará no solo cambios estructurales, institucionales, programáticos y nuevos derechos sino será la base de una nueva democracia, sustentada en la participación activa de nuestro pueblo.

Cuestiona así la hiper-delegación que impusieron las elites políticas y económicas para que el pueblo no gobernara ni deliberara sino por medio de sus representantes. Propone entonces discutir popularmente en todo el país, no solo desde la academia jurídica, sino desde las necesidades cotidianas de nuestro pueblo, y en su derecho a decidir el rumbo del país. Plantea así la construcción de un Nuevo Estado democrático que garantice las transformaciones. Y que nunca más un presidente pueda por decreto, autoritarismo o compra de voluntades cambiar las mejoras que tantos años de esfuerzo le llevó a la comunidad nacional.

2. La resistencia a los neoliberales y al gobierno de las corporaciones, la necesidad de recuperar el Congreso Nacional y las legislaturas provinciales para el pensamiento y el accionar nacional y popular, lograr en el 2019 un nuevo gobierno democrático-popular, llevar adelante los cambios reales y profundos que necesita un país tan desigual, con tanta pobreza, pero con enorme riqueza, exige una Confluencia Nacional y Popular para poder concretarse.

La unidad a la que llama reconoce la diversidad y pluralidad de nuestro pueblo, sus diversas identidades políticas, sociales, y culturales. Propone, que más allá de las divisiones históricas en el seno del pueblo, la grieta es una estrategia de dominación del poder real, de las corporaciones de la derecha y el imperio para dividir ficticiamente a nuestro pueblo como condición para manipularlo, enfrentarlo y poder hacerse con el poder y aplicar las políticas neoliberales.

El conflicto real de la Argentina actual no es peronismo anti-peronismo, radicales o peronistas, kirchneristas o anti-k, la verdadera contradicción es entre nuestro pueblo y el gobierno de las corporaciones y la moderna oligarquía.

La Confluencia Nacional y Popular es entonces una estrategia para enfrentar al bloque hegemónico, y tiene en su centro una dura batalla cultural. Entre la Patria pensada como el proyecto común en el cual nos realizamos individual y comunitariamente y los valores del capitalismo salvaje y neoliberal donde predomina un darwinismo social, el egoísmo como motor de la sociedad, el todo vale, que destruye la Nación.”

Leído en: http://revistalabarraca.com.ar/primer-congreso-nacional-manifiesto-argentino/

“El ManifiestoArgentino” en Facebook:
https://es-la.facebook.com/Elmanifiestoargentino/

Allí dice: “El MANIFIESTO ARGENTINO anuncia su 1er. Congreso Nacional, a realizarse en la Ciudad de Santa Fe el día Sábado 3 de Junio.
Delegaciones y representantes de las 22 provincias y la CABA se harán presentes en dicha ciudad desde el Viernes 2, con el objetivo de debatir y aprobar el Nuevo Documento Liminar del colectivo fundado en 2001 y relanzado en Agosto de 2016.
Será un encuentro de trabajo y camaradería, y quienes estén interesados en participar deberán comunicarlo cuanto antes por mail a: elmanifiestoargentino@gmail.com
TODOS INVITADOS, ES ABIERTO, SÓLO DEBEN REGISTRARSE A ESA DIRECCIÓN O EN LA ENTRADA”

Educación y lectura: Embrutecer, pero que no se note. Mempo Giardinelli

mayo 29, 2017

Malas noticiasvienen cerrando programas de lectura

La columna de Mempo: Embrutecer, pero que no se note
May 22, 2017
Por Mempo Giardinelli*

“En materia educativa la restauración neoliberal a cargo del macri-radicalismo gobernante ha empezado a ejecutar las políticas más retrógradas de los últimos 100 años.

Si bien en el kirchnerismo hubo políticas contradictorias, y otras resultaron incompletas, el hecho relevante en materia educativa fue que durante 12 años el acento se puso a la vez en lo salarial, lo legislativo y lo social, puesto que en 2003 todo eran urgencias. Además sus políticas de lectura sentaron las bases para que las nuevas generaciones tuviesen pensamiento crítico e hiciesen culto de la memoria y el espíritu patriótico. Que se pudo hacer mejor, sin dudas. Pero es también indudable que el rumbo de los tres ministerios (Filmus, Tedesco, Sileoni) fue continuo. Rumbo que ahora es destruido con fría y antinacional determinación.

Los estafadores que hoy gobiernan pavimentan el camino hacia una educación empresarial, que pagarán “los que puedan” y no recibirá la mitad de la población. Para eso, con prisa y sin pausas, vienen cerrando todos los programas de lectura que durante años crearon nuevos lectores.

He aquí todo lo que discontinuaron en menos de un año y medio:

La compra y distribución de libros para bibliotecas escolares y colecciones de aula, que entre 2003 y 2015 entregó 96 millones de libros de texto escolar, técnicos, pedagógicos y de literatura, lo que además dio impulso a la industria editorial y cuya selección se hizo mediante procesos transparentes de licitación y con participación de especialistas de todo el país.

La edición, compra y distribución de libros para el Programa “Libros y Casas” del Ministerio de Cultura, que entregaba bibliotecas en cada vivienda social, así como las ediciones del Programa “Primeros años” del Ministerio de Desarrollo Social para comedores comunitarios, guarderías, hospitales y espacios afines.

La publicación y distribución de colecciones que conformaron un patrimonio común de lecturas en escuelas y bibliotecas de todo el país, como “Leer por leer” (4 millones de ejemplares en 5 tomos con 180 textos de literatura universal para los 180 días de clase), “Leer la Argentina” (7 tomos con 290 textos de autores de todas las regiones del país) y varios más.

La publicación y distribución de libros de lecturas para estudiantes y docentes, como “Para seguir creciendo” (5 tomos de lecturas literarias para egresados de cada nivel) y “Palabras para vos” (libros de cuentos de entrega domiciliaria a todo el padrón de docentes del país).

Cientos de publicaciones literarias breves y en formato económico con cuentos y poemas de autores de cada provincia y de los países del Mercosur, distribuidas en escuelas, colonias de vacaciones, canchas de fútbol, taxis, ómnibus, trenes, peluquerías, balnearios, hospitales, comedores, parques y plazas, de los que se repartieron más de 40 millones de ejemplares.

La dotación anual de colecciones de libros a cada aula de todas las escuelas públicas del país y cada sala de niños de 3 años con una bebeteca.

El programa de intensificación de la enseñanza de la lectura “Leer con todo” y el “Programa de Desarrollo Profesional en Alfabetización Inicial”.

Toda la política de fomento lector a través del Plan Nacional de Lectura (PNL), así como la financiación de planes provinciales que desarrollaron acciones propias, incluyendo encuentros de escritores, ilustradores y especialistas con niños, jóvenes y docentes en todo el territorio nacional. Y con el cierre del PNL la política de cercanía y contexto de su estructura federal (5 coordinaciones regionales con sus equipos) que garantizaban coherencia a la política nacional de lectura proveyendo recursos y acompañando a los equipos provinciales.

Y también los seminarios de capacitación para la formación de docentes mediadores por parte de especialistas y equipos del PNL; la instalación de Bibliotecas Abiertas en las cárceles de todo el país; la edición y distribución territorial de lecturas en lenguas originarias; la apertura de la Biblioteca Nacional con talleres de lectura y escritura, debates, conferencias temáticas y rescate del patrimonio literario y de la prensa gráfica. Y obviamente es repudiable la discontinuación del fomento de la lectura digital que produjo el vaciamiento del Programa Conectar Igualdad.

Todo eso han deshecho hasta aquí. Pero ahora, como frutilla de postre envenenado, viene lo peor: el Ministro Bullrich impone una aberrante propuesta que significará la destrucción lisa y llana del extraordinario avance lector logrado en lo que va del siglo.

Por circular enviada a fines de 2016 a todas las provincias, se exige ahora que los ministerios provinciales cumplan el así llamado “Plan Federal de Fomento de la Lectoescritura”, enunciado que delata una grave confusión conceptual porque la lectoescritura es proceso de enseñanza y no práctica a fomentar.

Sin dudas diseñado con criterio marketinero y propagandístico antes que pedagógico, este Plan es presentado como “Cadena Federal de Lectura”, está escrito en un absurdo castellano neutro y su propuesta central es organizar sesiones de 24 horas de duración junto a un “Lectomóvil” que visitará las provincias… Ordena el “diseño de la ruta federal lectora que mejor satisfaga criterios operativos, logísticos y presupuestarios”, que deben hacerse “en lugar público, simbólico, de fácil acceso, seguro y que no entorpezca el tránsito para aparcar…” Muestra clara del lenguaje idiota (en Argentina nadie aparca coches, sino que los estaciona) además exige que cada ministerio provincial se ocupe de garantizar un fuerte impacto en la prensa local.

Para esta “Cadena” lo fundamental es el control de los textos, por lo que ni siquiera se priva de disimular la censura previa: “Evitar incluir títulos que posean un lenguaje inapropiado (por ejemplo, uso de malas palabras o groserías), una temática incompatible con el Programa (por ejemplo, manifiestos políticos partidarios) o que provengan de autores que generen conflictos o suspicacias”. Sic y recontrasic.

La lectura para estos tipos no está vinculada a lo que leer es (un camino hacia el conocimiento y el pensamiento propio) sino a mostrar “escenas de lectura” en forma de “eventos” como los concursos de escritura para estudiantes de 6º de primaria, cuyo texto ganador será objeto de lectura en un estadio de fútbol…

Tan obtusa propuesta busca engañar a la opinión pública con fotos de gente leyendo. Pero, sobre todo, embrutecer a las próximas generaciones de estudiantes argentinos, sin que se note demasiado.”

Leído en: * La Barraca-Revista del pensamiento crítico.
(Las negritas y otros formatos son míos)

Debates: escuela pública argentina

mayo 20, 2017

Qué significa ser maestro (Declaración de Carta Abierta, 17 de abril de 2017)

“La escuela pública argentina surge de un gran debate inicial, propio de los comienzos del capitalismo industrial. ¿Hay que educar o instruir? La orientación que surgió siempre en nuestro país y siguió perseverante hasta hoy, fue la de educar. De ahí que su concepto educacional acentuaba lo público, lo colectivo, el sentimiento de participación en un destino común, y de este modo, un sentido de libertad y responsabilidad social. A nadie se lo dirigía hacia la senda de la servidumbre y del menguado aprendizaje, instruyéndolo apenas en la servicialidad a una lógica de sumisión. Este tema del primer nivel de la enseñanza es tan vital que se reproduce en el mundo universitario, donde siempre nos encontramos con la batalla entre formar ingenieros o instruir ingenieros en determinadas tecnologías útiles a ciertas industrias.

Si instruir era crear un nuevo proletario con sus conocimientos sumarios adecuados a la vida industrial que lo masacra, y encerrar allí las conciencias, educar consistía en cambio, en abrir la compuertas de cada alumno a una ciudadanía compleja, a la participación social, a la vocación intelectual y política, a ser hombres y mujeres plenas. Con muchas vicisitudes adversas y proyectos de desmantelamiento diversos de esta concepción humanística, que ocurrieron en demasiados períodos históricos de nuestro país, esta concepción aún sobrevive.

Fue y es la forma educacional crítica e integradora que se mantuvo siempre en el sistema escolar argentino gracias a maestras y maestros que sabían y saben –en un gran legado transmitido de generación en generación– que el protagonista central de la educación es el vínculo asombroso, vital y repleto de emocionante dramatismo entre maestros y alumnos. Ese vínculo nos lleva a una pregunta fundamental de la vida civilizatoria ¿Quién educa a los educadores? Nuestro país siempre mantuvo un horizonte generoso en todo su sistema educacional, un edificio entrecruzado y lleno de escalones interconectados, donde el aprendizaje del que enseña a aprender, la educación del que va a educar, constantemente se realizó como un acto igualitario, sorprendente y esencial. Allí nunca dejó de considerarse como núcleo fundante la delicada tarea iniciática que supone el primer acto de lectura y escritura.

Ante ello, no puede oponérsele una tabla de inasistencias o de licencias, fruto en gran medida del desprecio salarial hacia los educadores argentinos por parte del gobierno actual. Las estadísticas amenazantes, aunque tomen problemas reales que no es difícil resolver, revelan en cambio el desinterés de los actuales gobernantes, por el núcleo irreductible que mantiene el sistema escolar público: la vocación como saber maestro, el maestro como sujeto vocacional inquebrantable, la presencialidad no como una estadística inerte sino como un pizarrón siempre atravesado por la tiza fundadora, que se hace verbo en la persona de todo profesor y de todo educando.

¿Qué son estos temas gerenciales que regleta en mano condenan a los maestros y maestras a ser sujetos de estadistógrafos represivos y de represiones efectivas al caer la noche? ¡Son pobres hechos magnificados por argumentaciones viscosas ante la gran tarea que a pesar de todas las dificultades, se sigue realizando! Sin duda, es difícil defender la idea de una conciencia como tabula rasa, pero los maestros argentinos están en el centro de una red institucional de múltiples pavimentos, donde en uno de ellos se aloja el núcleo germinativo de algo maravilloso que gracias a ellos nunca dejó de existir. Ellos están siempre en una frontera. Es la frontera donde conviven familias, sociedad, tecnologías, disparidades a resolver, asimetrías a considerar, y fuertes ámbitos de comunidad afectiva irreversible, donde se zambullen en la página en blanco del primer cuaderno escolar, los que luego mantendrán ese iluminado momento en su evocación más sensible.

Por esa epifanía, por llamarla así, han pasado el científico que ha trabajado muy poco tiempo atrás en la construcción de satélites, pasaron los trabajadores argentinos con sus distintos niveles de especialización, los que mueven las máquinas de las fábricas, y deberán pasar los desplazados de hoy para ingresar al torrente de los protagonistas de la vida diaria, la vida social, política y cultural, pasaron los novelistas que han inventado personajes como Erdosain, Emma Zunz, Megafón, Mascaró o La Maga, el ingeniero que ha construido radares o el arquitecto que pensó ciudades laborales donde no se anulara un sentido de sociedad habitable y justa.

Todos vistieron su guardapolvo blanco de formación inicial, vivieron en la escuela su inmersión en la lengua, se asombraron por poder leer, por ingresar en el mundo de los símbolos, por comenzar a saber que vivirían de ahora en adelante en medios sociales amplios, incitantes y conflictivos.

Enseñar es un dramático y sensible acto valorativo que tiene normas y pasos progresivos, pero siempre como una suma de momentos repentinos y descubrimientos maravillosos que ocurren como quien se zambulle al mar. Todo eso se da en la escuela y auspiciado por su personaje central: el vínculo entre docente y alumno, que no es un vínculo administrativo, sino la construcción de la razón educativa, pedagógica, cívica y ética. La escuela argentina fue y es la sede de esa ética de la responsabilidad educativa y de la convicción, del estilo productivo que tienen los saberes. A todo este conjunto, que es el armazón intelectual y moral de una nación, quieren destruirlo. Quieren demolerlo considerando el presupuesto educativo como un gasto a ser comprimido, a la educación una mercancía, a la red de escuelas públicas como un depósito de inutilidades improductivas, al cuerpo de maestros y maestras como personajes prescindibles y reemplazables por nuevas formas pedagógicas, vecinas al entrenamiento, al couching, a la regimentación de conciencias, al acuerdo con corporaciones privadas que consideran la educación un negocio, lo que excede en mucho la distinción entre escuelas privadas y públicas, entre presentismo y ausentismo.

Desarmar el cuerpo docente nacional es una empresa persistente del gobierno. Retirar la paritaria nacional es un hecho económico que tiene repercusiones en el desprecio por la enseñanza, realizar pruebas ficticias para demostrar que habría un abrumador fracaso escolar en la escuela pública es una maniobra ya intentada muchas veces, que desconoce la fibra interna del acto de enseñar, que nunca es un registro acumulativo de conocimientos lineales. En cambio, así se lo quiere ver, para aplanar la escuela pública con una hipótesis sobre el conocimiento que sumerja a alumnos y docentes en una cadena de montaje tecnológica, que en vez de poner a estas al servicio de la enseñanza humanística calificada, pone a esta al servicio de nuevos actos de dominación de burocracias mercantiles de la educación.

La cuestión salarial no es separable de la cuestión educativa, de su debate entre los mismos docentes, de su reconstrucción desde la degradación a la que los someten las políticas gubernamentales –para después acusar de que reina en ellas un bajo nivel educativo-. Marchemos hacia la posibilidad de realizar medidas de lucha cada vez más sensibles a la complejidad de este momento crucial. Ser maestro es cada vez más una frontera trascendental y perentoria para todo el movimiento social argentino. El apoyo a CTERA, a todos los gremios docentes puestos de pie, a esta escuela itinerante y a los maestros y maestras argentinas, es un imperativo de la conciencia pública, democrática y pedagógica nacional.”

Declaración de Carta Abierta, 17 de abril de 2017. Copyright © 2017 Carta Abierta. Todos los derechos reservados. Las imágenes de dicho sitio.

Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas: enlaces a materiales

abril 5, 2017

Abril 2 (Argentina)

Veterano de Malvinas (Canciones y poesías alusivas)

Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas

2 de abril. ETERNAMENTE GRACIAS !!! HÉROES de MALVINAS !!!

Islas Malvinas: Canciones y poesías alusivas

Malvinas, una historia de reclamos

El destino americano de nuestras Malvinas (via Jorge Giles)

Una historia sobre las islas Malvinas y la Antártida en las estampillas argentinas

 

Huelga y movilización docente: Por qué paran los docentes

marzo 23, 2017

(Argentina, marzo de 2017)

(Foto vista en el Facebook de una amiga)

Foto Revista La Barraca de la Marcha Federal Educativa en defensa de los trabajadores docentes y de la escuela pública, 300 mil personas llegaron a la Plaza de Mayo.
Nota en: http://revistalabarraca.com.ar/marcha-federal-educativa-nuevo-momento-politico-social/

A %d blogueros les gusta esto: