Se terminó el aborto clandestino: el derecho es ley – vía InfoNews (Argentina)

Una lucha que llevó muchos años en éste, mi país… retrógrado* en muchos sentidos, dominado -al menos, en este tema- por intereses de religiones que, en lugar de ocuparse del crecimiento y realización espiritual de las personas, se ocupan de imponer, en la sociedad, dogmas antiquísimos sacados de su contexto original y tremendamente malinterpretados… Vamos por más! Ahora quiero un estado laico! Y quiero se sigan actualizando derechos al son de los cambios sociales… Espero que todo sea para bien.

«Hoy empezamos un nuevo camino. Las batallas que se vienen son muchas, pero serán libradas en un suelo más justo, más solidario, más democrático.

30 de diciembre de 2020 – 08:53

Por Andrea Conde

Se terminaron las innumerables marchas agitando pañuelos hasta que se nos cansaban los brazos.

Se terminó la vergüenza.

Se terminaron los ríos de tinta verde, volcados en libros, diarios y revistas.

Se terminó la hipocresía.

Se terminaron los mares de lágrimas, derramados ante tantas muertes absurdas.

Se terminó la angustia.

Se terminaron las excusas religiosas, las morales y las “científicas”.

Se terminó el silencio.

Se terminaron las diferencias, entre las que tienen mucho y las que no tienen nada.

Se terminó la maternidad obligatoria.

Se terminaron las perchas y las agujas de tejer.

Se terminó el perejil.

Se terminaron el punitivismo y el atropello a nuestros vientres.

Se terminó el aborto clandestino.

Hoy empezamos un nuevo camino, pavimentado de justicia, de un nuevo viejo derecho y de mucha fuerza. Esa fuerza colectiva que no nos dejó bajar nunca los brazos y que nos va a seguir alimentando para las batallas que se vienen, que son muchas, pero que serán libradas en un suelo más justo, más solidario, más democrático.

Así que brindemos.

Por las pioneras que se animaron a pararse en una esquina exigiendo un derecho del que todavía ni se hablaba.

Por las que nos precedieron.

Por las que pagaron con su vida la injusticia.

Y por nosotras, que hoy nos fundimos en un abrazo verde infinito que no vamos a olvidar jamás.

Es ley.»

*Por Andrea Conde, politóloga, militante feminista, ex legisladora porteña.
Leído en: https://www.infonews.com/aborto/se-termino-el-clandestino-el-derecho-es-ley-n341300

*retrógrado: Que es partidario de ideas o instituciones políticas o sociales propias de tiempos pasados.

Argentina: Las claves de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE)

«Tras la sanción en el Congreso, los puntos fundamentales de la normativa que garantiza el derecho al aborto en la Argentina.

30 de diciembre de 2020 – 09:53

La Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) sancionada este miércoles por el Senado de la Nación despenaliza y legaliza el aborto en las primeras 14 semanas de gestación. Esa es la clave del texto, pero, ¿cuáles son los principales puntos de la normativa que garantizó el derecho a todas las personas con capacidad de gestar?

El punteo:

Se consagra el derecho de mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar a decidir la interrupción del embarazo, requerir y acceder a la atención del aborto y recibir atención postaborto en los servicios del sistema de salud.

La iniciativa cumple los compromisos asumidos por el Estado argentino en materia de salud pública y derechos humanos.

El aborto se permitirá hasta la semana catorce, inclusive, del proceso gestacional.

Fuera de ese plazo solo se podrá acceder en caso de violación, o si estuviere en peligro la vida o la salud integral de la persona gestante.

En el caso de menores de 13 años se requiere un consentimiento informado y la asistencia de, al menos, uno de sus progenitores o representante legal.

Para adolescentes de entre 13 y 16 años, deberá tener un acompañante o «referente afectivo».

Las personas mayores de 16 años tienen plena capacidad por sí para prestar su consentimiento.

Previo a la realización del aborto se requiere el consentimiento informado de la persona gestante expresado por escrito.

El profesional de salud que deba intervenir de manera directa en la interrupción del embarazo tiene derecho a ejercer la objeción de conciencia.

En el caso de que una institución privada no cuente con profesionales para realizar la interrupción del embarazo deberá disponer la derivación a otra institución.

El personal de salud debe observar un trato digno, respetando las convicciones personales y morales de la paciente.

Se deberá mantener la privacidad y el derecho a la intimidad de las personas que recurran a las instituciones para pedir un aborto.

En los casos de violación cuyas víctimas fueran niñas o adolescente, se deberá denunciar este delito

Leído en: https://www.infonews.com/ley/las-claves-la-interrupcion-voluntaria-del-embarazo-n341301

30 de diciembre de 2004, tragedia de Cromañón: la indiferencia ante la vida del otro

Un mal recuerdo…

Leo en Wikipedia: «La tragedia de Cromañón fue un incendio producido la noche del 30 de diciembre de 2004 en República Cromañón, establecimiento ubicado en el barrio de Once de la ciudad de Buenos Aires, durante un recital de la banda de rock Callejeros. Este incendio provocó la peor tragedia mundial en la historia de la música de rock y una de las mayores tragedias no naturales en Argentina dejando un saldo de 194 muertos y al menos 1432 heridos.

Esta tragedia causó, además, importantes cambios políticos y culturales. Los familiares de los jóvenes fallecidos y los sobrevivientes del incendio conformaron un gran colectivo de movilización pública y demanda de justicia, por las muertes y los daños sufridos…» 

 

Entrevista* a Silvia Bleichmar, lúcida analista de los fenómenos sociales, rescata un concepto de la filósofa Hanna Arendt, que influyó en el pensamiento social del siglo XX. Se trata de «la banalidad del mal», que es el acostumbramiento a cualquier barbarie cotidiana, sintiendo indiferencia aun por las atrocidades sobre las que se tiene responsabilidad.

-¿Es posible realizar una comparación metafórica entre República Cromañón y la Argentina?

-Por supuesto. Vivimos en un país en el cual los jóvenes se ven sometidos constantemente a riesgos mayores: la pérdida de futuro, la desprotección cotidiana, la muerte precoz. Pero también es una metáfora de la sensación catastrófica que todos padecemos, y no sólo por la corrupción y la subordinación de la vida a la voracidad económica, sino por la naturalización de la muerte.

-Para algunos de los sobrevivientes se trató de un crimen colectivo. ¿Comparte usted esa idea?

-En sentido amplio sí, pero lo que define la criminalidad de un acto no es sólo el resultado sino la intención. Y en este sentido veo este hecho más cerca del concepto de «banalidad del mal»: el daño producido a los seres humanos por la indiferencia. Es una criminalidad despojada de odio y racionalizada por los números. Qué conviene más: modificar un error en la producción de automóviles que podría propiciar accidentes o enfrentar las posibles demandas que este error pudiera producir en caso de provocar accidentes mortales. La indiferencia ante el sufrimiento ajeno en aras de la conservación de prebendas económicas es el modo como opera la banalidad del mal.

-¿Cómo se inscribe este hecho terrible en el imaginario colectivo?

-Como un aporte más al escepticismo y la desesperanza. La tragedia produjo y sigue produciendo dolor, pero no asombro, no la indignación suficiente, no la convicción de que «esto no puede ser». Nos hemos habituado a vivir sobre un trasfondo de horror, y esta naturalización es el mayor obstáculo para salir de ello. En un texto sobre los miedos de los argentinos, decía que la paz es el derecho a los miedos privados. En épocas de paz, uno puede tenerles miedo a los perros, a los vuelos en avión, a las tormentas… En épocas de riesgo se comparten y hasta uniforman los temores: miedo a los secuestros, a la pérdida del trabajo, a la muerte de los hijos…

-Frente al espectáculo de tantas muertes evitables, ¿cómo recomienda actuar ante los chicos?

-A partir de un episodio traumático, la gente vuelve una y otra vez a la cuestión. Se busca así la significación que sólo la palabra puede otorgar. Esa función cumplen las imágenes a las cuales nos quedamos pegados en el televisor: es como si tratáramos de desentrañar algo que no podemos significar, que no podemos metabolizar. Por eso, es recomendable regular el acceso a la imagen, y más aún en el caso de los niños. Vivimos con un exceso de imágenes y un déficit de simbolización de las mismas, vale decir, de capacidad de comprensión. Por eso son necesarias las explicaciones, y sobre todo escuchar al niño para saber qué es lo que ha producido en su psiquismo lo que está viendo.

Es notable cómo en estos días los chicos han introducido esta cuestión en sus juegos y observaciones: desde un grupito de chicos que tuve ocasión de ver, que había agregado a su club campestre -una mesita con banquitos bajo los árboles- una «salida de emergencia» que consistía en un claro entre las ramas, hasta una niña que entró en un local de hamburguesas y preguntó: «¿Dónde está el matafuegos?».

-De la tragedia, ¿podemos rescatar la existencia de un país solidario?

-Lo hubo ante la tragedia de Cromagnon, como lo hubo ante otras tragedias. Este país existe, y da pruebas periódicamente de que guarda las reservas morales que salieron a dar de comer en 2002 y que permitieron el apoyo mutuo en el período siguiente.

-¿Es posible pensar en que, además de exigir justicia y reclamar responsabilidad política, se comience a ejercer las propias responsabilidades? Pienso en chicos en un recital pidiéndo que no prendan bengalas…

-Sólo la conciencia compartida sobre el valor de la vida puede posibilitar esto. Deberemos debatir en los próximos años cómo las formas transgresivas de la cotidianidad son efecto y causa de un modo de representación en el cual la supervivencia es azarosa, y que da cuenta de la precariedad con la cual protagonizamos nuestras vidas. Además, gran parte de la sociedad se ha dado cuenta de que el reclamo a los gobernantes debe sostenerse en el marco de una asunción compartida de la protección a los jóvenes, ante el estado de devastación moral que padece nuestro país.

*Por Tesy De Biase – Para LA NACION.
Leído en: Silvia Bleichmar/Facebook

Habla una cocinera – Hilda Rais

en tierra tan singular / que penaliza abortar…

icono,

Les habla una cocinera

que como toda mujer
hubo oficios de aprender:
hortelana y niñera,
madre, nodriza, partera
y, como todas, aquí,
por las leyes maltratada,
pretendo sea respetada
nuestra forma de vivir,
por ello os he de decir:
Un Papa nos extramura,
un rey de turno obedece
y ordena a sus feligreses
ficción de ley con premura:
disfrazar la dictadura.

El marqués José Vicente
sostiene razón prudente:
fetismo no es humanismo.
Hombre que piensa lo mismo
que mujer, es un valiente.
Entonces, pues, aclaremos
esta fiera confusión
este apriete, esta opresión
por si alguna vez dudamos;
puede que sí pues estamos
en tierra tan singular
que penaliza abortar
cuando la experiencia enseña
que la mujer es la dueña
de no desear maternar.
Sueña la iglesia que sabe, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando
y a todo mundo prohibe
discutir lo que prescribe:
qué delicia es permitida,
cuál guerra es una Cruzada,
qué gente es la inadecuada y
–vaticana y protegida–
cuándo comienza la vida.
¿De qué vida conversamos?
Flores, pájaros, verduras,
animales de pastura,
son vida y no nos culpamos
cuando esa vida acabamos.
No se tome esto a broma:
una pluma no es paloma,
la semilla no es zapallo
y simiente no es caballo.
Hablemos, pues, de persona.
La idealización no evita
conocer algo profundo:
persona se es en el mundo
–aunque sea pequeñita–
si en otro cuerpo NO habita.

¿Es lo humano una ilusión,
una sombra, una ficción?
¿La raicilla, es rabanito?
¿Es la yema un pollito?
¿Tiene un huevito razón?
¿Es la masa un pan horneado?
¿Un poroto, es un guisado?
¿Es un choclo carbonada
o la aceituna empanada?
¿La escama, es un pescado?
Tanto ejemplo no es en vano,
el semen no es un enano,
el óvulo no es doncella,
cigoto no es vida bella,
EMBRIÓN NO ES SER HUMANO.

Poema leído en: https://apolodora.blogspot.com/2012/10/habla-una-cocinera-hilda-rais.html

Hilda Rais (Buenos Aires, 1951 – Buenos Aires, 2016) fue una escritora, poetisa y activista de género argentina. Integró la comisión que logró la sanción de ley de patria potestad compartida en 1985, último eslabón para el logró de la igualdad jurídica del hombre y la mujer en Argentina. Integró grupos de acción feminista y de derechos humanos relacionados con la diversidad sexual… (Wikipedia)

CUANDO LAS MUJERES DIJERON UFA /Página 12 /suple Las 12

Hace 40 años –cuando aún no existía la ley de divorcio, la patria potestad la ejercía el padre y la palabra aborto apenas se susurraba– un grupo heterogéneo de mujeres fundó la Unión Feminista Argentina, a la que se sumó prontamente la entonces adolescente Hilda Rais, quien participó en múltiples actividades dentro del naciente movimiento, y paralelamente desarrolló una carrera literaria escribiendo varios libros colectivos, dictando originales talleres y, sobre todo, produciendo tres volúmenes de acrisolada, admirable poesía… (La nota en: https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-5425-2010-01-08.html)

Maradona entre filósofos – Ricardo Forster (vía Página/12)

«Diego, Walter Benjamin, el norte y el sur – Un congreso de filosofía en Alemania y una pelea de alto voltaje sobre Maradona, el insolente capaz de plantársele a los poderosos del futbol, de la economía y del espectáculo circense.
Por Ricardo Forster*

Foto: Página/12

(Primeramente, el autor nos contextualiza acerca de cuándo y cómo ocurre lo que pasa a relatar) «… Fue precisamente en uno de esos almuerzos, que en esa ocasión compartimos con cuatro académicos italianos, cuando el nombre de Maradona rompió la serena conversación de filósofos que hablaban de Benjamin y sus múltiples derivas que nos podían llevar a la Alemania nazi o a la revolución rusa o a recorrer las estéticas del barroco o a la experiencia del exilio y el suicidio. Una conversación fluida, algo erudita pese a ciertos desajustes idiomáticos, amablemente intensa pero sin asomo de conflictos o disidencias hasta que, ya no recuerdo quien -sospecho que fuimos los argentinos los que rompimos la monotonía académica- deslizó la palabra fútbol y, como no podía ser de otro modo, eso derivó en las campañas del Napoli y en la demasiado reciente eliminación de Italia en el mundial que ellos mismos habían organizado imaginando una final entre Italia y Alemania sin siquiera poder soñar la pesadilla de Goycochea atajando penales y un relator italiano inmortalizando el “siamo fuori” mientras Maradona y sus compañeros se abrazaban en un estadio napolitano en completo silencio sufriendo por la eliminación de la azzurra y, secretamente, disfrutando con el colosal triunfo del Diego que volvía a concretar una hazaña inimaginable. 

Tres de los italianos eran del norte, uno de Milán, otro de Turín y, si no recuerdo mal, el tercero de Florencia; el cuarto era de Nápoles. Nicolás y yo hicimos una cerrada defensa de Maradona y, para nuestra sorpresa e incredulidad, los tres italianos del norte dejaron su amabilidad y comenzaron a descalificar a Diego con palabras cargadas de resentimiento y racismo. En ellos ya no había erudición ni melancolía por una modernidad en crisis que había cobijado la filosofía de Benjamin. De la posmodernidad insulsa y relativista pasaron, sin estaciones intermedias, a las diatribas más oscuras y antipopulares. El cuarto italiano, el oriundo de Nápoles, se puso hecho una fiera y salió en nuestra defensa. Con pasión habló largamente de Maradona y del fervor sacramental que había despertado en el pueblo de su ciudad. Habló también de la reparación histórica que para los meridionales había significado destronar a la Juventus y a los otros equipos del norte que siempre se repartían los campeonatos y las riquezas mientras en el sur dejaban la miseria y el abandono. Con recursos que no parecía poseer siendo como era un sereno especialista en la filosofía alemana de entreguerras, se lanzó a vindicar a un Maradona convertido, por obra y gracia de la devoción, en el heraldo de los desclasados y de los derrotados, en el redentor de los negros de la historia y en el insolente capaz de plantársele a los poderosos del futbol, de la economía y del espectáculo circense. 

Los otros tres profesores de filosofía, muy elegantes y refinados, a los gritos intentaron acallar el elogio olímpico que el filósofo napolitano estaba ensayando de un Maradona convertido, de repente, en el centro de un litigio cultural y político. Todo el desprecio de los filósofos del norte se dirigió a defenestrar a Maradona, a su conducta extravagante, a sus veleidades de semidios entronizado por la camorra para terminar reivindicando la superioridad del norte frente al sur africanizado. Nicolás y yo, por supuesto, cerramos filas con el ya entrañable amigo napolitano y, de no haber mediado la intervención de otros filósofos neutrales, creo que uno fue Michael Löwy –gran especialista de origen brasileño en Benjamin y residente desde hacía décadas en París- y el otro el presidente del congreso, el profesor Glüber si mal no recuerdo, quienes literalmente lograron separarnos y serenar los ánimos, aquella comida de camaradería hubiera terminado muy mal.

Lo sorprendente había sido que un almuerzo que transcurría serenamente y sin ninguna señal que anticipara lo que iba a ocurrir pocos minutos después, culminó en una casi batalla campal de dos argentinos y un napolitano contra tres desencajados filósofos del norte que, apenas escucharon el nombre de Maradona, se transformaron en bizarros portadores de los peores improperios clasistas y racistas. Una vez más el santo y seña de “Maradona” había funcionado como aglutinador de una nueva fraternidad entre dos sudacas y un meridional contra la soberbia de un norte germanizado y cargado de rencor y resentimiento contra el pobrerío venido del sur tanto de América como de la península. Nosotros, junto con un Maradona imaginario, pasamos a ser, para los filósofos de Milán, Turín y Florencia, oscuros africanos portadores del atraso y la incultura. Ya no se hablaba de Benjamin, de la lectura a contrapelo de la historia de los vencidos que caracterizó su pensamiento filosófico-político, sino que, arrojando al berlinés al tacho de basura, se dedicaron a oponer, una vez más, la eterna disputa entre la civilización -que ellos representaban- y la barbarie -que a la sazón era representada por Maradona-.

Nosotros, maradonianos, éramos, para ellos, incurables portadores de irracionalismo tercermundista. Aquel día sellamos un acuerdo con el único de los cuatro filósofos italianos que se mostró a la altura de una visión benjaminiana de la historia, aquella que defendía a los débiles, a los desarrapados y a los plebeyos todos reunidos en el nombre redentor de Diego Armando Maradona: el dios de los napolitanos y el eterno gambeteador de las injusticias, los poderes y las hipocresías de los dueños de la riqueza y de la pelota y que, otra vez, volvió al potrero de Fiorito del que nació el maldito entre los malditos, aquel que osó desafiar a los “civilizados” para recordarnos aquella frase de Benjamin que decía “que todo acto de cultura es, al mismo tiempo, un documento de barbarie” . Sin apenas darnos cuenta fuimos, Nicolás y yo, testigos y partícipes de un partido que se sigue jugando desde el fondo de la historia: el de los plebeyos representados por un demonio llamado Maradona y el de los poderosos y opulentos incapaces de comprender de qué lado está la verdad, la justicia y la belleza.»

*Ricardo Foster:
https://es.wikipedia.org/wiki/Ricardo_Forster
https://www.pagina12.com.ar/autores/33748-ricardo-forster

Leído en: pagina12.com.ar/308664-maradona-entre-filosofos

El post-amor – Darío Sztajnszrajber

Estos videos de Facultad Libre* con charlas de Darío Sztajnszrajber, me están ayudando a pasar el aislamiento. No se lo pierdan, saldrán enriquecidos como personas… (AVISO: El audio mejora a los 2 minutos)

Por Darío Sztajnszrajber (pronunciado /shtainshráiber/; Buenos Aires, Argentina; 16 de junio de 1968) es un escritor, divulgador de filosofía, ensayista, docente, y presentador en televisión…

En la Facultad Libre de Rosario/Santa Fe/Argentina:
http://www.facultadlibre.org

Visto en: https://www.youtube.com/watch?v=w6KtHNh-_HE

También: El amor:
https://acuarela.wordpress.com/2020/03/30/el-amor-dario-sztajnszrajber/