Posts Tagged ‘Beat Generation’

Estuve leyendo: La filosofía de la generación beat Y otros escritos. Por Jack Kerouac

enero 10, 2019

“La Generación Beat fue una visión que tuvimos John Clellon Holmes y yo, y Allen Ginsberg de manera aún más salvaje, hacia fines de los años cuarenta, de una generación de hipsters locos e iluminados, que aparecieron de pronto y empezaron a errar por los caminos de América, graves, indiscretos, haciendo dedo, harapientos, beatíficos, hermosos, de una fea belleza beat (…) beat quería decir derrotado y marginado pero a la vez colmado de una convicción muy intensa.” / JACK KEROUAC

La publicación, en 1957, de En el camino le confirió a Jack Kerouac una fama súbita cuya administración (la administración de su brillo y la de su decadencia) lo ocuparía casi hasta su muerte. Un efecto colateral de esa fama fueron los encargos que recibió de distintas revistas. Si bien había tenido una iniciación en la crónica periodística ya antes de los veinte años, Kerouac aprovechó ahora esa demanda para justificarse a sí mismo. Los artículos, ensayos y ficciones breves incluidos en este libro, originalmente publicados en su mayoría en revistas como Esquire, Playboy, Evergreen Review o Escapade, y traducidos aquí por primera vez al español, tienen una sostenida entonación programática: la tienen ya sea porque adoptan la forma nítida del manifiesto (como los famosos escritos sobre poética y sobre la “prosa espontánea”), o porque ponen en acto ese mismo programa tanto a la hora de relatar el encuentro de Kerouac con un fantasmal cantante de blues que podría ser él mismo como en sus crónicas deportivas, en la descripción del nacimiento del bop o de las afinidades de su escritura con las fotos de Robert Frank o la prosa de Céline.

Además de la justificación, Kerouac tiene en mente el ajuste de cuentas con la propia Beat Generation, y lo resuelve oscilando entre el recuerdo de sus orígenes y la crítica de su evolución. Si existía algo que pudiera llamarse “filosofía” de la Generación Beat, Kerouac era el único en condiciones de formularla. La Generación Beat fue acaso la generación de un hombre solo, el propio Kerouac, ángel profano, que no quería pertenecer a ninguna generación.”

Pablo Gianera
Colección: Numancia – Traducción de: Pablo Gianera – Prólogo de: Robert Creeley – ISBN: 978-987-1622-36-8 – Páginas: 224.

Leído enhttp://www.cajanegraeditora.com.ar/libros/la-filosofía-de-la-generación-beat

Relacionado: Los beats: una tribu visionaria

Anuncios

Estuve leyendo: Chau loco! Los hippies en la Argentina de los setenta, por Miguel Cantilo

noviembre 30, 2018

Me encantó conocer más acerca de ellos… Y si bien, en los ´70, yo era una niña, me doy cuenta que muchos de sus ideales y de sus sueños aún siguen siendo los míos

“Durante cerca de una década, yo me consideré hippie en lo más íntimo de mí mismo e intenté incorporar a mi estilo de vida las premisas que recogía de poetas, cantautores, artistas y gente de la calle que coincidía con ese punto de vista.

Ser hippie era tan sencillo y libre, en principio, como adherir a una moda o a una tendencia social.

Mi intención en estas páginas es narrarle al lector a través de anécdotas, semblanzas y referencias cronológicas, la inserción del fenómeno hippie en una de las décadas más conflictivas de nuestro país. Muchos de los protagonistas de estas historias participaron del “banquete de pordioseros” que dominó buena parte de las décadas del sesenta y setenta, la fiesta hippie, con sol, flores, amor libre y música.

La celebración psicodélica que ha dejado herencias que han sido definitivamente incorporadas por la sociedad occidental a la vida cotidiana.

Vaya pues la memoria a homenajear tiempos de cambios sustanciales en la corteza de nuestra civilización, edades de ambiciones desmedidas, de sueños irrestrictos y de consignas audaces que hoy pueden sonar infantiles.

Y vayan estas páginas como tributo a todos los que se sintieron hippies en buena ley y, estando dónde y cómo estén, lo evocan con una sonrisa y una secreta nostalgia.”

Miguel Cantilo – Editorial Galerna, 2000.
Esta reseña enhttp://www.loslibrosdelrockargentino.com/2008/12/chau-loco.html

Estuve leyendo: Las ideas del rock, por Sergio Pujol

noviembre 20, 2018

Una reseña, desde el sitio del autor:

“Asociado a la rebeldía y el inconformismo juveniles, el rock produjo una revolución cultural cuyos efectos aun modelan buena parte de nuestra vida cotidiana. Nació en tiempo de jazz, el blues y la generación beat, y pronto se convirtió en la expresión popular de aquellas formas de espíritu contestatario. Fue la voz de una generación enfrentada a la moral sexual instituida y la segregación racial, y al calor de sus demandas barrió tabúes sociales y jerarquías artísticas a lo largo del mundo entero.

En este libro, Sergio Pujol ensaya la historia intelectual de un género considerado, en más de una oportunidad, como inculto e ignorante. En un arco que va de la transgresión corporal de Elvis a los experimentos vocales de Björk, y sin desconocer las contradicciones ideológicas del fenómeno, Las ideas del rock reconstruye los hilos de una historia signada por discontinuidades y rupturas, pero también por un cierto carácter inmutable, ese que convirtió a la música de los jóvenes en la voz de una discrepancia profunda.”

Leído en: http://sergiopujol.com.ar/

Relacionados: Los beats, una tribu visionaria  –  Gregory Corso

Museo de Los Beatles en Argentina

mayo 14, 2015

Qué lindo!

El Museo Beatle de Buenos Aires es fruto del esfuerzo de Rodolfo Vázquez, el mayor coleccionista mundial de objetos de Los Beatles, reconocido por el libro Guinness de los Records…

museobeatle3ar

museobeatle4ar

museobeatlesarg

museobeatles2ar

Fotos tomadas del video de Agencia Télam de Noticias:
http://www.telam.com.ar/multimedia/video/8892-museo-de-los-beatles-en-argentina/

Los beats: una tribu visionaria

abril 19, 2013

Lecturas…

“La Beat Generation fue una poderosa bengala poética que irrumpió en el firmamento cultural de Occidente a mediados del siglo XX, y sus destellos todavía relampaguean entre las almas jóvenes que siguen ardiendo “por la primigenia conexión celestial con el estrellado dinamo de la maquinaria de la noche”, como cantó Allen Ginsberg.

Beat-generation

Las crónicas de la época dicen que ese movimiento literario surgió en Estados Unidos después de la II Guerra Mundial (1939/45), pero en verdad este conflicto bélico se extendió hasta 1975, cuando el último helicóptero de ese país levantó vuelo sobre la embajada norteamericana en Saigón con un puñado de fugitivos a bordo: recuerdo las manos desesperadas de quienes quedaban abajo en tanto el Ejército de Liberación Nacional completaba la conquista de la capital de Vietnam. Vi las escenas del evento por TV en el departamento de Ginsberg en Nueva York.

Estados Unidos había combatido en Corea contra el comunismo (1950-53) y repitió la experiencia a partir de 1954 cuando los insurrectos vietnamitas derrotaron al ejército colonial francés de Indochina ese año. La palabra “paz” era apenas una palabra bonita en los discursos de la ONU. Ser norteamericano en aquellas décadas no fue una experiencia excelsa. Todo lo contrario. Igual que ahora en Irak.

Tampoco puede decirse que los Beats fueron una “generación” en el sentido neto de la expresión. En parte “abatidos” y en parte “beatíficos”, en una sociedad signada por la segregación racial, la represión anticomunista, la amenaza del holocausto atómico inducido por la denominada “guerra fría” y el puritanismo protestante, no pasaron de ser un sexteto de talentosos alucinados formado por Ginsberg, Jack Kerouac, Neal Cassady, William Burroughs, Gregory Corso y Lucien Carr. Que contaron con la compañía amistosa de otros intelectuales inspirados: John Clellon Holmes, Philip Lamantia, Herbert Huncke, Lawrence Ferlinghetti, Philip Whalen, Gary Snyder y Michael McClure. Y que nos legaron una obra monumental.

Kerouac escribió su célebre novela “En el camino” en 1951. Allí clamaba: “Los únicos que me interesan son los locos, los locos por vivir, locos por hablar, locos por salvarse, deseosos de todo al mismo tiempo, los que nunca bostezan ni hablan de lugares comunes; sino que arden, arden, arden como fabulosas bengalas pirotécnicas que estallan en el cielo como arañas cruzando las estrellas.”

Ginsberg leyó en público el manuscrito de su poemario “Aullido” por primera vez en 1955: el texto se convirtió en el manifiesto de su tribu al principio, y de la contracultura internacional años después. Ferlinghetti, su editor, fue enjuiciado (y absuelto) al año siguiente por difundir pornografía. “El almuerzo desnudo” de Burroughs se editó inicialmente en París (1959) debido a la férrea censura estadounidense.

Los Beats no sólo incidieron en la consolidación de la contracultura de la década posterior sino que influyeron en figuras notables del Rock como Bob Dylan, Jim Morrison, Janis Joplin, Patti Smith, John Lennon y David Bowie, entre otros: abrieron rumbos al despliegue del movimiento hippie de los años ’60 y a la experiencia psicodélica. Ginsberg proclamó a Kerouac como “nuevo Buda de la prosa americana” y no exageraba.

El ímpetu visionario de los Beats chocó fuertemente con los estereotipos de la naciente “sociedad de consumo” y el American Dream estadounidense (el sueño de la abundancia sin fronteras, que el célebre novelista Henry Miller denominó “pesadilla con aire acondicionado”).

Todos rindieron tributo al espíritu nómade y bohemio que comenzaba a ser sitiado por metrópolis y autopistas. Como portadores de un explícito delirio angelical, no habían nacido para competir con los políticos en las tribunas de la hipocresía. Ya no caminan entre los vivos. Pero recorrieron las rutas del Nuevo Mundo como cohetes y todavía el horizonte ostenta marcas de su libertad irrenunciable.”

Autor de Beat Days (editorial Galerna)
Foto: del blog The Imperfect Traveller

A %d blogueros les gusta esto: