Posts Tagged ‘dios’

Paseando por Facebook: Tiempos de Apostasía

enero 22, 2020

“No uses el sólo Dios me puede juzgar como excusa para pecar con libertad.”

PD: Vendría a ser una muy mala interpretación de la “libertad”…

Leído enhttps://www.facebook.com/tiemposdeapostasia/

Preguntitas sobre Dios (o Las preguntitas) – Atahualpa Yupanqui

enero 20, 2020

Enero 31, 1908, su natalicio.

Don-ata

Un día yo pregunté:
¿Abuelo, dónde está Dios?
Mi abuelo se puso triste,
y nada me respondió.

Mi abuelo murió en los campos,
sin rezo ni confesión.
Y lo enterraron los indios
flauta de caña y tambor.

Al tiempo yo pregunté:
¿Padre, qué sabes de Dios?
Mi padre se puso serio
y nada me respondió.

Mi padre murió en la mina
sin doctor ni protección.
¡Color de sangre minera
tiene el oro del patrón!

Mi hermano vive en los montes
y no conoce una flor.
Sudor, malaria y serpientes,
es la vida del leñador.

Y que naide le pregunte
si sabe dónde está Dios:
Por su casa no ha pasado
tan importante señor.

Yo canto por los caminos,
y cuando estoy en prisión,
oigo las voces del pueblo
que canta mejor que yo.

Si hay una cosa en la tierra
más importante que Dios
es que naide escupa sangre
pa’ que otro viva mejor.

¿Qué Dios vela por los pobres?
Tal vez sí, y tal vez no.
Pero seguro es que almuerza
en la mesa del patrón.

Letra desde: cancioneros.com
http://www.cancioneros.com/nc/1611/0/preguntitas-sobre-dios-o-las-preguntitas-atahualpa-yupanqui

Video en: YouTube

“Soy un cantor de artes olvidadas que camina por el mundo para que nadie olvide lo que es inolvidable: la poesía y la música tradicional de Argentina…

Un deseo profundo vive en mí: ser un día el rostro de una sombra sin imagen alguna, y sin historia. Ser solamente el eco de un canto apenas acorde que señala a sus hermanos, la libertad del espíritu…”

De: Fundación Atahualpa Yupanqui

PD: Sus canciones/poemas me conmueven… Camino del indio  Indiecito dormido  Luna Tucumana/Coplas de Bagualas del Valle Calchaquí

Estuve leyendo: Las neuronas de Dios. Una neurociencia de la religión, la espiritualidad y la luz al final del túnel – Diego Golombek

abril 2, 2019

Me da la impresión que las Neurociencias se están poniendo de moda. Dejo aquí algunas frases que anoté en mi lectura

“La gente se divide en dos grupos cuando experimenta algo con suerte. El grupo número uno lo ve como algo más que suerte, más que una coincidencia. Lo ve como un signo de que hay alguien ahí arriba, cuidándolos. El grupo número dos lo ve como pura suerte, como feliz casualidad.” (Cit. por Diego Golombek, en Las Neuronas de Dios, pag. 36, de la películas “Signos” (M.Night Shyamalan, 2002).

“…a los humanos nos encantan las ilusiones, y encontrarles significado trascendental es uno de nuestros pasatiempos favoritos…”

“…los lóbulos temporales suelen estar siempre en la lista de posibles culpables de voces y apariciones santísimas, cuando la actividad eléctrica de sus neuronas enloquece, el paciente puede perder todo contacto con el mundo terrenal, estar ausente o ver lo que no hay…” (pag.91) “… hay otras áreas del cerebro que también se activan durante las prácticas espirituales” (pag.101)

“…el fármaco ketamina que se usa en anestesia veterinaria… tiene a veces el efecto de producir la visión de la típica luz al final del túnel, del cuerpo desde arriba, del cielo y de la reunión con seres del más allá… Es un ansiolítico disociativo…”

“Es una obsesión del ser humano
siglos intentando hablar con dios.
Y se ve que dios anda ocupado
porque mucho no respondió”

(Agarrate Catalina, grupo uruguayo de murga).

“La religión es el suspiro de la criatura humana, el sentimiento de un mundo sin corazón, así como el espíritu de una situación sin alma. Es el opio del pueblo. Se necesita la abolición de la religión entendida como felicidad ilusoria del pueblo para que pueda darse su felicidad real. (Karl Marx-Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel, 1844)”

Una reseña del libro:
“Muchos pensarán que este es un libro más sobre el eterno enfrentamiento entre la ciencia y la religión, entre la fuerza de la razón y la fuerza de la fe. Nada de eso. Diego Golombek propone una mirada mucho más novedosa e interesante. Por primera vez, las ciencias naturales pueden estudiar la religión en lugar de burlarse de ella; por primera vez, la ciencia puede responder una pregunta inquietante: ¿por qué, en pleno siglo XXI, seguimos creyendo en algo o alguien superior, llámese Dios, meditación trascendental, espiritualidad o sentido de la vida? ¿De dónde surge esta necesidad, antigua como nuestra especie, que en algún momento de nuestras vidas nos lleva a preguntarnos por lo que habrá “después” o lo que está “más allá”? ¿Viene “de fábrica” o es un producto de la cultura?

En su viaje al corazón de las creencias, Diego Golombek pasa revista a un sinfín de experimentos que muestran cómo actúan las neuronas de monjas rezadoras, budistas meditadores, pentecostales o iluminados con LSD, peyote, ayahuasca y hongos alucinógenos varios. Sin olvidar a las personas que han atravesado experiencias límite, como trances epilépticos o la vivencia de la propia muerte con la misteriosa luz al final del túnel. Los resultados permiten identificar circuitos neuronales que están en la base de visiones y experiencias místicas. Y hay más: los estudios revelan también que la religión tiene un efecto ansiolítico, estimula la empatía con los demás y los lazos comunitarios, y aporta mayor seguridad personal.

Con sentido del humor y una claridad a toda prueba, Diego Golombek llega a poner sobre la mesa del laboratorio su propio mapa genético y sus experiencias personales para marcar los hitos de un recorrido imperdible, ¡nada menos que la búsqueda de Dios en los pliegues del cerebro humano!”

La reseña es de: http://www.sigloxxieditores.com.ar/fichaLibro.php?libro=978-987-629-479-9 (de la colección Ciencia que ladra… Serie mayor).

Dios y el Buda — El Blog de Wim

enero 14, 2019

Conociendo blogs

vía Dios y el Buda — El Blog de Wim

La voluntad de Dios y la pobreza

mayo 27, 2015

Leyendo a Thomas Merton

“Es bastante fácil decirle al pobre que acepte su pobreza como voluntad de Dios, cuando tú tienes ropas abrigadas, mucha comida, cuidados médicos, un techo sobre tu cabeza y no te preocupa el alquiler. Pero si tú quieres que ellos te crean, trata de compartir algo de su pobreza… ¡y ve si puedes aceptarla como voluntad de Dios!”

De: “Nuevas semillas de contemplación”.

A %d blogueros les gusta esto: