Día de la Pachamama/Mamapacha – Invocación para la siembra

Agosto 1

Recogida por M. Anaya de Urquidi y difundida por el prof. Félix Coluccio en el Diccionario Folklórico Argentino…

En castellano:

Pacha1mamaPachamama de estos lugares
Bebe, masca la coca y come a gusto esta ofrenda
Para que sea buena esta tierra
Pachamama buena madre
¡Se propicia! ¡Se propicia!
Haz que caminen bien los bueyes
Y que no se cansen
Haz que brote bien la semilla
Que no le suceda nada malo,
Que no le tome la helada,
Que produzca buena cosecha
A ti que te pedimos.
Dánoslo todo
¡Se propicia! ¡Se propicia!

En khessua:

Pacha2mamaPachamama llajtayoj,
Upii, acullii sumaj mikhukhui
Kai jallpha sumaj kanampaj
Pachamama sumaj mama
Kusilla, kusilla
Allinta purichun yuntas
Amataj saikhuchunjuchu
Allinta muju phutuchun
Amataj ima sajra kachunchu
Amataj q’asa jappichunchu
allintaj poq’ochun
Q’anmantan mañakuiku
Jinataj q’opuguaiku
Kusilla, kusilla

Leída en: folkloredelnorte

Allí nos cuentan que “Una de las herencias del imperio incaico en nuestras tierras, fue la adoración a la Madre Tierra… Es poder de la Pachamama hacer crecer las cosechas, multiplicar el ganado, cuidar los animales silvestres y bendecir a los artesanos.

Los festejos en su honor son los 1º de agosto, pero la celebración más conocida se realiza en el mes de febrero en Amaicha del Valle, localidad sita a 160 km al noroeste de Tucumán.

En algunos pueblos del norte la Pachamama se personifica con una mujer de rasgos indígenas, medio retacona, con sombrero aludo y a quien siguen un perro negro, una víbora que le sirve de lazo y un quirquincho…”

Más info: Continuar leyendo «Día de la Pachamama/Mamapacha – Invocación para la siembra»

Lecturas: Vírgenes y diosas en América Latina. La resignificación de lo sagrado

Estuve leyendo

“En este libro les presentamos la reflexión nacida de la investigación colectiva, desde una mirada crítica y laica, capaz de incorporar la dimensión olvidada del poder que tiene la Virgen, no sólo como figura religiosa sino como una figura arquetípica de mujer poderosa que se presenta al amparo de una imagen femenina nutricia y sin poder.

Las Vírgenes aquí expuestas pueden ser consideradas como producto de concepciones patriarcales históricas, resultantes de una intencionalidad ética y política. Queremos destacar, desde esta investigación, que los grupos de mujeres se encuentran en un momento importante dado por la mirada feminista, en el que se potencia un trabajo colectivo de mujeres –no expertas, pero con una historia de reflexión grupal– rescatador de memorias que hacen eco en nuestro sentir, y que se manifiestan en una visión creativa en torno a la imagen de lo sagrado de la Virgen.

Nuestra sospecha no es sólo hacia las imágenes simbólicas de la Virgen, sino hacia la mirada y la utilización que hizo de ellas el patriarcado (institución Iglesia). Sabemos que todas ellas tienen una trama histórica que las conecta con la ancestralidad de una América indígena, resistente culturalmente hasta hoy día. Somos conscientes de que en ellas hay una identidad impuesta, definida por lo masculino poderoso. Creemos entender, desde una perspectiva histórica, que la imposición de imágenes fue un acto de violencia simbólica, ya que las imágenes seducen; parecería que los habitantes de América cayeron en la trampa ilusoria de las imágenes, no sólo como figuras de devoción sino también como representaciones del mundo.

Nos preguntamos: ¿cómo sucedió toda esta historia? Parte de la respuesta está en el proceso de aculturación impulsado por los españoles, que produjo un cambio de imágenes que no es precisamente un sincretismo cultural: se superpuso una imagen sobre otra y se revirtieron los significados de la creencia de participación en la cosmología de origen.

La empresa de la dominación hispánica no sólo impuso; sino que a través de las imágenes explicó la historia del cristianismo, unas imágenes por cierto llenas de dolor. Luego realizó una evangelización forzada, dando enseñanzas morales a partir de una categorización del mundo fundada en lo divino abstracto y patriarcal, no en lo que los pueblos indígenas conocían, que era una divinidad que se manifestaba por medio de la naturaleza.”

Autoras: Coord: Verónica Cordero – Graciela Pujol – Mary Judith Ress – Coca Trillini – Colaboradora: Ivone Gebara

Leído en: la Introducción a dicho libro.

Para descargar libro: http://conspirando.cl/wp-content/uploads/2016/05/Vírgenes-y-Diosas-de-América-Latina.pdf

“Las devociones marianas en América Latina tienen en común una trama histórica que las conecta con la ancestralidad indígena. El culto a María intentó desplazar a los cultos locales, dejándolos en la clandestinidad, como sucede con la Pachamama en la cultura andina, la diosa Tonantzin en México, La Ñusta-Huilla en Chile, Qana It`zam en Guatemala, Ochún en cuba, Iemanjá en Brasil, María Lionza en Venezuela…”

Leído en: http://conspirando.cl/libros-con-spirando/

Lilith, diosa de la oscuridad

Lilith“… la luna negra… capaz de despertar los sentimientos más viles y traicioneros que tenemos los seres humanos. 

Nos revela, además, nuestros deseos ocultos, las cuestiones dolorosas, los pensamientos reprimidos y los rincones oscuros de nuestra psique.

Representa los sentimientos de vacío y pérdida, las acciones compulsivas y la pulsión de muerte.”

 

Leído en: Lilith

Imágenes varias en: Lilith, la primera mujer 

Más info en: ciudaddemujeres

Las diosas, un arquetipo femenino

Venusbotticelli“El término arquetipo fue introducido por el psicólogo Carl Gustav Jung para explicar que las imágenes originales que conforman el inconsciente colectivo son comunes a toda la humanidad y se manifiestan simbólicamente de muchas formas en distintas culturas.

Las diosas femeninas, presentes en leyendas, cultos y mitos son, por así decirlo, una misma energía de la Gran Madre, bajo diferentes aspectos.

Tanto pueden ser asimiladas al culto de la Pacha Mama como al de la Virgen María, puesto que representan a la mujer con todo lo que ella tiene en común, más allá de cualquier raza, credo o religión. Es por eso que representan un arquetipo o un modelo universal común a diferentes culturas.”

Algunas diosas:

Freyra, diosa del amor y el deseo – mitología escandinava
Venus, diosa del encantamiento y el romance – Antigua Roma
Amaterasu, diosa de la belleza y la seducción – Japón
Kwan Yin, diosa de la misericordia, la compasión y el perdón – China
Démeter, diosa de los sentimientos y las emociones – Antigua Grecia
Yemanyá, Madre de las Aguas – Africa/Sudamérica
Maya, diosa de la ilusión y el engaño – India
Chalchiuhtlicue, diosa del agua dulce – Azteca

De: Las Diosas del Amor 
Post relacionado: Los gitanos y la Diosa Madre (del sitio de Paulo Coelho)

La Diosa Fortuna

Cornucopia“La divinidad que rige la suerte humana en todos los aspectos es una figura de la mitología romana, diosa de la suerte, de lo imprevisto, del capricho de las cosas.

Se le erigieron templos en Roma, Esmirna y en otras ciudades.

En cuanto a su aspecto, se la representa con los ojos vendados, una rueda al lado y vaciando una cornucopia o cuerno de la abundancia (un enorme vaso con forma de cuerno lleno de frutas y flores).”

De: La diosa fortuna

PD: Entonces, habría que entender que la suerte es azarosa?  algo del orden del imprevisto y del capricho de las cosas…?

Pero también se dice que a la suerte hay que llamarla… prepararla…

A %d blogueros les gusta esto: