Posts Tagged ‘escolar’

Veterano de Malvinas (Canciones y poesías alusivas)

marzo 28, 2015

Abril, 2. Día del Veterano y de los Caídos en la guerra en Malvinas (Argentina).

Veterano de Malvinas  (Doménico Bova) 

Tu rostro sigue marcado

través de tantos años

tu tristeza no se borra

tu valentía no se olvida.

Muchacho joven aún

de niño fuiste soldado

y supiste de la guerra

sin haberla deseado.

Las vivencias te dejaron

aquellos gritos ahogados.

Tu patriotismo no se mella

aunque fuiste derrotado.

Tu grito de libertad

en las islas usurpadas

se agiganta y da un abrazo

a todos como a un hermano.

Soldado que las quisiste defender,

tus camaradas allí quedaron,

desde el cielo hoy los cubre

un manto celeste y blanco.

Con emoción te agradecemos

soldado de las Malvinas

siempre en ti y en nosotros viven

nuestras islas argentinas.

Fuente: Ministerio de Educación: http://www.me.gov.ar/efeme/2deabril/veteranos.html  (allí, otras más).
También en: El Malvinense: http://www.elmalvinense.com/Pyc.htm

mmalvinas01Febrero 11, de 2015

Una historia que se hizo presente en el Museo Malvinas.

El Museo Malvinas cuenta la vida de las Islas desde 1520. Y esa vida está llena de historias, de pasión, de sacrificio y luchas por la patria.

Una de esas historias se hizo presente a través de Luis Schenone, un excombatiente de Suipacha, provincia de Buenos Aires, que vino a conocer el Museo y se encontró con el relato sobre su  experiencia en uno de los libros de nuestra biblioteca.

Emocionado nos saludó Luis, señalando el libro: “Llegar a Buenos Aires y que un relato mío esté  en este edificio, en este Museo es un orgullo, el sueño del pibe” nos dijo, con su rostro iluminado.

El libro, “Los peones de Malvinas” de Roberto García Lerena forma parte de la colección que se exhibe en la Biblioteca del Museo Malvinas. El mismo relata a través de una larga crónica periodística el rol de los trabajadores rurales de la Argentina como soldados. “Más de la tercera parte del total de soldados que pelearon en Malvinas eran trabajadores rurales, o pertenecientes  a familias ligadas por generaciones al trabajo de campo, y por origen social a los sectores más empobrecidos y marginados de la Argentina profunda”, se lee en su contratapa. Uno de ellos fue Luis.

Combatió en Malvinas como soldado conscripto clase 62 enrolado en el Regimiento de Infantería Mecanizada 6 de Mercedes, provincia de Buenos Aires. 19 años tenía cuando fue a la guerra.

Durante la entrevista, nos contó que cuando sus padres lo estaban despidiendo antes de su viaje no dimensionaban lo que estaba aconteciendo. “Si hubiesen sabido, pienso que se hubiesen manifestado. Nunca había habido una experiencia de esa magnitud en la Argentina”, reflexionó.

“Nosotros no conocíamos las Malvinas. Nada que ver con cómo se está fijando hoy la geografía de la Argentina en nuestros hijos” nos cuenta Luis. Y lo leemos en su relato en el libro: “Sabíamos que no íbamos a un entrenamiento, sino a un conflicto internacional, pero no tenía una real dimensión de en lo que nos metíamos (..) Cada vez que lo pienso, sigo recordando aquel orgullo de `pibes’ de 19 años que iban a defender la Patria. No nos imaginábamos lo que se nos venía”.

Cuando todo terminó, Luis volvió a Suipacha, a su vida en el campo. Y Malvinas quedó atrás, por lo menos puertas para afuera. “Yo creo que hubo un silencio que a mi me ayudó a cerrar la herida. Yo me bajé del barco en Puerto Madryn, vine en el avión hasta acá, llegué al regimiento 6 de Mercedes, me vinieron a buscar y al otro día estaba trabajando en mi casa. Había desarmado un tractor antes de irme y cuando volví estaba igual que como lo había dejado, mi papá no lo había armado: entonces lo volví a armar. Pero a la semana caí en cama. Cuando me relajé me desplomé” contó, trasladándonos a ese campo. “Enseguida tuve que salir a trabajar porque era mi necesidad. Quizás eso me sirvió para reinsertarme en la sociedad”.

Su historia conmueve, como todas las historias de los valientes que defendieron la Patria. Lo escuchamos sin interrumpirlo. Cuenta detalles, anécdotas, y nos hizo parte de su historia. “La Soberanía la tenemos que ganar con cultura, no con armas. Evidentemente con armas no se logra, y aparte se pierden muchas vidas, se truncan muchas vidas. Muchos de los que vi en la Sala de los Caídos de este Museo eran compañeros o jefes míos. Y ellos no pudieron contarla. Yo la estoy contando. Yo soy un privilegiado de poder contarla, de poder participar en esta historia”.

Antes de irse, Luis recorrió con la mirada una vez más el Museo. Le consultamos qué le pareció, a él, que es parte de la historia que contamos en este edificio: “ Creo que está muy bien enfocado y muy bien estudiado, desde la geografía: cómo es el territorio de Malvinas; y la historia: por qué nos pertenece Malvinas a los argentinos. Tenemos que reivindicar la identidad. Tenemos que poner la bandera argentina en todos lados, sentirnos orgullosos de los colores. Para eso tenemos que saber las historias, para decir: me siento orgulloso por esto”.

Desde el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur agradecemos profundamente a Luis Schenone por  su amor a la Patria, por su compromiso inclaudicable, y nos quedamos con su promesa de volver a visitarnos.”

Fuente: http://museomalvinas.cultura.gob.ar/noticias/?id=1624

Poemas a la escuela

noviembre 30, 2013

El año lectivo va llegando a su fin…

No entristezcas escuelita

Comienzan las vacaciones
nos iremos a pasear
!no entristezcas escuelita!
otro año nos verás.

Hemos aprendido mucho
y hemos hecho renegar
a la señorita buena
que nos sabrá perdonar.

Estamos tristes y callados,
qué deseos de llorar…
por dejar esta gran casa…
!que es nuestro segundo hogar!

Al mismo tiempo contentos
pues nos vamos a pasear
!no entristezcas escuelita!
otro año nos verás.

De: Un cuaderno escolar

Esc1rep1guatem

Bendita seas, escuelita

Porque pusite en mi ignorancia
la luz de la sabiduría,
y me enseñaste a ser mejor
y amar el bien y la justicia;
porque con mano generosa
sembraste en mi alma la semilla
del patriotismo y del trabajo,
de la amistad y la alegría;
porque la senda del deber
me señalaste un día;
porque a tu amparo bienhechos
se iluminó toda mi vida,
!bendita seas, escuelita! 

Letra: Dora Maimó de Luchía Puig
Música: Felipe Boero. (Músico argentino, nació en Buenos Aires (1884-1958). Ha tenido una larga actuación en la docencia. Es autor de las óperas Tucumán, Ariadna y Dionisio Raquela, Las bacantes, El matrero, Siripo y Zincalí; de las obras sinfónicas La madrugada en la pampa, Danzas argentinas, Campo argentino, Motivos del llano, etc.; de música sagrada y de numerosas composiciones escolares y populares argentinas.)

Foto: Escuela Nº 25 /Distrito Escolar 7º, “República de Guatemala”, Ciudad de Buenos Aires (barrio Caballito).

La escuela 25 en Facebook:
https://www.facebook.com/escuela25de7

Relacionados: En estas vacaciones  Campanita/Canción escolar  Canción del adios

Domingo Faustino Sarmiento. Poemas y canciones

septiembre 1, 2013

Septiembre 11. Día del Maestro. Conmemoración a Sarmiento, un hombre polémico.

“En el día del maestro
es justicia señalar
que también al gran Sarmiento
lo hemos de recordar.”

Poesía copiada del libro de lectura de mi 1er grado “Piruetas”, Edit. Codex.  Autoras: Araceli Picarel de Curletto – Amal ia Belgrano Lavalle.

La higuera de la patria. Antonio De La Torre

Bajo la higuera el telar,
y junto al telar la madre,
hilando sueños de gloria,
esperanzas inmortales.

Doña Paula Albarracín*,
Doña Paula incomparable!

Domingo, te quiero fuerte,
ilustrado y aspirante!
Domingo, te quiero fuerte,
Domingo, te quiero grande!

En su copa el viento zonda,
fugitivo de los Andes,
dejó su poncho sonoro,
robado a los arenales.

Ahora descansa la patria
bajo tus ramas cordiales,
que cubren de sombra ilustre
la tierra que fue de huarpes.

Higuera, bajo tu sombra,
la patria se siente grande!

*madre de Domingo Faustino Sarmiento

De: mi cuaderno de 4to. grado – Escuela Nº 25 /República de Guatemala /Barrio Caballito/ Buenos Aires Ciudad – Año 1969 – Maestra: Sra. Estrella P. de Álvarez (por si pasa por aquí alguien de allí, o de aquellos tiempos)


A Sarmiento, Enrique E. Rivarola

Duerme el atleta. Bajo el mármol sueña
-que no descansa- el luchador valiente;
y plegada sobre él, madre doliente,
cubre su cuerpo la argentina enseña.

Duerme el atleta. El ideal diseña
inmarcesibles glorias en su frente;
sueña, y se ve tranquilo, omnipotente,
cóndor andino sobre abrupta peña.

Allá arriba ! Más alto todavía !
donde tan sólo llega el pensamiento.
En la cumbre más áspera y bravía,
glorifique la patria sus hazañas !
Que para alzar la estatua de Sarmiento
hay que hacer pedestal con las montañas !

Poesía copiada del libro Manual Peuser de la Nueva Escuela.

De un viejo cuaderno escolar…

Hubo aquí, en mi patria,
un hombre de acero.
Supo hacer de todo
maestro, poeta, minero…
Si hasta presidente
un día llegó!
Y qué presidente!
Como pueblo alguno
jamás lo soñó.
Porque era sincero.
Porque no le temió al sufrimiento
Se llamaba…
Domingo Faustino Sarmiento.


Breve historia de la higuera de los Sarmiento:

“…Cuando Doña Paula Albarracín decidió construir su casa, instaló su telar bajo la sombra de una higuera, que ya existía en el sitio y desde allí yendo y viniendo la lanzadera, observaba como su sueño se hacía realidad.

El patio con la higuera y el telar conformaron un espacio, donde se concentraba la vida íntima de la familia, con sus valores, esfuerzos, alegrías y tristezas.

Doña Paula la consideraba una compañera que la había asistido siempre, dándole su sombra y sus frutos.

Así cuando sus hijas mayores en su afán de modernizar la casa, quisieron cortarla, se resistió largo tiempo. Pero, finalmente, el empuje juvenil pudo más y la higuera terminó derribada, como dice Sarmiento, por “un hacha higuericida”.

Fue tal el pesar que sintió la madre, que los hijos arrepentidos, dejaron crecer un retoño de la misma. … testigo del tiempo y símbolo de este hogar provinciano…”

“La edad moderna nos asocia a todos los objetos que nos rodean. El hogar doméstico se aviva y vivifica; un árbol que hemos visto nacer, crecer y llegar a la edad provecta es un ser dotado de vida, que ha adquirido derecho a la existencia, que lee en nuestro corazón que nos acusa de ingratos y dejaría un remordimiento en la conciencia, si lo hubiésemos sacrificado sin motivo alguno.” (D. F. Sarmiento. Recuerdos de Provincia)

Poesías del sitio del Ministerio de Educación de Argentina: http://www.me.gov.ar/efeme/sarmiento/poesias.html :

A Sarmiento. Natalio A. Vadell

Pobre y humilde, por su esfuerzo rudo
alzó tan alto el luchador su vuelo,
que fue gloria, blasón, bandera, escudo
bajo la curva de su patrio cielo.

Inspira un alto y sin igual respeto
su fe sincera y su saber profundo,
lo mismo cuando enseña el alfabeto
que cuando escribe su genial Facundo.

De pie, fuerte y viril, firme y constante
nunca pidió cuartel, paz, ni sosiego;
nada logra abatir a aquel gigante
pecho de bronce y corazón de fuego.

Si no hubiera más glorias en su vida,
brillará por su acción independiente:
que es Sarmiento una antorcha suspendida
sobre un siglo, una raza, un continente.

El niño de Carrascal. Estela Herrera Clément

Recién nacía la Patria
y Carrascal florecía.
Cantos de aves poblaban
en Carrascal las casitas.
¡Saludaban con sus cantos
a un niñito que nacía!

    Fue creciendo con la Patria
el niño de Carrascal
y siendo niño soñaba
con aprender y enseñar.
Fue creciendo con la Patria
y en el suelo de san Juan
todos nombraban el nombre
del niño de Carrascal.

    Cuando niño se hizo hombre,
fue maestro, y San Juan
inmortalizó los nombres
de Sarmiento y Carrascal.

El niño maestro. Estela Herrera Clément

En medio del caserío
de San Francisco del Monte
hay un niño sanjuanino
con su tío un sacerdote.
Lugares casi desiertos
albergan a gente pobre.

Sarmiento, maestro niño.
José de Oro, el sacerdote,
y una escuela que se funda
en San Francisco del Monte.

Bajo la sombra de olivos
y entre pájaros cantores
hay un maestro niño
entre alumnos que son hombres.

Oración del niño a Sarmiento. Lola Chichizola Coelho

Sarmiento: escúchame, yo soy el niño:
te hablo mirando el cielo, arrodillado,
porque sé que me diste tu cariño
y que por mí has sufrido y has luchado.

    Sé que me dedicaste la existencia,
de inquietud y de amor llené tus días,
y, maestro ejemplar por excelencia,
hiciste tuyas las angustias mías.

    No tiembles en el bronce por mi suerte;
seguiré, con un libro entre las manos,
por la senda del bien que me has labrado.

    Desde el hondo misterio de la muerte,
desde el mayor de todos los arcanos,
¡mírame! Soy tu sueño realizado.

Sarmiento.  Cupertino del Campo

    Como el suelo de América, fecundo,
libre como el pampero y tan violento
y purificador, fuiste, Sarmiento,
arquetipo cabal del nuevo mundo.

    De recia voz y de ademán rotundo,
desde el gobierno, desde el Parlamento
y en el libro tronó su pensamiento
que hundiera la barbarie de Facundo.

    Sin doblegar jamás la altiva frente,
en arduos tiempos del país naciente
tu misión fue enseñar y combatir.

    Y, maestro de escuela o presidente,
sembrabas en los surcos del presente
la hermosa floración del porvenir.

 

Sembró escuelas como soles. Eve Baili

  A la orilla de la higuera,
Sarmiento besa a su madre.
Los cerros solos rescatan
el rosado de la tarde.

    Sueña con muchas escuelas,
vergeles en cada valle
y en cada niño, una estrella,
como lección imborrable.

    Larga vida de maestro,
con días claros y oscuros…
Perdió a su hijo en la guera
al que amó como a ninguno.

    Presidió nuestra nación
y murió lejos de la Patria
¡A su recuerdo se elevan
todas las buenas plegarias!

    Sembró escuelas como soles
de renovada esperanza
y quedó eterno en cada niño
como lucero al alba.

    ¿Tuvo flaquezas? Las tuvo,
tuvo dudas y hasta fallas,
pero sembró escuelas como soles
a lo largo de la Patria.

    Nuevo 11 de setiembre,
ensanchemos nuestra alma,
por Sarmiento, el gran maestro,
digno por autonomasia.

 

Info acerca de Sarmiento, en:
Wikipedia/Sarmiento
MinisterioDeEducación/Sarmiento 
BiografiasYVidas/Sarmiento
ElHistoriador/Sarmiento

También les pueden interesar:
Maestros argentinos
Poema La Maestra Rural
Reglas de Oro para maestros comprometidos con la no-violencia
Efemérides argentinas de los oficios, ocupaciones y profesiones

PD: Suerte con la tarea!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.204 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: