«Google y Facebook son usados para hacer inteligencia». Julián Assange.

Si tienen un rato para leer… entender, explicar a otros, actuar…

Entrevista:

“El fundador de WikiLeaks alerta sobre los peligros de los monopolios informativos, destaca el creciente poder del bloque de países latinoamericanos y denuncia los mecanismos que utiliza el gobierno de los Estados Unidos para manipular la información que circula en Internet.

Desde su lugar de asilo en la embajada ecuatoariana en Londres, Julián Assange fue entrevistado por un equipo de la Televisión Pública. Lo que sigue es la transcripción de la entrevista.

J-assangeBrieger: –Recientemente recibió el premio Yoko Ono y en 2009 le dieron el de Amnistía Internacional. Creo que estas distinciones tienen distinto significado. ¿Qué  piensa usted al respecto?
Assange: –El premio de Amnistía Internacional es interesante. La posición de los grupos de derechos humanos financiados por occidente es tanto buena como mala. Es decir, hacen tareas positivas con los países que no están aliados con occidente, pero lo que hacen con los países que sí están aliados con occidente es terrible. Amnistía Internacional debe ser repudiada. No ha reconocido a Bradley Manning, el joven agente de inteligencia militar acusado por proporcionarnos material, como preso político. Se niegan a reconocerlo como preso político, y eso es vergonzoso.
B: –Pero le dieron un premio en 2009…
A: –Bueno, pero eso fue porque estábamos publicando información sobre las muertes en Kenia, donde 500 personas fueron asesinadas por la policía y fue ocultado.
B: –¿Y qué opina sobre el nuevo premio, el Yoko Ono?
A: –Pienso que esta mujer es un tesoro viviente. Esto sucedió en Nueva York hace poco, había alrededor de 150 personas presentes y fue una señal muy positiva para nuestra batalla judicial contra la Fiscalía de los Estados Unidos, una importante declaración política por parte de Yoko Ono.
B: –Usted habló de Bradley Manning, quien está acusado de entregar información al enemigo, pero no de revelar crímenes de guerra… ¿correcto?
A: –Hay una serie de cargos de los que se lo acusa. El más grave de ellos es comunicarse con el enemigo. ¿Qué es lo que esto significa? Ese es el nombre formal de la acusación, pero lo que alegan no es que él se comunicó con el enemigo, con Irán o Al Qaeda, lo que quieren es imponer una nueva interpretación diseñada para eliminar completamente la cobertura de los medios sobre asuntos de seguridad nacional en los Estados Unidos. Están diciendo que cada vez que alguien que trabaja en el gobierno se comunica con los medios se está comunicando con el enemigo, porque si la información es publicada luego en los periódicos, en Internet, el enemigo puede leerla. Por lo tanto, equivale a dar información al enemigo, que es un delito punible con pena de muerte.
B: –Pero usted habla mucho de él, ¿por qué? ¿Lo considera tan importante?
A: –Es el preso político más destacado de Norteamérica en este momento. Ha estado en prisión preventiva más tiempo que ningún otro oficial en la historia de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Es el caso de mayor relevancia en la historia de las fuerzas armadas de ese país. La acusación en su contra es que proporcionó información interna del Pentágono que ayudó a cambiar al mundo. No hay ninguna acusación de que haya hecho esto a cambio de dinero o por ninguna otra motivación que tratar de exponer los abusos y esclarecer la historia.
B: –Usted siempre sostiene que la tecnología no es neutral, pero en este caso él usó la tecnología para un buen fin, y usted mismo también la utilizó para otro buen fin. Entonces, ¿se puede juzgar a la tecnología sin hablar de política a la vez?
A: –No, no se puede. Se debe vincular con la política. Por supuesto que uno siempre puede concentrarse en la parte material de un hecho, pero todo tiene un contexto político. Quienes nos dedicamos a la tecnología o a las ciencias siempre debemos observar qué es lo que pasará con los frutos de nuestro trabajo, y debemos asegurarnos que se utilicen de una forma que sea coherente con nuestros valores.
B: –No le voy a pedir que se defina a usted mismo, pero algunas personas sostienen que usted es un hacker, otros dicen que es un activista, otros que es un periodista, y me da la sensación de que usted es todas esas cosas y ninguna de ellas. ¿Qué piensa sobre esto?
A: –Creo que lo más interesante sería preguntarse por qué se está debatiendo esto por empezar.
B: –Sí, exactamente, ¿por qué?
A: –Bueno, por la misma razón por la cual se debatió si el waterboarding (ahogamiento simulado) era una forma de tortura o no.
B: –Buena pregunta.
A: –¿Por qué se debatió eso? La definición previa era que el waterboarding siempre era una forma de tortura, pero luego se puso en debate. La respuesta es muy simple, y es que las definiciones tienen consecuencias. Entonces, la definición de si soy un periodista o no tiene consecuencias. Y los enemigos de esta organización querían vernos rodeados y encarcelados. A ellos les gustaría decir que no somos editores ni periodistas, porque eso les permite posicionarse mejor a nivel legal y, lo que es más importante, políticamente les permite separarnos del resto de la prensa, de otros editores. El primer paso para atacar a alguien es aislarlo y luego destruirlo sin tener que preocuparte por la reacción de sus aliados.
B: –El año pasado, Victoria Nuland, del Departamento de Estado de los Estados Unidos, dijo que usted iba a enfrentarse a la justicia en Suecia por algo que no tenía nada que ver con WikiLeaks. Un periodista le preguntó si quería revisar lo que había dicho porque de lo contrario la gente de WikiLeaks iba a lanzarse sobre ella, a lo que Nuland dijo “Gracias por protegerme, Matt”. Yo me pregunto, ¿están trabajando juntos en este caso?
A: –Lo que sucede con las corporaciones de medios de todo el mundo, que es muy evidente en los Estados Unidos, es que una vez que alcanzan cierto tamaño y madurez, se les da un lugar en la mesa de negociaciones del poder. Es decir, una corporación mediática puede hacerte tambalear iniciándote una campaña en contra. Por eso todos quieren tener a los medios a su favor, y para eso invitan a los propietarios, los editores y los periodistas a vincularse socialmente con ellos y les dan concesiones. Entonces, después de un tiempo, las organizaciones mediáticas poderosas dejan de sentir que están simplemente apoyando a las instituciones más poderosas del país y comienzan a verse a sí mismas como parte de la familia del poder, como parte del mismo establishment. Y lamentablemente esto parece ser inevitable. La única forma de evitarlo es mediante la competencia entre grupos mediáticos y una constante renovación, ya que después de un tiempo desarrollan mucho poder y se ven corrompidas por dicho poder.
B: –También hay otra gran diferencia. Estos grupos eran parte de la guerra, por ejemplo el New York Times apoyó la guerra, tenía periodistas incrustados, y usted en cambio dice a menudo que ayudó a detener la guerra.
A: –Sí, en ese contexto, lo que hicieron The New York Times, CNN y The Observer en Londres con la guerra de Irak es la traición más grande al periodismo, porque el principio ético número uno en el periodismo debe ser la veracidad, y ellos mintieron.
B: –Sí, mintieron.
A: –Y fue una mentira con consecuencias. Cientos de miles de personas fueron asesinadas y desplazadas.
B: –Nadie lo acusa a usted de haber mentido.
A: –No.
B: –Eso es un punto a su favor.
A: –En toda nuestra historia editorial no tenemos ni una sola acusación de haber publicado algo que no fuera verdad. Eso nos convierte en el medio con mejor reputación del mundo.
B: –Y siguen mintiendo también sobre usted.
A: –Bueno, esta es una de las razones. Si no podés atacar a alguien basándote en el contenido, ¿qué te queda? Tenés que atacarlo personalmente, cuestionar de dónde proviene su financiación, etc. Y eso es lo que hacen con nosotros.
B: –¿Sabía antes de todo lo que sucedió en el Reino Unido que muchos países de Latinoamérica lo apoyarían?
A: –Nos sorprendimos bastante, pero ya habíamos visto esa clase de apoyo por parte de Latinoamérica. Ya lo habíamos visto por parte de Ecuador, cuando se publicó un libro sobre los cables de WikiLeaks escrito por Santiago O’Donnell, que había sido publicado antes en Argentina, ArgenLeaks, también se publicó Wiki Media Leaks en Latinoamérica, tenemos grandes colaboradores en Brasil
B: –¿Fue consciente de que esta información iba a ser tan importante para Latinoamérica?
A: –Yo sabía que mi plan con WikiLeaks era abarcar todo el mundo. Es muy difícil, técnicamente y legalmente, operar WikiLeaks, no podés hacerlo para un solo país. Sabíamos que íbamos a afectar a casi todos los países. Pero creo que ha pasado algo muy interesante en Latinoamérica, la mayoría de las personas lo reconocen, especialmente a lo largo de los últimos 10 años. Hay un nuevo vigor y una nueva independencia política de los estados latinoamericanos, a partir del gradual alejamiento de los gobiernos dictatoriales y de la corrupción que se instaló en las instituciones en esas épocas. Es muy alentador verlo en la práctica, en un sentido muy concreto, que es la razón por la cual estoy aquí, en esta embajada, en lugar de estar en cualquier otra embajada. El Nuevo presidente de Túnez, Moncef Marzuki, me ofreció asilo político en Túnez.
B: –Él también fue un activista por los derechos humanos.
A: –En efecto, estuvo preso bajo el régimen de Ben Alí, un hombre muy respetable… Y no acepté su oferta, porque Túnez está solo, no es parte de un bloque. Tiene a Arabia Saudita y a otros estados de la región que no le brindan demasiado apoyo porque en su mayoría son marionetas de los Estados Unidos. Pero Ecuador tiene el apoyo del resto de Latinoamérica, y eso es algo extremadamente importante. Si nos remontáramos 15 años al pasado, ¿hubiera confiado en que el Ecuador podía soportar esta batalla? No, no hubiera confiado en ello, porque no tenía el apoyo de sus países vecinos, y ahora sí lo tiene.
B: –¿Piensa que esto también fue importante cuando la policía británica quiso ingresar a la embajada y muchas instituciones latinoamericanas debatieron este tema como bloque?
A: –Sí, fue importante. Es difícil estimar o describir cabalmente la importancia que tuvo. La embajada fue rodeada a las 3 de la mañana, con policías escalando las paredes con sogas, era una amenaza directa del Reino Unido de ingresar a la embajada. Sin embargo, se pueden ver declaraciones de William Hague diciendo “No, no, nunca amenazamos con ingresar a la embajada; simplemente estábamos mostrándole a Ecuador cuáles eran las diversas opciones legales”. Este es un gesto británico muy típico. La amenaza era no reconocer a la embajada. Cuando William Hague dijo “Nunca amenazamos con ingresar a la embajada” estaba diciendo la verdad. La amenaza era que iban a dejar instantáneamente de reconocer a la embajada y luego iban a ingresar.
B: –¿Qué cree que detuvo a la policía de ingresar a la embajada?
A: –En la prensa de Londres salió que los abogados del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Commonwealth le habían aconsejado a William Hague que no lo haga. Pero había presión de los Estados Unidos. Es una actitud de arrogancia suprema, la arrogancia de pensar que semejante medida sería aceptada. Y por supuesto que diplomáticos británicos de todo el mundo pensaron que sus embajadas correrían la misma suerte. Por eso se detuvo.
B: –¿Qué están haciendo ahora? ¿Sólo permanecer afuera y observar?
A: –Desde que ingresé aquí, durante los últimos siete meses, ha habido un equipo de vigilancia afuera en todo momento. Según el alcalde de Londres, Boris Johnson, están gastando doce mil libras por día sólo por el despliegue policial.
B: –¿En qué estado se encuentra actualmente la investigación? ¿A dónde se dirige? Porque escuché que el FBI estuvo interrogando a personas en Islandia.
A: –Bueno, es difícil para algunas personas imaginarse la proporción de la investigación, pero es la más grande que ha tenido lugar en los Estados Unidos desde el 9/11. Están involucrados más de una docena de organismos gubernamentales, esto incluye a la CIA, el Departamento de Estado, el FBI, el Ministerio de Justicia. Hay un Gran Jurado trabajando en el caso desde mediados de 2010. En Alexandria, Virginia, están obligando a personas a testificar y están tomando como prueba materiales de Google, Facebook y MySpace. Están enviando agentes del FBI al exterior. Trascendió el caso de ocho agentes del FBI que volaron ilegalmente a Islandia y operaron sin la autorización del gobierno islandés, llevando personas de Islandia a Washington para interrogarlas. Es una investigación enorme, pero confío en que no va a detener a WikiLeaks. ¿Por qué estoy tan seguro? Porque vemos el nivel de apoyo político que tenemos, incluso dentro de los Estados Unidos tenemos un 40% de la población a nuestro favor, según sondeos de Reuters.
–B: Su madre fue citada por periódicos australianos confirmando que usted se postulará como candidato a senador. ¿Es cierto?

Continuar leyendo ««Google y Facebook son usados para hacer inteligencia». Julián Assange.»

Ideas: Gran Hermano. Problema de Orwell. Noam Chomsky

Diciembre 7. Natalicio de Noam Chomsky

«En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario».

Chomsky“… Testigo de su época, Orwell es, en los años treinta y cuarenta, cronista, crítico de literatura y novelista. De su producción variada, las dos obras que tuvieron un éxito más duradero fueron dos textos publicados después de la Segunda Guerra Mundial: Rebelión en la granja y, sobre todo 1984, novela en la que crea el concepto de «Gran Hermano» que desde entonces pasó al lenguaje común de la crítica de las técnicas modernas de vigilancia.

El adjetivo «orwelliano» es frecuentemente utilizado en referencia al distópico universo totalitarista imaginado por el escritor inglés…”

 

Problema de Orwell

Noam Chomsky formula más explícitamente la cuestión planteada por George Orwell:  

“… cómo los sistemas totalitarios y de propaganda logran mantener opiniones muy extendidas y transmitir información, que carece de fundamento, pero que resultan favorables para mantener la imagen del régimen…

En el prólogo a El conocimiento del lenguaje, Chomsky reflexiona sobre cómo es posible que la gente sepa tan poco sobre la estructura y función de su sociedad y el papel de ciertas instituciones gubernamentales, siendo que hay pruebas tan palpables de en qué consiste su papel y funcionamiento.

Denomina a este problema el «problema de Orwell» y lo define de la siguiente manera:

la capacidad de los sistemas totalitarios para inculcar creencias que son firmemente sostenidas y muy difundidas, aunque carecen por completo de fundamento y a menudo contrarían francamente los hechos obvios del mundo circundante.”

Fuente: Wikipedia – Noam Chomsky – George Orwell y relacionados

 

Relacionados:

Aviso a navegantes  “… Si no hacemos nada, internet y el cable estarán monopolizadas dentro de diez o quince años por las megacorporaciones empresariales, la gente no conoce que en sus manos está la posibilidad de disponer de estos instrumentos tecnológicos en vez de dejárselos a las grandes compañías. Para ello, hace falta coordinación entre los grupos con creatividad, inteligencia e iniciativa para promocionar, por ejemplo, la educación…”- Noam Chomsky

Michel Foucault vs Noam Chomsky debatiendo (video)

Dos visiones: Huxley y Orwell

Re-post del Mayo 20, 2007

Leyendo otros blogs…

“…nos habíamos olvidado que junto con la oscura visión de Orwell*, había otra, un poco anterior y menos conocida, pero igualmente aterradora: “Un mundo feliz” (en inglés, “Brave New World”), de Aldous Huxley, que no profetizaba lo mismo. Contrariamente a la creencia generalizada, incluso entre la gente culta, Huxley y Orwell no profetizaban sobre la misma cosa.

Orwell advierte que seremos dominados por una opresión impuesta externamente.

Pero en la visión de Huxley, no hace falta un Gran Hermano para privar a la gente de su autonomía, madurez e historia. Tal y como lo vio, la gente llegará a desear esta opresión, para adorar las tecnologías que borrarán su capacidad de pensar.

A quienes Orwell temía era a aquellos que pudiesen prohibir los libros. Lo que Huxley temía era que no hubiese necesidad de prohibir un libro, sino que se llegase al extremo de que nadie desease leerlo.

Orwell temía a los que nos podían privar de la información. Huxley temía a aquellos que nos pudiesen dar tanta, que nos redujeran a la pasividad y al egoísmo.

Orwell temía que se nos pudiese encubrir la verdad. Huxley temía que la verdad pudiera ser ahogada en un mar de irrelevancia.

Orwell temía que llegásemos a tener una cultura cautiva. Huxley temía que llegásemos a tener una cultura trivial, preocupada apenas por algo parecido al sentimentalismo, a los placeres banales y al pavoneo.

Como Huxley subrayaba en una nueva visión de un mundo feliz, los libertarios civiles y los racionalistas, que siempre están alertas para oponerse a la tiranía “olvidaron tener en cuenta la apetencia humana, casi infinita, de distracciones”. En Un mundo feliz, se los controla infligiéndoles placer.

En resumen, Orwell temía que lo que odiamos nos pudiese arruinar. Huxley temía que lo que amamos terminase arruinándonos…”

*  «Gran Hermano»

Via: neurona-salvaje – En ‘Mutantes de la television’

El que has leído es un post en el blog Acuarela de Palabras. Puedes suscribirte aqui para recibir Novedades.

A %d blogueros les gusta esto: