A 50 años del Cordobazo: No hay victoria sin lucha

Por Florencia Villar (vía Agencia Paco Urondo)

Source: A 50 años del Cordobazo: No hay victoria sin lucha

La autora se pregunta qué aprendizajes políticos se pueden hacer del Cordobazo, en su quincuagenario. «Fue esa resistencia del pueblo trabajador la que permitió la vuelta de Perón en 1973, luego de 18 años de proscripción, porque resistencia y justicia social son las dos caras de una misma moneda, no existe una sin la otra, como no existe la victoria sin lucha«.

Por Florencia Villar

Los aniversarios son buenos para preguntarse por los posibles puentes entre hoy y lo que pasó. Son importantes porque nos permiten analizar la correlación de fuerzas en cada momento y pensar estrategias en el presente. No sólo para entender qué pasó, sino también para poder analizar las tensiones del campo popular en cada momento y el poder de la resistencia. ¿Qué puentes se pueden construir de esa Córdoba del 29 y 30 de mayo de 1969 con protagonismo de bases sindicales y estudiantiles en las calles, y la Córdoba de 2015 que le otorgó 700 mil votos a Mauricio Macri?

Hoy las elecciones parecen lo más importante, donde muchos dirigentes ven la política como una cuestión sólo electoral. Estos 50 años del Cordobazo nos recuerdan que son las luchas del campo popular las que tienen protagonismo principal para cambiar la historia. El Cordobazo vuelve a nuestro presente no sólo como una foto histórica, sino también como un mensaje, para mostrarnos cuál es el camino más importante: la organización del campo popular en vista de un objetivo común, la justicia social.

En tiempos donde la especulación está la orden del día, donde la foto es más importante que los hechos, es importante recordar que son estos hitos históricos lo que sientan las bases de la historia, y sobre todo de la resistencia. Porque, como dice Daniel James, el peronismo no solo produce integración y justicia social, sino que también produce resistencia. Y es gracias a esa resistencia en las calles, en los sindicatos, en los distintos espacios por los que se esparce, que irradia la fuerza para poder volver.

Gracias a dirigentes como Tosco, que pudieron escuchar las demandas de las bases y encaminarlas y organizarlas, es que existe el Cordobazo. Porque esa es la potencia principal de un dirigente, poder escuchar las necesidades de las bases y organizarlas para lograr el bien común. Por eso el amor del pueblo por Cristina. Porque fue la dirigente que más escuchó sus demandas y pudo encaminarlas para un proyecto político nacional y popular que tantas conquistas le dio a los argentinos. Esto es lo que le permite conducir este frente patriótico que va a intentar otra gran gesta histórica, que es ganar las elecciones y devolverle la dignidad a los ciudadanos.

Como en el 17 de octubre de 1945 y en el 19 y 20 de diciembre del 2001, en el Cordobazo el protagonismo del pueblo fue avasallador y demostró la fuerza que tiene para cambiar la historia. Las puebladas de 1969 debilitaron al gobierno militar y fueron uno de los factores que llevaron al reemplazo del dictador Juan Carlos Onganía en junio de 1970, abriendo paso a una salida electoral que terminó concretándose con las elecciones de 1973.

Aprovechemos esta fecha para homenajear a estos héroes anónimos que salieron a la calle para cambiar la historia, para hacernos recordar que las luchas más importantes las dan los pueblos y que los mejores dirigentes son aquellos que pueden y saben escuchar a su Pueblo. Fue esa resistencia del pueblo trabajador la que permitió la vuelta de Perón en 1973, luego de 18 años de proscripción, porque resistencia y justicia social son las dos caras de una misma moneda, no existe una sin la otra, como no existe la victoria sin lucha.

Heráclito decía que nadie se baña dos veces en el mismo río, siempre pasan aguas distintas, pero a la vez sigue siendo el mismo río. Este pueblo es también el que votó a Cristina en el 2011 y la hizo ganar con el 54%. De la misma forma Córdoba es también el Cordobazo, y por qué no pensar y lograr que pueda a volver a serlo, tal vez no de la misma manera, pero sí por el mismo caudal.

Al fin y al cabo, las gestas que marcan la historia las hacen los pueblos y los dirigentes que son consecuentes con él. Como decía Néstor: «no pasarán a la historia aquellos que especulen, si no los que más se la jueguen».

Nota: Abajo, en los comentarios, más enlaces sobre esta efeméride – vía Página/12…

Poemas por la justicia social: Lamento y respuesta a «Unidad», por Bárbara Oaxaca

Febrero 20 – Día Mundial de la Justicia Social

El hombre del pueblo
hoy piensa en otras cosas.

El joven estudiante
mira con desprecio al campesino

El campesino escupe “indio”
el indio grita “vieja”
la mujer responde “naco”
el humilde increpa “puto”
el gay contesta “buga”
el heterosexual grita “mediocre”
señalando al obrero

Y el obrero no replica…
hace largo tiempo que el obrero no replica.

Guardado en el desván el manifiesto
sube el volumen
y sólo exclama:
¡ Goool !

Bárbara Oaxaca (México, 1972)

En: Antología Internacional de Poemas para la justicia social en el mundo.

Vía: https://www.revistaarcadia.com

Poemas por la justicia social: Pobreza, por Esther Gallardo

Febrero 20 – Día Mundial de la Justicia Social

La pobreza cabalga por el mundo,
entra violenta a tu casa,
se disfraza de esperanzas
y promesas maquilladas de justicia.

Es la bruja que chupa a los niños el alma,
burla las tijeras tras la puerta.

Hay quienes usan amuletos, hechizos,
sus diarias oraciones, su fe única
hay quienes hacen sacrificios,
ofrendas para desterrarla al costo de su alma.

La pobreza es la enfermedad
de los que pierden el nombre
el rostro, la voz;
es la enfermedad de los indocumentados
de la muerte que ataca a cada instante;
es la tristeza en la mirada de los niños
moneda de cambio en las políticas:
palabra y demagogia,
himno del dolor,
lamento de la humanidad.

Pobreza es la hija mayor de la corrupción,
cuchillo en tu cuello
llaga punzante,
herencia,
cicatriz indeleble
secuela de políticas neoliberales
sed de riqueza, de acumulación
estadística en los informes.

Es la niña que agoniza
la madre que perdió a sus hijos en la guerra,
la mujer que muere de parto
porque le negaron atención o porque no hubo,
el niño de la calle, la prostituta.

Es el odio que apuñala
la desesperanza del mundo

la pobreza es omnipresente,
la materia prima de los multimillonarios.

La pobreza es cobardía
que vive contigo, cuando tienes hambre.

Esther Gallardo (México, 1969)

En: Antología Internacional de Poemas para la justicia social en el mundo.

Vía: https://www.revistaarcadia.com

Economías con corazón versus El relato de prosperidad del Imperio

Dos discursos… dos relatos… dos maneras de vivir…

 

(vía El Blog de Miguel Grinberg*)

“El economista estadounidense David Korten, autor del libro El Gran Cambio: Del Imperio a la Comunidad de la Tierra, ha afirmado que si ha de existir un futuro humano, debemos encauzarnos hacia una relación equilibrada entre nosotros y con la Tierra. Para esto necesitamos construir economías con corazón.

Señala además que si vamos a demorar y finalmente revertir la desintegración social y ambiental que vemos alrededor nuestro, debemos cambiar las reglas para frenar el agudo abuso de poder corporativo que tanto contribuye a aquellos daños. …

Existe un relato imperial de la prosperidad, y aunque la narrativa imperante sobre la prosperidad tiene muchas variaciones, entre sus elementos esenciales se encuentran los siguientes:

• El crecimiento económico llena nuestras vidas con abundancia material, saca a la gente pobre de su miseria, y crea la riqueza necesaria para proteger al medioambiente.

• El dinero es la medida de la riqueza y el juez apropiado para cada elección y relación.

• La prosperidad depende de liberar a los inversores ricos de impuestos y regulaciones que limitan su incentivo y su capacidad de invertir en crear los nuevos trabajos que nos enriquecen a todas y todos.

• Los mercados desrregulados asignan recursos para su uso más productivo y de más alto valor.

• El rico merece sus riquezas porque todos nos enriquecemos a medida que los beneficios de las inversiones de aquellos en la cumbre se derrama hacia aquellos en la base.

• La pobreza está causada por los programas de bienestar social que le quitan a la gente pobre la motivación para convertirse en miembros productivos de la sociedad, deseosos de trabajar duramente en los puestos que el mercado les ofrece.

Korten comenta que este relato sobre la prosperidad al servicio del dinero es repetido incansablemente por los medios corporativos y se enseña en los cursos de economía, negocios y políticas públicas, en nuestros colegios y universidades, casi como si fuera una escritura sagrada. Por eso lo llama “el relato de prosperidad del Imperio”.

Pero también existe un relato de prosperidad de la Comunidad de la Tierra, que considera los siguientes elementos de un relato de prosperidad alternativo, al servicio de la vida, que considera a la vida, más que al dinero, como la verdadera medida de la riqueza:

• Hijas e hijos, familias, comunidades y sistemas ecológicos saludables, constituyen la verdadera medida de la riqueza real.

• El cuidado y soporte mutuos son la principal moneda de las familias y comunidades sanas, y la comunidad es la clave para la seguridad económica.

• La riqueza real se crea invirtiendo en el capital humano y productivo de la gente, el capital social de las relaciones solidarias, y el capital natural de los ecosistemas saludables.

• El fin de la pobreza y la cura de nuestro medio ambiente se logrará con la reasignación de recursos materiales desde los ricos hacia los pobres, y desde los usos destructivos de la vida hacia los usos que la reafirmen.

• Los mercados poseen un rol vital, pero los gobiernos democráticamente responsables deben asegurar los intereses de la comunidad garantizando que toda persona se comporte según reglas básicas que internalicen costos, mantengan la equidad, y favorezcan los negocios locales de escala humana que honren los valores y sirvan a las necesidades de la comunidad.

• La economía debe servir a la gente y responder a ella, no al revés.

…evoca una visión de la posibilidad de crear economías que sirvan a la vida, fundadas en comunidades que respeten la interdependencia irreductible de la gente y la naturaleza. Aunque se escucha pocas veces, este relato se basa en nociones familiares de generosidad y justicia, y niega cada una de las pretensiones del relato imperial que actualmente da forma a la política y práctica económicas.”

Leído en: el blog de Miguel Grinberg /  miguelgrinberg.blogspot.com

Día Mundial de la Justicia Social

Febrero, 20.

«La justicia social es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera, dentro y entre las naciones. Defendemos los principios de justicia social cuando promovemos la igualdad de género o los derechos de los pueblos indígenas y de los migrantes. Promovemos la justicia social cuando eliminamos las barreras que enfrentan las personas por motivos de género, edad, raza, etnia, religión, cultura o discapacidad.

Para las Naciones Unidas, la búsqueda de la justicia social para todos es el núcleo de nuestra misión global para promover el desarrollo y la dignidad humana. La adopción por la Organización Internacional del Trabajo de la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo sobre la justicia social para una globalización equitativa es sólo un ejemplo reciente del compromiso del sistema de las Naciones Unidas para la justicia social. La Declaración se centra en garantizar resultados equitativos para todos a través del empleo, la protección social, el diálogo social, y los principios y derechos fundamentales en el trabajo.

La Asamblea General proclamó el 20 de febrero Día Mundial de la Justicia Social en 2007, al invitar a los Estados Miembros a dedicar este día especial a promover, a nivel nacional, actividades concretas que se ajusten a los objetivos y las metas de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social y el vigésimo cuarto período extraordinario de sesiones de la Asamblea General.

La celebración del Día Mundial de la Justicia Social debe apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos.»

Fuente: U.N.

A %d blogueros les gusta esto: