Tengo que

Sin olvidar contextos y condiciones no elegidas, podemos considerar hacer este ejercicio

«…podemos eliminar la expresión «tengo que» de nuestro vocabulario y de nuestro pensamiento. Cuando lo hagamos, liberaremos todas las presiones que nos autoimponemos. Nos creamos enormes presiones cuando decimos: «Tengo que ir a trabajar. Tengo que hacer esto. Tengo que… Tengo que…». En su lugar, comencemos a decir: «Elijo…». «Elijo ir al trabajo porque me da dinero para pagar el alquiler.» «Elijo» da una perspectiva totalmente diferente a nuestra vida. Todo lo que hacemos es por elección, incluso aunque no lo parezca…»

Leído en: El poder está dentro de tí, Louise Hay, pag. 45. Edit Urano.

PD: ¿»Todo lo que hacemos es por elección…»? -pregunté desprevenida. «Pero no libre-elección» -me respondió X. «Ah!, una elección condicionada, limitada, «circunstanciada»… En fin… Igual el planteo sirve, porque hay gente que abusa y se excusa con el «tengo que».

10 maneras de amarnos. Louise Hay

Lecturas…

  • Dejemos de criticarnos.
  • Dejemos de asustarnos.
  • Seamos amables, cariñosos y pacientes con nosotros mismos.
  • Aprendamos a ser cariñosos con nuestra propia mente.
  • Elogiémonos.
  • Amarnos significa apoyarnos.
  • Amemos nuestros rasgos negativos.
  • Cuidemos nuestro cuerpo.
  • Trabajemos con el espejo.
  • Amémonos ya, ahora mismo.

Del libro: El poder está dentro de tí/Louise Hay