Un saludo a unas madres especiales…

Fue el día de las madres… Feliz día mamás! – Desde Frases Del Alma Que Llegan al Corazón

– No sé lo que es atender un llanto, pero si sé lo que es atender un ladrido, un gemido y unos ojitos tristes.
– No sé lo que es llevar a un hijo a la escuela, pero si sé lo que es sacarlo a pasear y verlo feliz.
– No sé cambiar pañales, pero si sé lo que es levantar popos, espulgarles las popis para ver si sacaron lo que se comieron, quitarles con papel algún pequeño pedazo que se les pudo quedar atorado.
– No sé lo que es comprar mamelucos y biberones, pero si sé lo que es comprar suéteres y platitos.
– No sé lo que es contemplar las muñecas y carritos pensando cuál comprar, pero si sé lo que es contemplar las carnazas, nudos, peluches, pelotas, pensando cuál le gustará más.
– No sé lo que es salir corriendo al pediatra, pero si sé lo que es salir corriendo al vet rogando que todo esté bien, sé lo que es velar sus sueños esperando que pase una buena noche, sé lo que es luchar y engañarlos para que se tomen su medicamento.
– No sé lo que es que le digan a uno “mamá” o “te quiero”, pero si sé que esos ladridos y brincos que hacen cada que llego a casa dicen eso.
– Y el más importante, no sé lo que es parir, pero si sé lo que es amar, cuidar y proteger a un ser que depende 100% de ti.
No importa que tengan 4 patitas, son nuestros bebés y daríamos cualquier cosa por ellos.”

Leído en: https://www.facebook.com/frasedesiempre/

Akismet (¿Cuando no?!: Una madre detrás!)

Akismet fue creado en 2005 por el CEO de Automattic, Matt Mullenweg (también cofundador de WordPress, el software CMS de código abierto) para ayudar a proteger el blog personal de su madre del spam. Desde entonces, ha crecido exponencialmente para detectar y proteger más de 6 millones de sitios web (a enero de 2019).

https://akismet.com/privacy/

Akismet es el servicio antispam más poderoso de la web. Akismet funciona al comparar todos sus comentarios con nuestra base de datos de spam global en constante crecimiento para eliminar contenido malicioso irrelevante antes de que se publique y dañe la credibilidad de su sitio.

Akismet se vuelve cada vez más eficaz con el tiempo: cuanto más aprende, más protege. Sus algoritmos aprenden continuamente del contenido marcado como spam en los sitios web, por lo que detecta y elimina con mayor precisión el spam de los sitios en el futuro.

Cuando Akismet está habilitado en su sitio, solo los datos personales necesarios para llevar a cabo la función principal de Akismet de proteger su sitio contra el spam de comentarios se recopilan de los comentaristas en su sitio. No vendemos los datos que envía al servicio de Akismet y no los guardamos por mucho tiempo. Tenemos períodos de retención breves de entre dos semanas y noventa días para la gran mayoría de nuestros datos relacionados con el spam, momento en el que se eliminan automáticamente de nuestras bases de datos. Cualquiera puede optar por no participar en todo el seguimiento a largo plazo para el subconjunto muy pequeño de datos que conservamos por más tiempo utilizando nuestro formulario de contacto. Para obtener más información, visite nuestro Aviso de privacidad.

Quiénes somos y qué representamos

Akismet es presentado por Automattic, los creadores de WordPress.com, Jetpack y WooCommerce. Somos una empresa distribuida con más de 800 empleados en más de 65 países que hablan más de 80 idiomas diferentes. Creemos en el código abierto y la gran mayoría de nuestro trabajo está disponible bajo la GPL. Nuestro objetivo común es democratizar la publicación para que cualquier persona con una historia pueda contarla, independientemente de sus ingresos, género, política, idioma o en qué parte del mundo viva.

Puede leer más sobre Automattic en nuestra página Acerca de nosotros.

Akismet fue creado en 2005 por el CEO de Automattic, Matt Mullenweg (también cofundador de WordPress, el software CMS de código abierto) para ayudar a proteger el blog personal de su madre del spam. Desde entonces, ha crecido exponencialmente para detectar y proteger más de 6 millones de sitios web (a enero de 2019).

Para más información:
Automattic Privacy Policy
Automattic Privacy Notice
Akismet and the GDPR

La esencia:

- Akismet se compromete a mantener su información privada y segura.
- El objetivo de Akismet es proteger su sitio web de comentarios de spam molestos o dañinos.
- Desde enero de 2019, Akismet protege más de 6 millones de sitios web y ha bloqueado más de 450 mil millones de comentarios de spam.
- No recopilamos más datos de los que necesitamos para proteger su sitio contra el spam.
- Los datos que recopilamos se almacenan de forma segura durante cortos períodos de tiempo y luego se eliminan automáticamente de nuestras bases de datos.
- Siempre puede optar por no participar en todo el seguimiento a largo plazo en cualquier momento que desee.

Nota: Puede ver el número actual de comentarios de spam que Akismet ha bloqueado con éxito en nuestra página de inicio, Akismet.com (sí, ¡nuestro contador extrae datos reales!)

PD: Me gustó este objetivo de “democratizar la publicación para que cualquier persona con una historia pueda contarla, independientemente de sus ingresos, género, política, idioma o en qué parte del mundo viva.”.

Feliz Día de las Madres!

3er. domingo de Octubre, en Argentina.

Tarjmadres

 … y el recuerdo de las que ya no están con nosotros.

Madres y padres -simbólicos- de la Patria. Construcción de la identidad colectiva.

“…me rehúso a ser hija de una Madre que no me deseó sino como lugar de explotación y de un Padre que … nos puso a disposición para que nuevos abusadores nos golpearan y humillaran.”

Por Silvia Bleichmar*, Psicoanalista, Psicóloga y Socióloga, intelectual y librepensadora argentina.

“La independencia y el colonialismo, como vínculos de construcción de la identidad colectiva, hicieron que la Argentina eligiera padres simbólicos.

Es posible que la mayoría de los argentinos nunca nos detengamos a pensar las frases que marcan nuestra historia, las que oímos una y otra vez en los discursos escolares, deletreamos en libros de lectura que si no formaron nuestro espíritu al menos fueron inocuos para deformarlo, escribimos en redacciones por encargo y recitamos en poemas que nos obligaban a un esfuerzo exagerado en los “ademanes” para dar sentido a algo que nunca entendimos.

Tal vez las repetimos sin preguntarnos su sentido por el acartonamiento de la declaración amorosa con la cual nos vimos en los años de infancia forzados a demostrar nuestro amor territorial, o porque la disociación entre las palabras y los hechos que habitó desde siempre el discurso del poder nos acostumbró precozmente a darle a las palabras cierto valor de cambio y poco valor de uso. Quizás porque no fue fácil apropiarnos de “este país” para que fuera “nuestro país” ya que los dueños de la tierra se presentaron siempre como los amos de la historia… O, porque el único “crisol de razas” se produjo en las camas de los inmigrantes pero no terminó durante muchos años en verdadero reconocimiento de proveniencias y aportes, o porque esta historia no llegó a ser nuestra hasta que nos dimos cuenta de que la producíamos diariamente, y que la gesta de la Semana Trágica no era menos heroica que las batallas de Vilcapugio y Ayohuma, y que no todos los próceres de la independencia eran tan éticos como creíamos, y que podíamos elegir en medio de tanto yeso ilustre y pintura enhiesta a quiénes nos representaban, formando por primera vez hinchadas de Moreno, San Martín o Belgrano y rehusándonos a que Don Cornelio fuera un verdadero Padre de la Patria.

La cuestión se planteó con la madre. La “Madre Patria” que nos dio la lengua -como si antes de eso el continente hubiera estado mudo-, que nos dio la religión -como si eso abarcara el territorio que fuimos y la Nación que somos-, la que nos dio la idiosincrasia -más heredera hoy de la extraña combinación entre el país mestizo y desarrapado que dejó la conquista y su encuentro con la inmigración trabajadora del siglo XX con sus ideales anarquistas y socialistas que generó un hambre de justicia irrenunciable que de los usos y costumbres de los conquistadores- en su mayoría vagos y aventureros, delincuentes absueltos o fugados, verdadera escoria del Imperio -que nos legaron una de las oligarquías más crueles y pragmáticas del continente.

¿Qué significa tener una “Madre Patria”?

Los pueblos carecen de madre, se fundan a sí mismos. Eligen sus padres simbólicos no por derecho de pernada sino por reconocimiento identificatorio. A los seres humanos escogidos por amor para ser hijos -biológicos o adoptivos- el cuidado que reciben les da la fuerza para poder amar, luego, a los padres simbólicos. Como en la política y en la vida intelectual, elegir nuestras figuras de identificación es el único derecho que nos lleva más allá de nuestras propias limitaciones de origen.

Las conquistas no son actos de amor engendrador sino violaciones obscenas. Que de allí surjan nuevos seres históricos no quiere decir que haya habido una propuesta inicial de producirlos. A diferencia de un hijo al cual se le da la lengua, las representaciones de sí mismo, los modos de sentir, los países coloniales son engendrados como clones de los cuales se toman los órganos vitales para conservar con vida a los imperios que se extinguen si no reciben la carne y sangre que los sostiene.

Por eso nos suena raro lo de tener la Madre Patria en nuestros orígenes coloniales, porque las madres que nos dieron lo mejor de sí mismas son múltiples y no sólo no se limitan a un engendramiento espurio sino que han intentado, desde siempre, ofrecernos la materialidad para que construyamos una identidad que nos permita salvarnos. Todos las reconocemos, todos nos vemos reflejados en ellas, en su heroísmo y en su valor, desde las heroínas de la Independencia hasta las sindicalistas de principios de siglo XX, desde las inmigrantes que marcharon junto a sus hombres por las calles de una ciudad cuyos nombres no podían pronunciar hasta las que cruzaron el riachuelo para participar de jornadas heroicas, desde las que dieron los mártires de la patria a las que aún salen a la calle para que ese martirio no quede en las sombras.

Por eso, más allá de mi amor a la España que nos dio a muchos de nuestros hombres más queridos, de la España de Machado y León Felipe, del Duero y Salamanca, de mi placer de haber recibido esa posibilidad de una lengua en la que me formé, en la que tuve mis primeras representaciones, en la que escuché la voz de mi madre y pude llenar de lecturas mis noches solitarias de provincia y en la que, como enuncia el poema de Juana de Ibarbourou, “dije ‘te quiero’ una noche americana millonaria de luceros”, me rehúso a ser hija de una Madre que no me deseó sino como lugar de explotación y de un padre que, como don Cornelio, nos puso a disposición para que nuevos abusadores nos golpearan y humillaran.”

* Nota publicada en la Revista Caras y Caretas, Año 45, Nº 2200, Julio 2006, Pág. 56.

Leído en:  https://www.facebook.com/silviableichmar/
SIlvia Bleichmar, en Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Silvia_Bleichmar