Carta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva

Según esta breve carta, en Argentina, estamos en problemas

A la sociedad argentina: Los médicos, enfermeros, kinesiólogos y otros miembros de la comunidad de la terapia intensiva sentimos que estamos perdiendo la batalla. Sentimos que los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotando. La mayoría de las Unidades de Terapia Intensiva del país se encuentran con un altísimo nivel de ocupación. Los recursos físicos y tecnológicos como las camas con respiradores y monitores son cada vez más escasos. La cuestión principal, sin embargo, es la escasez de los trabajadores de la terapia intensiva, que a diferencia de las camas y los respiradores, no pueden multiplicarse. Los intensivistas, que ya éramos pocos antes de la pandemia, hoy nos encontramos al límite de nuestras fuerzas, raleados por la enfermedad, exhaustos por el tarbajo continuo e intenso, atendiendo cada vez más pacientes. Estas cuestiones deterioran la calidad de atención que habitualmente brindamos. Enfundados en los equipos de protección personal, apenas podemos respirar, hablar, comunicarnos entre nosotros. También tenemos que lamentar bajas, personal infectado y lamentablemente, fallecidos, colegas y amigos caídos que nos duelen, que nos desgarran tan profundamente.

Terminamos una guardia en una Unidad de Terapia Intensiva y salimos apresuradamente para otro trabajo. Necesitamos trabajar en más de un lugar para llegar a fin de mes. Por horas y horas de trabajo estresante, agotador, pese a ser profesionales altamente calificados y entrenados, ganamos sueldos increíblemente bajos, que dejan estupefactos a quienes escuchan cual es nuestro salario. También nos entrenamos para lidiar con la muerte todos los días y le ganamos muchas veces. Aprendimos a ser resilientes.

Pero ahora sentimos que no podemos más, que nos vamos quedando solos, que nos están dejando solos; encerrados en la Unidades de Terapias Intensivas con nuestros equipos de protección personal y con nuestros pacientes, sólo alentándonos entre nosotros. Observamos en las calles cada vez más gente que quiere disfrutar, que reclama sus derechos, la gente que se siente bien por ahora. ¿Qué pasará con ellos y sus familiares mañana? ¡Ojalá que no se transformen en uno de nuestros pacientes que, con fuerzas, trataremos de arrebatarle a la muerte! Porque nadie sabe cuándo el virus los infectará.

Sólo le pedimos a la sociedad que reflexione, y que cumpla con tres simples pero importantes medidas, recomendadas científicamente: distanciamiento social (permanecer a más de 1,5 metros), uso de tapabocas (cubriendo nariz y boca), lavado frecuente de manos (con agua y jabón o alcohol gel), no aglomerarse, no hacer fiestas, ¡No desafiar al virus, porque el virus nos está ganando! Les suplicamos no salir si no es necesario. El personal sanitario está colapsado, los intensivistas están colapsado, el sistema de salud está al borde del colapso. Nosotros queremos ganarle al virus. Necesitamos que la sociedad toda nos ayude porque no podemos solos. ¡Por favor, ayudanos, quedate en tu casa!

Leído en: https://www.pagina12.com.ar/289171-la-cruda-carta-de-la-sociedad-argentina-de-terapia-intensiva

Muertas por no tener Coronavirus (vía boletín Agencia Paco Urondo)

Por historias como estas, también siento miedo… miedo de enfermar de algo que no sea coronavirus y de que sólo estén pendientes de detectar coronavirus y no atiendan otras enfermedades… ¿Cómo se contabilizarán las muertes por rechazo a ser atendidos/as?

Sociedad //// 25.04.2020
Córdoba/Argentina: muertas por no tener Coronavirus

Pamela Nieto y Liliana Giménez murieron abandonadas por el sistema sanitario de Córdoba que se negó a atenderlas por no tener COVID-19. Sus familias denuncian la negligencia mientras analizan iniciar acciones legales.

Pamela Nieto tenía 24 años y vivía en la localidad cordobesa de La Falda, donde trabajaba como profesora de historia. Era una persona inmunodeprimida. Tres años atrás había pasado por el quirófano para transplantarse un riñón donado por su padre. A pesar de esta historia clínica que la convertía en una paciente de riesgo, no fue internada en el Hospital de La Falda donde acudió el 4 de abril con vómitos y 38 grados de fiebre. Según relata su padre Diego Nieto “le recetaron paracetamol y reliverán y le dijeron que no volviera si no tenía Coronavirus”.

Esa misma noche sufrió una bajada de tensión, acudió a la guardia donde le aplicaron suero y la mandaron a su casa en una silla de ruedas porque ya no era capaz de caminar. En los días siguientes, Pamela perdió la visión y el oído. Fue derivada de urgencia al Hospital Córdoba, donde la derivaron nuevamente al Tránsito Cáceres de Allende. Ingresó a terapia intensiva la madrugada del 9 de abril, operada de urgencia el 10 y entubada. Murió la madrugada del 20. Su padre declaró: “yo llevé a mi hija para que le hagan unos análisis y me la devolvieron en un cajón”.

Liliana Giménez tenía 44 años, era oriunda de Buenos Aires y estaba radicada en Villa Giardino, donde criaba a sus dos hijos. Trabajaba como profesora de literatura en una escuela rural del interior de Córdoba y dirigía la publicación “Rotas Cadenas”, hecha por mujeres en situación de encierro desde 2009. Desde el 31 de marzo fue relatando a través de su cuenta de Twitter, que tras una semana con 39 grados de fiebre, la Administración Provincial de Servicios de Salud (Apross) accedió a enviarle un médico a su domicilio. Sin embargo, le prohibieron acudir al centro de salud porque no calificaba para Dengue ni para Covid-19 y le recetaron paracetamol y reposo.

“Después de nueve días de agonía por el sistema de salud, finalmente me llevan a internar. Besos a todos” tuiteó la noche del 7 de abril. Esa madrugada, Liliana acudió con su pareja a la Clínica de La Falda, donde le diagnosticaron una neumonía. Le realizaron un hisopado que nuevamente dio negativo para Coronavirus y la entubaron. Su hermano Hernán declaró que por entonces “sólo usaba un cuarto de pulmón”. Murió el 8 de abril de un paro cardiorrespiratorio.

Leído en: Colectivo de Comunicación Paco Urondo –
http://www.agenciapacourondo.com.ar/sociedad/cordoba-muertas-por-no-tener-coronavirus

CORONAVIRUS: DIFUNDAN ANTES DE QUE SEA TARDE:

😦

“El coronavirus está yendo hacia a vos.

– Lo está haciendo a velocidad exponencial: primero gradualmente y luego repentinamente.

– Es cuestión de días. Quizás una semana o dos.

– Cuando llegue, tu sistema sanitario estará saturado.

– La gente tendrá que ser atendida en los pasillos.

– El personal sanitario estará agotado. Algunos de ellos contagiados, otros morirán.

– Tendrán que decidir qué pacientes reciben el oxígeno y cuáles dejan morir.

– La única manera de prevenir esto es el aislamiento social hoy. No mañana. Hoy…

– Esto significa mantener a cuanta más gente posible en casa, desde ya.

– Como político, empresario o representante de tu comunidad, tienes el poder y la responsabilidad de prevenir esta catástrofe.

– Puede que te asalten las dudas: ¿Y si estoy exagerando? ¿Se va a reír la gente de mí? ¿Se van a enfadar? ¿Estoy provocando el pánico? ¿No será mejor esperar a que otros hagan algo primero? ¿Estaré causando un daño irreparable a la economía?

– Pero en 2–4 semanas, cuando el mundo entero esté en aislamiento, cuando estos pocos y tan preciados días de distanciamiento social te hayan permitido salvar vidas, nadie te va a criticar: te agradecerán que hayas hecho lo correcto.”

Sigue, con cálculo de probabilidades, ejemplos estadísticos internacionales y mucha info algo compleja, pero apta para los que son de leer, en:

Diario Página 12 – Argentina:

https://www.pagina12.com.ar/253133-coronavirus-por-que-tenemos-que-actuar-ahora

Los determinantes de la salud pública

Hay varias versiones…

Determinantes de la salud (Dalghren y Whitehead, 1991):

Salud-Dalghren-Whitehead

“… determinantes de salud según Marc Lalonde…

  1. Estilo de vida: Es el determinante que más influye en la salud y el más modificable mediante actividades de promoción de la salud o prevención primaria.
  2. Biología humana: Este determinante se refiere a la herencia genética que no suele ser modificable actualmente con la tecnología médica disponible.
  3. Sistema sanitario: Es el determinante de salud que quizá menos influya en la salud y sin embargo es el determinante de salud que más recursos económicos recibe para cuidar la salud de la población, al menos en los países desarrollados.
  4. Medio ambiente: Contaminación del aire, del agua, del suelo y del medio ambiente psicosocial y sociocultural por factores de naturaleza:
  • Biológica (bacterias, virus, hongos, etc.)
  • Física (radiaciones, humos, desechos, etc.)
  • Química (hidrocarburos, plomo, plaguicidas, etc.)
  • Psicosocial y sociocultural (dependencias, violencias, estrés, competitividad, etc.)

Los requisitos para la salud descritos en la Carta de Ottawa son: la paz, la educación, el vestido, la comida, la vivienda, un ecosistema estable, la justicia social y la equidad…” (Wikipedia-Salud Pública)

Carta Ottawa:

“PROMOCIONAR LA SALUD

La promoción de la salud consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma. Para  alcanzar un estado adecuado de bienestar físico, mental y social un individuo o grupo debe ser capaz de identificar y realizar sus aspiraciones, de satisfacer sus  necesidades y de cambiar o adaptarse al medio ambiente.  

La salud se percibe pues, no como el objetivo, sino como la fuente de riqueza de la vida cotidiana.  Se trata por tanto de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales así como las aptitudes físicas. Por consiguiente, dado que el concepto de  salud como bienestar transciende la idea de formas de vida sanas, la promoción de la salud no concierne exclusivamente al sector sanitario.  

PRE-REQUISITOS PARA LA SALUD

Las condiciones y requisitos para la salud son: la paz, la educación, la vivienda, la  alimentación, la renta, un ecosistema estable, la justicia social y la equidad.  Cualquier mejora de la salud ha de basarse necesariamente en estos pre-requisitos.  

PROMOCIONAR EL CONCEPTO

Una buena salud es el mejor recurso para el progreso personal, económico y social y una dimensión importante de la calidad de la vida. Los factores políticos, económicos, sociales, culturales, de medio ambiente, de conducta y biológicos pueden intervenir bien en favor o en detrimento de la salud. El objetivo de la acción por la salud es hacer que esas condiciones sean favorables para poder  promocionar la salud.  

PROPORCIONAR LOS MEDIOS

La promoción de la salud se centra en alcanzar la equidad sanitaria. Su acción se dirige a reducir las diferencias en el estado actual de la salud y a asegurar la igualdad de oportunidades y proporcionar los medios que permitan a toda la población desarrollar al máximo su salud potencial.

Esto implica una base firme en un medio que la apoye, acceso a la información y poseer las aptitudes  y oportunidades que la lleven a hacer sus opciones en términos de salud. Las personas no podrán alcanzar su plena salud potencial a menos que sean capaces  de asumir el control de todo lo que determina su estado de salud. Esto se aplica igualmente a hombres y mujeres.” (Fuente: Sitio OPS-Carta Otawa)