Posts Tagged ‘supersticion’

Un supersticioso y yo IX (en un texto de Sigmund Freud)

diciembre 27, 2011

Lecturas reveladoras…  

Estaba Freud explicando que el fenómeno del déjà-vu procede de fantasías inconscientes, como lo son los sueños diurnos y, gracias a observaciones de Ferenczi, advierte que, además de los materiales procedentes de estos sueños diurnos, hay que considerar los materiales procedentes de los sueños nocturnos. Entonces dice: 

“… Esta explicación del fenómeno déjà-vu no ha sido apreciada hasta ahora más que por un solo observador, el doctor Ferenczi, …que me escribe lo siguiente:

“Las observaciones que tanto en mí mismo como en otras personas he verificado me han llevado a la convicción de que el inexplicable sentimiento de “haber vivido o visto una cosa” puede referirse a fantasías inconscientes que nos son recordadas inconscientemente en una situación actual.

En una de mis pacientes parecía a primera vista que este fenómeno seguía un proceso diferente; pero en realidad era el mismo. Dicho sentimiento surgía en ella con gran frecuencia, mas demostrando proceder siempre de un trozo olvidado (reprimido) de un sueño de la noche anterior.

Parece, por tanto, que el fenómeno de déjà-vu puede proceder no sólo de sueños diurnos, sino también de sueños nocturnos.

Posteriormente he sabido que Grasset dio en 1904 una explicación de este fenómeno muy cercana a la mía** …  

**Nota: Agregado en 1917.” 

De: Psicopatología de la vida cotidiana*, pto. XII: Determinismo, creencia en la casualidad y en la superstición. Consideraciones; S. Freud. 1900/1901

Anuncios

Un supersticioso y yo VIII (en un texto de Sigmund Freud)

diciembre 18, 2011

Lecturas reveladoras…  

“… A la categoría de lo maravilloso y siniestro pertenece también la peculiar sensación que se experimenta en algunos momentos y situaciones de haber vivido ya aquello mismo otra vez, de haberse encontrado antes en idéntica situación, pero sin que consigamos, por mucho que en ello nos esforcemos, recordar claramente tales experiencias y situaciones anteriores.

Sé que al designar con el nombre de sensación aquello que se manifiesta en nosotros en tales momentos no hago más que emplear el impreciso lenguaje vulgar, pues de lo que se trata es de un juicio y, en realidad, de un juicio de reconocimiento; pero estos casos tienen, no obstante, un carácter peculiarísimo, y no debemos olvidar que en ellos nunca logramos recordar lo que queremos.

No sé si este fenómeno de Déjà-vu ha sido considerado seriamente como una prueba de una anterior existencia psíquica del individuo; lo cierto es que los psicólogos le han dedicado su interés y han intentado llegar a una solución del problema que plantea por los más diversos caminos especulativos.

Ninguna de las hipótesis explicativas expuestas hasta el momento me parece acertada, pues en ninguna de ellas se toma en cuenta algo más que las manifestaciones que acompañan al fenómeno y las condiciones que lo favorecen.

Aquellos procesos psíquicos que, según mis observaciones, deben considerarse como los únicos responsables para una explicación de lo Déjà-vu, esto es, las fantasías inconscientes, han sido y son aún en día descuidadas por los psicólogos.

En mi opinión, es un error calificar la sensación de “haber vivido ya una cosa”. Por lo contrario, nos hallamos en tales momentos ante algo que en realidad se ha vivido ya, pero que no puede ser recordado conscientemente, porque no fue jamás consciente.

En concreto, la sensación déjà-vu corresponde al recuerdo de una fantasía inconsciente.

Existen fantasías inconscientes (o sueños diurnos), lo mismo que análogas creaciones conscientes que todos conocemos por experiencia propia. … ” 

De: Psicopatología de la vida cotidiana*, pto. XII: Determinismo, creencia en la casualidad y en la superstición. Consideraciones; S. Freud. 

PD: En sucesivos posts proseguiré transcribiendo más fragmentos -porque sé que es tedioso leer los textos originales completos- que los hay muy reveladores en este *escrito y muchos otros del padre del psicoanálisis).  Más lecturas reveladoras en la Categoría Sigmund Freud.

Un supersticioso y yo VII (en un texto de Sigmund Freud)

diciembre 13, 2011

Lecturas reveladoras…

“… La creencia en los sueños proféticos cuenta con gran número de adeptos por el hecho de que encuentra un fundamento en que determinadas cosas suceden en la realidad futura tal y como el deseo las ha construido en el sueño.

Mas esto tiene poco de maravilloso, y siempre entre el sueño y su realización aparecen grandes diferencias que la credulidad del sujeto suele no tomar en consideración.

Una paciente mía…

En mí mismo he observado un sencillo ejemplo fácilmente interpretable de aquellos “singulares encuentros” en los que nos hallamos de pronto ante la persona que precisamente ocupaba nuestros pensamientos, ejemplo que constituye un buen modelo de esos y análogos casos.

Pocos días después de serme otorgado el título de profesor, el cual da gran autoridad aun en los países de régimen monárquico, se entregaron mis pensamientos, mientras iba dando un paseo por las calles de la ciudad, a una infantil fantasía vengativa dirigida contra determinado matrimonio que meses antes me había llamado para asistir a una hija suya en la que se había presentado una curiosa obsesión después de un sueño que había tenido.

Yo me tomé gran interés por aquel caso, cuya curación creía posible llegar a obtener; pero los padres rechazaron el tratamiento que propuse, dándome a entender su propósito de dirigirse a una autoridad médica extranjera que aplicaba un procedimiento curativo basado en el hipnotismo.

Mi fantasía suponía que los padres, después del completo fracaso de este método, me rogaban volviese a asistir a su hija, manifestándome que tenían absoluta confianza en mí, etc.  Yo les respondí: “Sí; ahora que me han nombrado profesor, tienen ustedes confianza en mí. Pero el título no puede haber cambiado mis aptitudes, y si antes no les servía a ustedes, también pueden pasarse sin mí ahora.”

Al llegar a este punto quedó mi fantasía interrumpida por el saludo: “Adios, señor profesor”, que en voz alta me fue dirigido, y al alzar la vista vi que se cruzaba conmigo el matrimonio del cual acababa de tomar ideal venganza rechazando su ruego de volver a encargarme de la curación de su hija.

La apariencia sobrenatural de este encuentro desapareció en cuento comencé a reflexionar sobre él.

Iba yo por una calle muy ancha, recta y casi desierta, y había visto con una rápida ojeada al corpulento matrimonio cuando aún me hallaba a viente pasos de él; pero por aquellos motivos afectivos, que luego desarrollaron su influencia en mi fantasía vengativa, aparentemente espontánea, había rechazado -según sucede con las alucinaciones negativas– dicha percepción. …”   

De: Psicopatología de la vida cotidiana*, pto. XII: Determinismo, creencia en la casualidad y en la superstición. Consideraciones; S. Freud.

Más lecturas reveladoras en: Categoría Sigmund Freud 

Un supersticioso y yo VI (en un texto de Sigmund Freud)

diciembre 6, 2011

Lecturas reveladoras…  

“… He de confesar que, por desgracia, pertenezco a aquellos indignos a cuyos ojos ocultan los espíritus su actividad y de los cuales se aparta lo sobrenatural, de manera que jamás me ha sucedido nada que haya hecho surgir en mi la fe en lo maravilloso.  😉

Como todos los hombres, he tenido presentimientos y me han sucedido desgracias; pero nunca han correspondido éstas a aquéllos. Mis presentimientos no se han realizado, y las desgracias han llegado a mí sin anunciarse.

En la época en que, siendo muy joven, vivía en una ciudad extranjera, me sucedió oír varias veces mi nombre pronunciado por una querida voz inconfundible, y siempre apunté el momento en que sufría tal alucinación para preguntar a mis familiares ausentes lo que en dicho momento les había ocurrido. Nunca coincidió mi alucinación con ningún suceso.

En cambio, posteriormente estuve en una ocasión prestando asistencia a mis pacientes con absoluta tranquilidad y sin sospecha alguna, mientras mi hijo se hallaba en peligro de muerte a causa de una hemorragia.

Tampoco ninguno de los presentimientos que me han sido relatados por mis pacientes ha podido nunca llegar a conseguir mi reconocimiento como fenómeno real. …” 

De: Psicopatología de la vida cotidiana*, pto. XII: Determinismo, creencia en la casualidad y en la superstición. Consideraciones; S. Freud. 

PD: En sucesivos posts proseguiré transcribiendo más fragmentos -porque sé que es tedioso leer los textos originales completos- que los hay muy reveladores en este *escrito, y muchos otros, del padre del psicoanálisis).  Más “lecturas reveladoras“ en la Categoría Sigmund Freud.

Un supersticioso y yo V (en un texto de Sigmund Freud)

noviembre 29, 2011

Lecturas reveladoras…  

Freud01  sobre la calidad de los motivos insconscientes que se manifiestan en la superstición.

En los individuos nerviosos que padecen ideas y estados obsesivos, y que son con mucha frecuencia personas de claro entendimiento, es en los que con mayor claridad se ve que la superstición es originada por impulsos hostiles y crueles reprimidos.

La superstición es en gran parte un temor de desgracias futuras, y aquellas personas que frecuentemente desean mal a otras, pero que a consecuencia de una educación orientada hacia la bondad han reprimido tales deseos, rechazándolos hasta lo inconsciente, están especialmente próximas al temor de que como castigo a dicha maldad inconsciente les acaezca alguna desgracia que caiga sobre ellos viniendo de la realidad exterior.

Convenimos en que con estas consideraciones no hemos agotado, ni mucho menos, la psicología de la superstición…” 

De: Psicopatología de la vida cotidiana*, pto. XII: Determinismo, creencia en la casualidad y en la superstición. Consideraciones; S. Freud. 

PD: En sucesivos posts iré transcribiendo más fragmentos -porque sé que es tedioso leer los textos originales completos- que los hay muy reveladores en este *escrito, y muchos otros, del padre del psicoanálisis).  Más lecturas reveladoras en la Categoría Sigmund Freud.

A %d blogueros les gusta esto: