Posts Tagged ‘Terapias alternativas’

Derechos asertivos

enero 22, 2018

Siguiendo con las lecturas sobre la Asertividad

…lo que sigue lo encontré en la Wikipedia:

Derecho a ser tratado con respeto y dignidad.

Derecho a equivocarse y a hacerse responsable de sus propios errores.

Derecho a tener sus propios valores y opiniones.

Derecho a tener sus propias necesidades y que éstas sean tan importantes como las de los demás.

Derecho a ser uno el único juez de sí mismo, a experimentar y a expresar los propios sentimientos.

Derecho a cambiar de opinión, idea o línea de acción.

Derecho a protestar cuando se es tratado de una manera injusta.

Derecho a cambiar lo que no nos es satisfactorio.

Derecho a detenerse y pensar antes de actuar.

Derecho a pedir lo que se quiere.

Derecho a ser independiente.

Derecho a decidir qué hacer con el propio cuerpo y con el propio tiempo y las propias propiedades.

Derecho a hacer menos de lo que humanamente se es capaz de hacer.

Derecho a ignorar los consejos de los demás.

Derecho a rechazar peticiones sin sentirse culpable o egoísta.

Derecho a estar solo aún cuando deseen la compañía de uno.

Derecho a no justificarse ante los demás.

Derecho a decidir si uno quiere o no responsabilizarse de los problemas de otros.

Derecho a no anticiparse a las necesidades y deseos de los demás.

Derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás.

Derecho a elegir entre responder o no hacerlo.

Derecho a hacer cualquier cosa mientras no se violen los derechos de otra persona.

Derecho a sentir y expresar el dolor.

Derecho a hablar sobre un problema con la persona implicada y en los casos límites en los que los derechos de cada uno no están del todo claro, llegar a un compromiso viable.

Derecho a vulnerar, de forma ocasional, algunos de los Derechos Personales

Leídos en: Wikipedia-Asertividad a propósito del libro “Cuando digo No me siento culpable”

Anuncios

Enojo y enojos

febrero 19, 2014

Lecturas…

“…reflexionar sobre el enojo. Entendámonos, el ser humano posee el valioso recurso de “enojarse”, el cual puede ser muy útil para poner un límite, salir de una situación indeseada, o desplegar la energía que nos impulsa a modificar algo que nos oprime.

La trampa de la búsqueda de reparación a través de la “justicia” puede terminar por apresar a quien se siente “víctima” e inmovilizar muchos de los aspectos de su vida…”

Leído en: UnoMismo363/Enojados con la vida/Flores de Bach.

Tres tesoros

febrero 5, 2014

Lecturas…

3tesoros“Un milenario texto chino que data del siglo I antes de Cristo, denominado Wen Tzu nos regala un párrafo de enorme belleza poética diciendo que el ser humano al nacer no viene solo, viene con tres tesoros y todo dependerá de cómo cuidemos esos tres tesoros a lo largo del camino de nuestra vida para que la buena salud siempre nos acompañe. Esos tres tesoros son el cuerpo, la energía y el espíritu, tres regalos heredados de la naturaleza humana.

El mismo texto considera al cuerpo como un templo. La energía es la fuerza de la vida que habita en ese templo. Por último, el espíritu es el sacerdote de ese templo y el que debe gobernar la vida dentro de ese templo.

Cuando el espíritu toma el mando, el cuerpo lo sigue naturalmente y la energía se alinea a estos dos de manera inmediata…”

Leído en: UnoMismo362, Chi Kung-gimnasia terapéutica.

Relación y vínculo

febrero 1, 2014

Lecturas…

“… estamos vinculados con todas las personas que conocimos en nuestra vida, y este vínculo no está activado todo el tiempo, pero está…

Vinculos01

Estamos vinculados con todas las personas con las cuales hemos estado en intercambio. Depende de la profundidad del vínculo, por supuesto, y si el intercambio ha causado una diferencia en nosotros.

Lo que una persona ha vivenciado con su pareja queda actuando en ella, aunque ya estén separados. No podemos deshacer lo que hemos recibido del otro. Por eso diferenciamos entre “relación” y “vínculo”.

No se puede deshacer el vínculo. Entonces hay que reconocerlo e integrarlo…”

Leído en: UnoMismo362, entrevista a Tiiu Bolzmann, Constelaciones Familiares.

Salud Mental: psicólogo, psiquiatra, psicoanalista o psicoterapeuta?

agosto 27, 2009

Leía un libro de Jorge Bucay, y me encuentro con esto:

Bucay“…En mi propio camino de autoconocimiento, me di cuenta que la gente se fastidiaba conmigo cuando yo no sabía contestar a la simple pregunta: “¿A qué te dedicás?”. No me sentía cómodo diciendo médico, ni psiquiatra, ni psicoanalista, ni psicoterapeuta. Así que descartaba todos esos calificativos.

Si bien tengo título de Médico, un médico es alguien que cura a la gente, y hace mucho comprendí que, por lo menos yo, nunca curé a nadie (cuanto mucho, alguien se curó a sí mismo al lado mío).

Psiquiatra ya no soy, porque un médico psiquiatra es alguien que se dedica a trabajar con enfermedades psiquiátricas, y si bien me entrené en la especialidad y trabajé durante más de diez años en hospitales e instituciones psiquiátricas como médico de planta, hace mucho tiempo que ya no lo hago.

Psicoanalista nunca llegué a ser porque en ningún momento apoyé mi trabajo en esa escuela: el psicoanálisis.

Psicoterapeuta podría ser, pero tampoco me dedico a hacer todo el tiempo psicoterapia, y encima la palabra terapeuta se refiere a la atención de los enfermos y yo trabajo más tiempo con pacientes sanos que con enfermos que sufren.

¿Qué hacer? Mirar. Mirarme. Darme cuenta que aquello que yo sabía de mí no se correspondía con ninguna profesión que yo conociera y aceptar que no podía definir mi trabajo con alguna de las palabras mencionadas que los demás se ocupaban de colgar de mí.

Pero escuchaba su reclamo y su necesidad de saber a qué me dedicaba. Esta demanda me ayudó a saber que también yo necesitaba definirme. Ya me había discriminado, no era lo que los demás eran, pero ¿qué era?

Así que tuve que buscar una nueva manera de definirme. Y la encontré: ayudador profesional. Lo de ayudador por la ayuda, y lo de profesional porque estoy entrenado para el trabajo y cobro por hacerlo. No tiene que ver con ninguna otra cosa, no es porque “profese” alguna doctrina, sino porque dicho en buen romance, de eso vivo. …”

PD: Por cierto, aunque somos muchos los convencidos de la importancia -en lo personal y en lo social- de la llamada “Salud Mental”, solemos quedar perplejos ante los tantos nombres de sus… ¿cómo llamarlas? Especialidades? Prácticas? Abordajes? Mucho me gustaría que, justamente, los “profesionales” hicieran el esfuerzo de explicarnos -a la sociedad- sobre sus trabajos y su razón de ser.

Y no me refiero a recurrir a la Wikipedia para leer sobre las tantas corrientes de la Psicología, o a las páginas por las que se promueven centros privados de formación y atención. No me refiero a que nos sugieran libros para leer, o a que hurguemos en los planes de estudio de los cursos y las carreras. O a que nos inviten a formar parte de grupos de estudio de Freud o Lacan.

Me refiero a los Centros de Salud Mental en especial que son parte del sistema de Salud Pública y que tienen una larga historia de luchas para compartir. Asimismo, que nos hablen, en un lenguaje sencillo, a los que no formamos parte de las elites intelectuales, los posibles pacientes, los familiares de pacientes, los amigos, los vecinos, interesados, curiosos, temerosos, desconfiados, negadores, opositores, etc. Sólo se ama -y valora- lo que se conoce bien… Saludos! Acuarela

A %d blogueros les gusta esto: