Posts Tagged ‘U.S.A.’

Oración de la Serenidad. Reinhold Niebuhr

junio 22, 2016

Desde el archivo 2007, uno de los posts más leídos…

“Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar,
el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar
y la sabiduría para conocer la diferencia;
viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez;
aceptando las adversidades como un camino hacia la paz;
pidiendo, como lo hizo Dios, en este mundo pecador tal y como es,
y no como me gustaría que fuera;
creyendo que Tú harás que todas las cosas estén bien
si yo me entrego a Tu voluntad;
de modo que pueda ser razonablemente feliz en esta vida
e increíblemente feliz Contigo en la siguiente. Amen.”

 

r-niebuhr.jpegReinhold Niebuhr: (Wrigth City, 1892-Stockbridge, 1971) Teólogo estadounidense. Ordenado ministro de la Iglesia evangélica, fue pastor en Detroit hasta 1928 y después enseñó en el seminario teológico de Nueva York (1930-1960). Demostró la unión entre el liberalismo político y la teología bíblica e insistió en el pecado original, en el juicio de Dios y en los contactos entre Dios y el ser humanoVía: Biografías y Vidas

PD: Puede interesarles leer acerca de los supuestos autores de esta Plegaria de la Serenidad en: https://es.wikipedia.org/wiki/Plegaria_de_la_Serenidad

Anuncios

Los beats: una tribu visionaria

abril 19, 2013

Lecturas…

“La Beat Generation fue una poderosa bengala poética que irrumpió en el firmamento cultural de Occidente a mediados del siglo XX, y sus destellos todavía relampaguean entre las almas jóvenes que siguen ardiendo “por la primigenia conexión celestial con el estrellado dinamo de la maquinaria de la noche”, como cantó Allen Ginsberg.

Beat-generation

Las crónicas de la época dicen que ese movimiento literario surgió en Estados Unidos después de la II Guerra Mundial (1939/45), pero en verdad este conflicto bélico se extendió hasta 1975, cuando el último helicóptero de ese país levantó vuelo sobre la embajada norteamericana en Saigón con un puñado de fugitivos a bordo: recuerdo las manos desesperadas de quienes quedaban abajo en tanto el Ejército de Liberación Nacional completaba la conquista de la capital de Vietnam. Vi las escenas del evento por TV en el departamento de Ginsberg en Nueva York.

Estados Unidos había combatido en Corea contra el comunismo (1950-53) y repitió la experiencia a partir de 1954 cuando los insurrectos vietnamitas derrotaron al ejército colonial francés de Indochina ese año. La palabra “paz” era apenas una palabra bonita en los discursos de la ONU. Ser norteamericano en aquellas décadas no fue una experiencia excelsa. Todo lo contrario. Igual que ahora en Irak.

Tampoco puede decirse que los Beats fueron una “generación” en el sentido neto de la expresión. En parte “abatidos” y en parte “beatíficos”, en una sociedad signada por la segregación racial, la represión anticomunista, la amenaza del holocausto atómico inducido por la denominada “guerra fría” y el puritanismo protestante, no pasaron de ser un sexteto de talentosos alucinados formado por Ginsberg, Jack Kerouac, Neal Cassady, William Burroughs, Gregory Corso y Lucien Carr. Que contaron con la compañía amistosa de otros intelectuales inspirados: John Clellon Holmes, Philip Lamantia, Herbert Huncke, Lawrence Ferlinghetti, Philip Whalen, Gary Snyder y Michael McClure. Y que nos legaron una obra monumental.

Kerouac escribió su célebre novela “En el camino” en 1951. Allí clamaba: “Los únicos que me interesan son los locos, los locos por vivir, locos por hablar, locos por salvarse, deseosos de todo al mismo tiempo, los que nunca bostezan ni hablan de lugares comunes; sino que arden, arden, arden como fabulosas bengalas pirotécnicas que estallan en el cielo como arañas cruzando las estrellas.”

Ginsberg leyó en público el manuscrito de su poemario “Aullido” por primera vez en 1955: el texto se convirtió en el manifiesto de su tribu al principio, y de la contracultura internacional años después. Ferlinghetti, su editor, fue enjuiciado (y absuelto) al año siguiente por difundir pornografía. “El almuerzo desnudo” de Burroughs se editó inicialmente en París (1959) debido a la férrea censura estadounidense.

Los Beats no sólo incidieron en la consolidación de la contracultura de la década posterior sino que influyeron en figuras notables del Rock como Bob Dylan, Jim Morrison, Janis Joplin, Patti Smith, John Lennon y David Bowie, entre otros: abrieron rumbos al despliegue del movimiento hippie de los años ’60 y a la experiencia psicodélica. Ginsberg proclamó a Kerouac como “nuevo Buda de la prosa americana” y no exageraba.

El ímpetu visionario de los Beats chocó fuertemente con los estereotipos de la naciente “sociedad de consumo” y el American Dream estadounidense (el sueño de la abundancia sin fronteras, que el célebre novelista Henry Miller denominó “pesadilla con aire acondicionado”).

Todos rindieron tributo al espíritu nómade y bohemio que comenzaba a ser sitiado por metrópolis y autopistas. Como portadores de un explícito delirio angelical, no habían nacido para competir con los políticos en las tribunas de la hipocresía. Ya no caminan entre los vivos. Pero recorrieron las rutas del Nuevo Mundo como cohetes y todavía el horizonte ostenta marcas de su libertad irrenunciable.”

Autor de Beat Days (editorial Galerna)
Foto: del blog The Imperfect Traveller

Michel Foucault vs Noam Chomsky debatiendo

noviembre 17, 2012

Gracias por compartir estos materiales! Lo dejo aquí, en mi espacio, para acordarme de mirarlo ni bien tenga un rato…

Soy donde no pienso

Michel Foucault y Noam Chomsky reflexionan en este inédito coloquio de los años 70 sobre la naturaleza del poder, el control de los gobiernos, la policia, el ejercito, las administraciones


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso oagregame feeds a tu lector de noticias preferido

Ver la entrada original

El plan de las trece virtudes. Benjamín Franklin

junio 16, 2012

Estaba yo con el tema de las máximas y las normas de los Padres de la Patria*…

“En su autobiografía lista sus trece virtudes como:

  1. Benjamin-franklinTemplanza: No comas hasta el hastío, nunca bebas hasta la exaltación.
  2. Silencio: Sólo habla lo que pueda beneficiar a otros o a ti mismo, evita las conversaciones insignificantes.
  3. Orden: Que todas tus cosas tengan su sitio, que todos tus asuntos tengan su momento.
  4. Determinación: Resuélvete a realizar lo que deberías hacer, realiza sin fallas lo que resolviste.
  5. Frugalidad: Sólo gasta en lo que traiga un bien para otros o para ti; Ej.: no desperdicies nada.
  6. Diligencia: No pierdas tiempo, ocúpate siempre en algo útil, corta todas las acciones innecesarias.
  7. Sinceridad: No uses engaños que puedan lastimar, piensa inocente y justamente, y, si hablas, habla en concordancia.
  8. Justicia: No lastimes a nadie con injurias u omitiendo entregar los beneficios que son tu deber.
  9. Moderación: Evita los extremos; abstente de injurias por resentimiento tanto como creas que las merecen.
  10. Limpieza: No toleres la falta de limpieza en el cuerpo, vestido o habitación.
  11. Tranquilidad: No te molestes por nimiedades o por accidentes comunes o inevitables.
  12. Castidad: Frecuenta raramente el placer sexual, sólo hazlo por salud o descendencia, nunca por hastío, debilidad o para injuriar la paz o reputación propia o de otra persona.
  13. Humildad: Imita a Jesús y a Sócrates.

Franklin no trataba de trabajar en todas ellas al mismo tiempo. En lugar de esto, él trabajaba en una y sólo una cada semana, “dejando todas las demás a su suerte ordinaria”.

Aunque Franklin no vivió completamente según sus virtudes y, según él mismo admitía, incumplió sus preceptos muchas veces, él creía que el intentarlo lo hizo una mejor persona y contribuyó enormemente a su éxito y felicidad, por lo cual en su autobiografía, dedicó más páginas a este plan que a cualquier otro punto…”

Leído en: Wikipedia

Antes en este blog:
Normas de Urbanidad. George Washington 
Máximas a mi hija Mercedes. José de San Martín 
Máximas de los Siete Sabios de Grecia Antigua 
Máximas de Reiki – Sólo por hoy 

Padres de la Patria o Padres Fundadores, en Wikipedia

Contracultura: Poeta hablando consigo mismo ante el espejo. Gregory Corso

abril 15, 2010

Corso

Un poema de Gregory Corso, poeta americano, uno de los cuatro escritores de la Beat Generation:

Poeta hablando consigo mismo ante el espejo

Sí, Soy yo
Esta caza de mí
se ha transformado en algo evidentemente absurdo
creyendo que cuando yo
era perseguido
no sólo me encontraría a mí mismo
sino también a todo un rebaño de yoes
yoes pasados, yoes futuros
un carro cargado de ellos
y todos estos años
y adónde he llegado
en este punto del tiempo
éste no es el mismo espejo
que contemplé hace años

Es el espejo que cambia
nunca el pobre Gregory

¡Hey!, en la vida
Donde fui, fui
Donde me detuve, me detuve
Cuando hablé, hablé
Cuando escuché, escuché
Lo que comí, comí
Lo que amé, amé

Pero que puedo decir acerca de
adonde fui, no fui
adonde me detuve, continué mi camino
cuando hablé, escuché
cuando escuché, hablé
cuando ayuné, comí
y cuando amaba …
no deseaba odiar

Ahora veo a las personas
como las ve la policía

También veo a las monjas del mismo modo
en que veo a los hare-krishnas

No tengo representante
me disgusta la idea de un poeta con representante
sin embargo Ginsy y Ferli, tienen uno
y hacen pilas de plata con ellos
se vuelven más famosos también
Quizás debiera contratar un representante
Wow!
De ningún modo, Gregory, quedáte
En la cercanía del poema

Versión de Esteban Moore, en el sitio Atlas de Poesía  La busqué en inglés:

Poet Talking to Himself in the Mirror

Hi, I’m me– It has become glaringly absurd this hunt for me believing that when I was hunted down I’d find not only me but a whole herd past me’s, future me’s the whole cart load and all the years and where have I gotten to in this point of time this isn’t the same mirror I gazed into years ago It’s the mirror that changed Not poor Gregory Hey, in life Where I went, I went Where I stopped, I stopped When I spoke, I spoke When I listened, I listened What I ate, I ate What I loved, I loved But what about where I went, I did not go where I stopped, I moved on when I spoke, I listened when I fasted, I ate and when I loved . . . I did not want to hate Now I see people as police see them I also see nuns the same way I see hare-krishnas Ain’t got no agent can’t see poets having agents Yet Ginsy, Ferl, have one and make lots of money by them and fame too Maybe I should get an agent? Wow! No way, Gregory, stay close to the poem!!!

Y… quédense en la cercanía del poema. Saludos! Acuarela

Post relacionado: Manifiesto populista. Lawrence Ferlinghetti

Si andan con tiempo…

…vean este video de George Carlin -neoyorkino, actor, cómico y figura de la contracultura– que monologa acerca del Verdadero Sueño Americano el cual -según él mismo- se llama así “porque tienes que estar dormido para creértelo”.

A %d blogueros les gusta esto: