Qué es un gurú

Julio, primer día de luna llena (India)
Unas palabras de Swami Shivapremananda…

Publicado por el Centro Sivananda Yoga-Vedanta de Santiago de Chile:

“El primer día de luna llena del mes de julio es celebrado tradicionalmente en la India como el día del Guru*.

Es por eso que en esta ocasión queremos recordar con mucho cariño, fervor, gratitud y devoción a nuestro Maestro Swami Shivapremananda y agradecerle sus valiosas y profundas enseñanzas.

CONCEPTO DEL GURU

La meta del hombre es encontrar a Dios.

El es la esencia de la felicidad, la paz y la liberación.

El rol del Guru es mostrar al aspirante, o buscador, la manera cómo llegar al estado en que él mismo pueda tener subjetivamente la experiencia personal de Dios.

Así, el Guru muestra el sendero y su relación con el alumno es la de un Maestro, un amigo, un guía. Pero caminar en este sendero es tarea del discípulo.

No es una relación física, no es una relación humana. Es la conexión espiritual de un alma mayor hacia un alma joven. Por ello, la verdadera relación entre Guru y discípulo es supraemocional o extra sentimental. No es emocional porque en esa relación existe un sentimiento de mayor profundidad. Es el sentimiento del alma y no del intelecto.

El Guru es la forma visible, externa del Maestro; sin embargo, la personalidad externa del Maestro no es el factor más importante. El verdadero Maestro es el contenido espiritual, la presencia interna dentro de la forma y, en ese sentido, el Maestro puede estar siempre con el discípulo en tiempos de abatimiento o desaliento, en períodos de errores o desesperación. La distancia física no tiene significado en esta relación.

El evocar al Guru hace que el corazón reviva de nuevo.

El estudiante podrá sentir la presencia del Guru si ora con devoción y fe en un momento de contemplación profunda.

La relación Guru-discípulo no pertenece a ninguna religión en particular, a ninguna raza o nacionalidad porque esencialmente somos uno en toda la extensión de este universo.

El Guru es la personificación del inegoísmo, no piensa en ganancia material. Tiene sólo un propósito: ayudar al alma a realizarse.

Es el amigo siempre en cualquier parte del mundo, en todo instante de nuestra vida.

Para tener una evolución espiritual, es necesario que se cumplan tres condiciones:

1 – Tener un nacimiento humano.
2 – Tener aspiraciones espirituales.
3 – Encontrar un Maestro, un verdadero Guru.» 

*gurú = maestro espiritual

Post relacionado: Los anhelos del espíritu humano

Los anhelos del espíritu humano. Swami Shivapremananda

(Tomado en diciembre 1984 de un folleto anunciando una conferencia en una de sus escuelas/Argentina).

Amar la verdad, ser sincero,
amar la misericordia, ayudar al débil;
amar la justicia, tener un anhelo por el bien,
y compasión por los que sufren;
amar la libertad, ser responsable,
no asistir a la explotación de otros.

Pensar claramente, por medio de hechos,
no por fantasía conveniente,
pensar positivamente, imparcialmente,
no por prejuicio, ni por la pasión.

Cultivar la mente, aprender algo útil,
apreciar lo bello en las artes;
tener una mente didáctica, precisa;
sentir la belleza de la naturaleza.

Adorar los ideales nobles recibidos
de la literatura en los siglos pasados;
decir palabras honestas directamente
con compasión y simpatía;
olvidar las heridas y el mal recibidos,
recordar los beneficios y bendiciones.

Cultivar coraje físico y moral,
ser decisivo;
tener una disposición amable,
adorar las acciones nobles y valientes
de los maestros que nos dieron
inspiración para vivir, amar y caminar
en el sendero de nuestra fuente divina.

Llenar la vida con servicio altruista
y calor humano hacia los demás,
tratando constantemente de evitar errores,
superar resentimiento y pasiones burdas.

No ignorar las verdades incomodas,
sino enfrentarlas con coraje y dignidad
con el fin de remover nuestra ignorancia
y fortalecer la propia verdad.

Hacer lo mejor que podamos
de la manera más eficaz;
tratar de mejorar nuestro criterio
y cumplir los deberes y obligaciones.

Tener paciencia y mirar hacia la calma
más allá de la tormenta;
cultivar la esperanza y mirar el alba
más allá de la noche.

Esta es la verdadera resurrección
del espíritu humano;
la verdadera vida espiritual,
la verdadera práctica de religión.

PD: Ya existe una página de Swami Shivapremananda  – Argentina

A %d blogueros les gusta esto: