Un ciclo inolvidable llega a su fin en mi país. No da lo mismo cómo sigue

Hola! Los que me siguen saben que no soy militante política. Casi ni hay posts con la tag Política en este blog pero… «No me da lo mismo!» Nacida de inmigrantes gallegos, conviví con franquistas y republicanos, de chica, imaginé que los presidentes eran siempre militares pues aquí lo eran y allá estaba el Generalísimo. De adolescente, viví en las tinieblas de la ignorancia acerca de la dictadura terrorífica que nos regía. La juventud la atravesé despertando a lo que podía ser vivir en democracia, pero siempre sintiendo que no era plenamente posible por falta de ejercicio, por demasiadas ideas desencontradas y por la presencia de intereses oscuros -oscuros puesto que no pueden dar la cara y decir su verdad, por lo cual usan las más variadas máscaras y los más variados estilos mentirosos de oratoria.

Fui distinguiendo la antiquísima lucha entre la minoría poderosa, rica e ilustrada y la mayoría vulnerable, pobre o clasemediera, más o menos ilustrada. Aunque un tío me afilió a la U.C.R que en aquel entonces suponíamos defendía los intereses de la «clase media trabajadora» (y que ahora está dividida y repartida unos con la alianza Cambiemos y otros con el Frente Para la Victoria, algo así como republicanos y demócratas al modo de la «madre patria» estadounidense), fui -decía- votando de manera independiente según las circunstancias y cuando no estaba muy convencida votaba a alguna pequeña fuerza que pudiera ubicar diputados en el poder legislativo para que hicieran de contrapeso. A través de las décadas, mi familia más directa y yo sufrimos las políticas económicas y nos fuimos convirtiendo en «clase media venida a menos».

Desencantada de los políticos porque muchos -demasiados- mienten, nos engañan, faltan a sus obligaciones -su trabajo- cuando son funcionarios e igual cobran !!! y, lo peor, no son patriotas, no tienen grandeza moral ni ética… sobrellevo muy mal el que se la pasen hablándome durante casi un año de campaña electoral, periodistas incluidos que, siendo desde hace décadas el «cuarto poder», viven para cobrar sus altos sueldos trabajando de sugestionadores de las masas, del populacho -entre el cual estoy yo, persona común y corriente como la mayoría de las poblaciones que habitamos por unos pocos años la extensa Historia de este planeta Tierra.

Desencantada y desalentada, tuve la fortuna de asistir a la contemplación de lo que fue pasando en mi país durante los doce años del llamado gobierno k. Por primera vez, me sentí representada; sentí que yo, de tener el conocimiento, hubiera ido haciendo más o menos las mismas cosas en la medida que las circunstancias lo hubieran ido posibilitando. Quedaron muchas cosas por hacerse… y es cierto que se viene precisando cambios, pero lo lamentable es que aprovechando esta genuina necesidad de cambios pudieran subir al poder los que van en pos de cambios en beneficio no del pueblo no de la patria -un ex-candidato decía «El cambio justo», pero ya no está en carrera.

Algunas personas se acostumbraron a tener un trabajo, un techo y otros derechos que no quieren ni imaginar que se puedan perder. Lástima que sí está la posibilidad de que los futuros gobernantes, más afines con las aspiraciones de las clases sociales altas y otros intereses transnacionales, arrasen con las ilusiones y el esfuerzo de la mayoría pobre y clasemediera que, ignorante o enardecida por noticias periodísticas, muchas de las cuales fueron calumnias, inventos y distorsiones, les darán el poder con su voto. Ya pasó en nuestra historia argentina, puede volver a pasar… pasará… o no.

De cualquier manera, mientras me devano los sesos para entender a la gente que me rodea, me hago eco de un slogan/campaña que circula en estos días: «No da lo mismo!» Y aclaro, para los amigos que viven en otros países, que con ello queremos decir que no nos da lo mismo que suba al poder el candidato que será «gerente» de los intereses del poder económico transnacional y de la modernizada oligarquía nacional a que suba al poder el candidato -imposible de comparar con Néstor y con Cristina pero que podrá brillar por otras cualidades- que propone avanzar con un diferente estilo pero fiel a mi pueblo y a mi patria.

Finalmente, espero de cualquiera de ellos que, una vez en el poder, tengan grandeza moral para defender a mi Patria!  /NormaLuz, la bloguera de aquí.

Autor: AcuarelaDePalabras

Lecturas entre amigos...

2 opiniones en “Un ciclo inolvidable llega a su fin en mi país. No da lo mismo cómo sigue”

    1. Al igual que tantos otros blogs y páginas webs, en cada Entrada/Post que Usted recibe, por haberse suscripto, puede darse de baja desde él mismo si se desliza hacia la parte inferior del mismo y hace clic en «Unsubscribe», y es automático pues es un “servicio” de WordPress-el servidor que aloja al blog y no es algo que los blogueros hacemos. También puede leer: Cómo desuscribirse de un blog en:
      https://acuarela.wordpress.com/2012/12/06/como-desuscribirse-de-un-blog/

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: