Noche de Brujas: un tiempo para confrontarnos con nuestras propias actitudes, personales y culturales, respecto a la muerte

Octubre 31

«Halloween es un tiempo para confrontarnos con nuestras propias actitudes, personales y culturales, respecto a la muerte y a aquellos que partieron antes que nosotros.

Es un momento para correr el velo entre mundos materiales y espirituales, de manera de obtener iluminación espiritual con relación al pasado y al futuro.

Una oportunidad para profundizar nuestra conexión con los ciclos de las estaciones, las generaciones anteriores a la nuestra, las que nos seguirán, así como con la idea de Divinidad en la cual creemos.»

Esta tarde, de pronto, se oía un griterío infernal. Salí a la vereda y divisé un grupo de niños vecinos disfrazados. Me dije: «Soné! Si se llegan hasta aquí, no tengo golosinas para entregarles!». Por suerte, se limitó a un festejo con su propia familia.  Pero me quedé pensando… esta costumbre -que aquí se viene imponiendo desde hace apenas unos años- parece gustarle a los niños…

Por cierto es mucho más divertida que el modo de ceremonia -ir al cementerio o a la iglesia a oír alguna reflexión y elevar alguna plegaria – que nos enseñaban para el Día de Todos los Santos y el Día de los Fieles Difuntos…  Hace unos años me caía mal esta invasión halloweniana, pero al día de hoy -tras ir leyendo sobre su significado, tal como este fragmento leído en una revista– siento que la voy integrando…

Post relacionado: La fiesta de los muertos en México

Vocabulario: celta, druida, Irlanda, Halloween, «All Hallows Eve», Víspera de Todos los Santos, Samhain, Noche de los Muertos, calabaza, farol, jack-o-lantem, «Trick or Treat!/Travesura o trato!», ritual de la «Buena Suerte en Puerta», brujas, aquelarres…

Autor: AcuarelaDePalabras

Lecturas entre amigos...

6 opiniones en “Noche de Brujas: un tiempo para confrontarnos con nuestras propias actitudes, personales y culturales, respecto a la muerte”

  1. 8 cosas que todo cristiano debe saber acerca de Halloween:

    via aciprensa.com*

    «A pocos días de la noche de Halloween, que se celebra internacionalmente cada 31 de octubre, encontrará en este artículo ocho datos que todo cristiano debe conocer sobre esta fiesta pagana.

    “¿Cómo hace el demonio para alejarnos del camino de Jesús? La tentación comienza levemente, pero crece: siempre crece. Segundo, crece y contagia a otro, se transmite a otro, trata de ser comunitaria. Y, al final, para tranquilizar el alma, se justifica. Crece, contagia y se justifica”, advirtió el Papa Francisco en abril del 2014.

    Aquí los ocho datos.

    1. El origen del nombre

    La Solemnidad de todos los Santos es el 1 de noviembre y en la Iglesia se empieza a celebrar desde la noche anterior. Por ello la noche del 31 de octubre, en el inglés antiguo, era llamada “All hallow’s eve” (víspera de todos los santos). Más adelante esta palabra se abrevió a “Halloween”.

    2. Las raíces celtas de la celebración

    Ya en el siglo VI A.C., los celtas del norte de Europa celebraban el fin de año con la fiesta de “Samhein” (o La Samon), festividad del sol que se iniciaba la noche del 31 de octubre y que marcaba el fin del verano y de las cosechas. Al respecto, ellos creían que aquella noche el dios de la muerte permitía a los difuntos retornar a la tierra, fomentando un ambiente de terror.

    Según la religión celta, las almas de algunos difuntos se encontraban dentro de animales feroces y podían ser liberadas con sacrificios de toda índole a los dioses sacrificios, incluyendo sacrificios humanos. Una forma de evitar la maldad de los espíritus malignos, fantasmas y otros monstruos era disfrazándose para tratar de asemejarse a ellos y así pasar desapercibido ante sus miradas.

    3. Su mezcla con el cristianismo

    Cuando los pueblos celtas fueron cristianizados, no todos renunciaron a sus costumbres paganas. Asimismo, la coincidencia cronológica de la fiesta pagana del “Samhein” con la celebración de todos los santos y la de los difuntos, al día siguiente (2 de noviembre), hizo que las creencias cristianas se mezclaran con las antiguas supersticiones de la muerte.

    Con la llegada de algunos irlandeses a Estados Unidos, se introdujo el Halloween, que llegó a ser parte del folklore popular del país norteamericano. Luego, incluyéndose los aportes culturales de otros migrantes, se introdujo la creencia de las brujas, fantasmas, duendes, drácula y diversos monstruos. Más adelante esta celebración pagana se propagó a todo el mundo.

    4. Es una fiesta importante dentro del satanismo

    Según el testimonio de algunas personas que practicaron el satanismo y luego se convirtieron al cristianismo, Halloween es la más importante fiesta para los cultos demoníacos porque se inicia el nuevo año satánico y es como una especie de “cumpleaños del diablo”. Es en esta fecha que los grupos satánicos sacrifican a jóvenes y especialmente a niños porque son los preferidos de Dios.

    5. El origen de la pregunta “¿Truco o Dulce?”

    En Halloween los niños y no tan niños se suelen disfrazar de seres horribles y temerarios y van de casa en casa exigiendo “trick or treat” (truco o dulce). La creencia es que si no se les da alguna golosina, los visitantes harán una maldad al residente del lugar. Hay quienes consideran que los inicios de esta costumbre están en la persecución que se hacía a los católicos en Inglaterra, donde sus casas eran presa de amenazas.

    6. El origen de la calabaza con forma de rostro

    Existe una antigua leyenda irlandesa, en la que se cuenta de un hombre llamado Jack que había sido tan malo en vida que supuestamente no podía ni entrar al infierno por los demasiados trucos que le había jugado al demonio. Es así que tuvo que permanecer en la tierra vagando por los caminos con una linterna, hecha de un vegetal vacío con un carbón encendido.

    La gente supersticiosa para ahuyentar a Jack ponía una linterna similar en la ventana o al frente de su casa. Más adelante, cuando esto se popularizó, el vegetal para hacer la linterna pasó a ser una calabaza con agujeros en forma del rostro de una calavera o bruja.

    7. El gran negocio de la celebración

    Hollywood ha contribuido con la expansión celebrativa del Halloween a través de sus numerosas películas en las que la violencia gráfica y asesinatos crean en el espectador un estado morboso de ansiedad y angustia, provocando muchas veces una idea errónea de la realidad.

    Asimismo, las máscaras, disfraces, dulces, maquillaje y demás artículos son motivo para que algunos empresarios fomenten el “consumo del terror” y saquen su provecho económico de esta “moda” norteamericana.

    8. Hay disfraces que pueden evocar el catolicismo

    Según el Padre Jordi Rivero, gran apologeta, celebrar una fiesta con disfraces no es intrínsecamente malo, siempre y cuando se cuide que el disfraz no vaya en contra del pudor, del respeto por lo sagrado y de la moral en general.

    Es por ello que en los últimos años ha ido en aumento la celebración alternativa del “Holywins” (la santidad vence), que consiste en disfrazarse del Santo o Santa favorito y participar la noche del 31 de octubre en diversas actividades de la parroquia, como Misas, vigilias, grupos de oración por las calles, adoración eucarística, canto, música y baile en “clave cristiana”.»

    Leído en: https://www.aciprensa.com/noticias/8-cosas-que-todo-cristiano-debe-saber-sobre-halloween-48850

    Me gusta

  2. 7 sugerencias para celebrar a los Santos y olvidarse de Halloween

    vía aciprensa.com*

    Alejandra María Sosa Elízaga del Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME) propone siete prácticas para festejar en familia, en grupo o con la comunidad parroquial la víspera de la Solemnidad de Todos los Santos el miércoles 31 octubre.

    ‘Halloween’ es visto como “algo normal e incluso divertido” “pero pensándolo bien, desde el punto de vista cristiano, ¿Qué tiene de divertido disfrazar a los niños o decorar la casa con personajes que representan el mal, la tiniebla, lo opuesto a Aquél que es la Luz del mundo, enemigos del Señor en quién creemos?”, explica Sosa.

    No obstante, Sosa sugiere organizar “un festejo sencillo, divertido, en el que estén presentes las dos cosas que más gustan del Halloween a los niños: disfrazarse y recibir dulces, pero dándoles un giro, para que no sea una fiesta pagana y mucho menos anti cristiana”.

    Aquí 7 sugerencias prácticas para una buena celebración:

    1. Disfraces de santos

    Que todos, niños y adultos, vayan disfrazados de santos y cada uno platique por qué eligió ese disfraz, qué es lo que le gusta de ese santo o santa.

    2. Dulces con estampitas

    A los niños que toquen a la puerta pidiendo dulces, no darles golosinas decoradas para Halloween, sino golosinas normales a las que se les dibujen caritas sonrientes con aureola, y regalar también estampitas de santos.

    3. Realizar actividades por equipos

    Dividir a los asistentes a la fiesta en equipos, darles material (papel crepé, de china, cuerdas, etc.) para que se diviertan elaborando un disfraz de santo para disfrazar a algún miembro del equipo, y que cada equipo explique por qué eligió ese santo, y cuente lo que sepa de su vida. Y a todos darles premio por su ingenio y esfuerzo.

    4. Tomar fotografías de los asistentes con “aureolas”

    Recortar aureolas de papel y pegarlas en la pared a diferentes alturas, para que los asistentes se paren delante de la pared y se les tome foto y parezca que tienen aureola. Quedan muy simpáticas las fotos de todos convertidos en ‘santitos’.

    5. Festival de videos

    Organizar un mini festival de videos de vidas de santos.

    6. Frases de santos por toda la casa

    Poner entre los avisos de la iglesia o en alguna pared de la casa, papeles con frases favoritas de diversos santos, sobre todo del santo patrono de esa iglesia particular.

    7. Participar en Misa y leer el Catecismo

    Asistir juntos el 1 de noviembre a la Misa de la Solemnidad de todos los Santos y leer lo que enseña el Catecismo de la Iglesia Católica acerca de los santos (entre los numerales del 956 al 957).

    Leído en: https://www.aciprensa.com/noticias/10-sugerencias-para-que-disfrutes-celebrar-a-los-santos-y-te-olvides-de-halloween-38351

    Me gusta

  3. Ideas para celebrar la Fiesta de todos los Santos con los más pequeños

    vía aciprensa.com

    Disfraces, dulces, flores y hasta las polémicas calabazas también puede ser útiles para celebrar la Fiesta de todos los Santos con los más pequeños. Aquí algunas propuestas.

    En algunas parroquias y comunidades católicas se va haciendo costumbre disfrazar a los niños de su santo favorito y reunirse en un sitio para un compartir con actividades infantiles. No se necesita una gran inversión, sino que con ayuda de algunas telas u objetos caseros, se puede lograr una buena caracterización.

    Por ejemplo si la idea es vestir a la consentida de la casa como Santa Catalina de Siena, se puede usar un largo vestido blanco con una tela negra para la cabeza en forma de “toca” (lo que usan las religiosas), sostenida por una corona de ramas secas. Mientras que en la mano puede llevar una cruz con azucenas.

    Si se desea darle un toque más dulce, se puede cambiar el vestido por uno de color crema y la corona de ramas por una de rosas y así podría convertirse en Santa Rosa de Lima.

    En el caso de los varones, una gran manta o sábana blanca que envuelva el cuerpo y una imagen de la Virgen de Guadalupe, en la parte frontal, daría la impresión de tener en la familia a un San Juan Diego con el manto de la Guadalupana.

    También se podría representar a Santo Domingo Savio, patrono de las los coros de niños, con un pantalón marrón, casaca verde, camisa blanca y una corbata “michi”. Aunque si lo que se busca es caracterizar a un santo fundador, entonces una túnica negra o marrón mostrarían a un San Ignacio de Loyola o un San Francisco de Asís, respectivamente.

    En las actividades infantiles se pueden utilizar recipientes con caramelos y pegar en ellos la estampa de los santos que sean más conocidos.

    Por ejemplo, para profundizar sobre la vida de San Juan Pablo II, se hacen preguntas de la vida del Pontífice y el que responda correctamente, sacará un caramelo del recipiente que tiene la imagen del “Papa peregrino”. En los dulces se pueden envolver algunas de sus frases más famosas.

    Los que viven en zonas de época de calabazas, como Estados Unidos, la idea es usar este vegetal para dibujar en ellas una estrella, una cruz y, para los más creativos, el rostro de la Virgen María o de Cristo. De esta manera se evitará las caras terroríficas y así darle un sentido más cristiano.

    vía aciprensa.com

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: